Sur de la Florida

Carvalho devolvió la fe en el distrito escolar

Alberto Carvalho
Alberto Carvalho Miami Herald Staff

En sus primeros 100 días en el cargo, Alberto Carvalho, superintendente del Distrito Escolar de Miami-Dade, ha enfrentado un problema tras otro, desde lidiar con un presupuesto repleto de dificultades hasta mantener abiertas cuatro escuelas crónicamente problemáticas.

Carvalho no ha perdido el tiempo.

Al día siguiente de aceptar el puesto, convocó a un reunión de emergencia con los principales jefes financieros del distrito. Todos pasaron ese sábado estudiando el presupuesto escolar de $5,500 millones, en busca de lo que Carvalho creía eran los problemas más graves.

Encontraron un déficit de $123 millones.

"A nivel práctico, necesitábamos balancear el presupuesto'', recuerda Carvalho. ‘‘Pero también quería enviar un mensaje temprano de que no se podía perder ni un minuto''.

A pesar de un comienzo difícil, Carvalho ha recibido un respaldo casi universal de la comunidad. Incluso sus iniciativas más ambiciosas fueron aprobadas unánimemente por la otrora dividida Junta Escolar.

Sus partidarios dicen que se ha movido calmada y drásticamente a la vez ante retos serios. De igual modo, han elogiado sus esfuerzos para construir un consenso entre los miembros de la junta, así como su trabajo para restaurar la confianza del publico en el distrito.

David Lawrence Jr., presidente del Children's Trust, dijo que Carvalho ha tenido ‘‘un comienzo tan sólido que nadie pudo haber imaginado''.

"Carvalho bajó el nivel de tensión de todo el sistema escolar'', dijo Lawrence. "Ha recibido un notable apoyo de la Junta escolar, algo que sin duda es importante. Y ha logrado comunicarle a la comunidad dónde se encuentra el sistema escolar y lo que se necesita hacer''.

Sin embargo, algunos dicen que Carvalho debería estar implementando reformas más radicales en las escuelas con problemas.

Entretanto, los líderes sindicales lo culpan por no aumentar los salarios de los empleados, algo que estaba escrito en sus contratos.

"De cualquier modo, es demasiado temprano en el período para calificar lo que Carvalho ha hecho'', dijo Karen Aronowitz, presidenta del sindicato United Teachers of Dade. "Si él quiere que le demos una calificación de A, necesita desarrollar una relación de confianza con sus maestros''.

Carvalho, maestro de Ciencias que fue subiendo de posición hasta convertirse en el jefe de cabilderos del distrito, es conocido por ser un líder calmado y por tener un agudo intelecto político.

El superintendente se siente igualmente cómodo hablándole a los fieles de una iglesia católica que a los legisladores estatales. Carvalho habla apasionadamente sobre los retos que confrontan los niños en Miami-Dade. Le pide a los padres que tengan confianza en el sistema escolar, pero exige que desempeñen una parte importante en la educación de sus hijos.

De igual modo, Carvalho es conocido por entrar sin aviso a una clase de Ciencias Políticas o de Física y encargarse de dar la lección.

"Es un verdadero educador'', dijo Roger Cuevas, ex superintendente, que promovió a Carvalho al nivel del distrito. "Le gusta visitar las escuelas, compenetrarse con la comunidad''.

Los primeros días de su administración estuvieron ensombrecidos por la controversia. Algunos dijeron que fue elegido para el cargo con demasiada premura, y sin que realizara la búsqueda apropiada. Fue aprobado para el puesto con una votación dividida de 5-3, algo inusual, si se tiene en cuenta que la junta por lo general contrata a los superintendentes de forma unánime.

Además, se dieron a conocer una serie de correos electrónicos donde se hablaba de una relación romántica entre Carvalho y una ex reportera de educación de The Miami Herald.

Carvalho negó las alegaciones, y los funcionarios del distrito dijeron que no podían verificar la autenticidad de los correos electrónicos. La reportera Tania deLuzuriaga, que no quiso hacer comentarios al respecto, dejó su empleo en The Boston Globe tras las acusaciones.

Las preguntas siguieron apareciendo semanas después, cuando el contrato de $275,000 anual --por dos años-- de Carvalho fue aprobado por una votación de 6-3.

Sin embargo, supo afrontar los problemas del distrito y sobrepasar unos inicios plagados de obstáculos.

Carvalho recibió elogios al revelar que el presupuesto tenía un déficit de $123 millones, y sugirió una serie de recortes en la burocracia del distrito. Su plan, que hizo que la oficina central del distrito se convirtiera en la más eficiente de todo el estado, fue aprobado de forma unánime.

