Sur de la Florida

Investigan causa de la muerte de Caylee Anthony

Los restos descubiertos en el bosque son los de la niña de 3 años que ha estado desaparecida desde junio pero no ofrecen claves sobre la forma de su muerte, dijo el viernes un forense del condado.

Un trabajador tropezó con los restos la semana pasada, a menos de media milla de donde vivía la niña. Las pruebas de ADN confirman que los restos concuerdan con el perfil genéético de Caylee Anthony, dijo el Dr. Jan Garavaglia, el forense.

La madre de Caylee, Casey Anthony, de 22 años, fue encausada en octubre por asesinto en primer grado y otros cargos, aunque no se había descubierto el cuerpo. Ella ha insistido en haber dejado a la niña con una niñera en junio, pero no reportó su desaparición hasta julio.

A las autoridades les llevó varios días analizar los restos, y todavía no han terminado ciertas pruebas. Algunos de los huesos eran del tamaño de un guijarrro y estaban dispersos. Los fragmentos fueron difíciles de encontrar y los investigadores tuvieron que buscarlos de rodillas en el suelo. Los fragmentos no revelaron ningún truma antes de la muerte, dijo Garavaglia. Qué sucedió exactamente sigue siendo un misterio.

Un equipo de búsqueda dijo no haber investigado el área anteriorment porque estaba bajo el agua. El jefe de la policía del condado de Orange Kevin Beary dijo que su departmento estaba investigando reportes de que el trabajador que había encontrado los restos había llamado varias veces en agosto sobre sus sospechas en relación con una bolsa en el área.

"No sabemos si perdimos una oportunidad'', dijo Beary. "No estoy criticando a nadie porque no sabemos. Es por eso que estamos haciendo una revisión administrativa''.

El abogado de Casey Anthony, José Baez, estaba con ella en la cárcel del Condado de Orange poco después de que ella se enterara de la noticia gracias a un capellán de la cárcel, dijo Todd Black, un portavoz del abogado. Le notificaron la identificación positiva 15 minutos antes de la conferencia de prensa sobre la misma. Black no quiso comentar sobre su reacción.

Un mensaje dejado para el abogado que representa a George y Cindy Anthony, los padres de Casey, no fue inmediatamente respondido.

El trabajador de una empresa de servicio público en Orange, Roy Kronk, se identificó en una breve conferencia de prensa durante la tarde. Dijo haber contactado a las policía de Orange en agosto para reportar que había visto‘‘algo sospechoso, una bolsa, en la misma área''.

Leyendo de una declaración, dijo estar cooperando con la policía y el FBI y que no discutiría los detalles con la prensa.

David Evans, su abogado, dijo que Kronk no estaba implicado en la desaparición de la niña.

"Su participación en este asunto es estrictamente la de un ciudadano preocupado, observador y con buenos instintos'', dijo Evans. "Los que han especulado otra cosa no pudieran estar más equivocados''.

Evans le pidió a la prensa que respetaran la privacidad de su cliente y de otros trabajadores de servicios públicos.

  Comentarios