Algunos líderes comunitarios y expertos del distrito, entre ellos el ex superintendente Merrett Stierheim, aplaudieron el nivel de transparencia que usa Carvalho.

"Fue algo refrescante ver, aunque fuera por una vez, que la administración ponía todas las cartas encima de la mesa: la buena, la mala y la fea'', expresó Stierheim.

Después que varios huracanes devastaron a Haití, Carvalho hizo una visita personal a la isla para recorrer las zonas destrozadas, y prometió cualquier ayuda que las escuelas de Miami-Dade pudieran ofrecer. El presidente haitiano, René Préval, hizo una aparición en una reunión de la Junta Escolar para agradecer personalmente el gesto.

Carvalho también se vio obligado a batallar con una orden intimidatoria del estado: si cuatro escuelas problemáticas de Miami-Dade no reciben por lo menos una calificación de C este año por parte del estado, podrían ser cerradas.

Carvalho persuadió al estado a que aceptara una nota de D de las escuelas. Agregó jefes académicos e instructores a cada uno de los planteles y brindó capacitación adicional a los maestros.

Carvalho creó igualmente la Success Academy, que los sábados ofrece sesiones de tutoría. Recibió el financiamiento de los negocios para crear cuentas de bancos, de modo que los estudiantes que asistieran pudieran ser pagados, en lugar de perder sus empleos.

"Estoy entusiasmado por su audacia'', dijo Eric Smith, comisionado estatal de Educación. "Hay muchas maneras en la que los superintendentes pueden lidiar con esta intrusión en sus vidas, pero Carvalho lo ha convertido en parte de su agenda personal. No teme cambiar los currículos y probar nuevas cosas''.

No obstante, algunos dijeron que Carvalho no ha ido lo suficientemente lejos.

Brian Peterson, profesor de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), que edita el boletín The Miami Education Review, dijo que Carvalho podría hacer más para acabar con los maestros ineficientes.

"Si tienen muchos malos maestros, los resultados de las pruebas no mejorarán'', subrayó Peterson.

Carvalho ha trabajado para unir una Junta Escolar dividida.

Cuatro meses después de haber ocupado su puesto, casi todos los miembros elogian su estilo de liderazgo. Afirman que Carvalho está siempre dispuesto a trabajar con ellos y a menudo les pregunta sus opiniones.

"Yo diría que ha sido una fuerza unificadora de la junta'', dijo Ana Rivas Logan, que inicialmente votó en contra del nombramiento de Carvalho. "Es una persona que respeta a los miembros de la junta y nuestras posiciones''.

Los retos que esperan a Carvalho en el futuro son inmensos. Es muy probable que el superintendente se encamine hacia una batalla con el sindicato de maestros, por el tema de los salarios.

Los recortes continúan llegando de Tallahassee, en tanto la economía muestra pocos indicios de que se recuperará pronto.

Tras el ejemplo de los sectores bancarios y automotor, Carvalho ha pedido una ayuda monetaria federal de las escuelas públicas.

La semana pasada, Carvalho acompañó a cinco miembros de la Junta Escolar a un viaje a Tallahassee. Allí se reunieron con varios miembros de la Cámara y el Senado estatal, y solicitaron una mayor flexibilidad en el presupuesto.

Algunos observadores pronostican que gran parte del éxito de Carvalho después de la fase de "luna de miel'' dependerá de lo bien que pueda trabajar con los legisladores con respecto al financiamiento.

"Si hay alguien que tiene la capacidad para sacarle un poco de jugo a una piedra, esa persona es él'', dijo Paul Cejas, presidente del Miami Business Forum.

En caso de que la economía se recupere, Carvalho ha dicho que tiene grandes ideas para el distrito.

Le gustaría crear un grupo especial de estudios para explorar la forma en que los niños aprenden en la era digital. También está explorando la idea de establecer escuelas públicas residenciales, al tiempo que espera crear una escuela internacional donde los niños de Miami-Dade aprendan junto a niños de todas partes del mundo.

Por el momento, Carvalho dijo que está enfocado en ayudar al distrito a capear la tormenta financiera mientras los logros estudiantiles siguen creciendo.

"Estoy seguro de que cuando hay gente buena pensando de forma conjunta, surgen soluciones creativas'', dice Carvalho. "Y a ese aspecto le voy a apostar''.

kmcgrory@MiamiHerald.com

  Comentarios