Sur de la Florida

Legisladores de la Florida inician el año con recortes

El período especial de sesiones que comienza el lunes será la tercera ronda de grandes reducciones de presupuesto en 10 
meses, resultado de una prolongada caída en los ingresos fiscales debido a la anemia del mercado inmobiliario y la crisis de crédito.
El período especial de sesiones que comienza el lunes será la tercera ronda de grandes reducciones de presupuesto en 10 meses, resultado de una prolongada caída en los ingresos fiscales debido a la anemia del mercado inmobiliario y la crisis de crédito.

Los legisladores floridanos comenzarán el nuevo año de manera familiar: reduciendo los fondos a las escuelas y otros programas, tomando préstamos, echando mano los superávit de efectivo y aumentado los cargos en los tribunales y las multas de tránsito para compensar el déficit de $2,300 millones en un presupuesto estatal que es cada vez más pequeño.

El período especial de sesiones que comienza el lunes será la tercera ronda de grandes reducciones de presupuesto en 10 meses, resultado de una prolongada caída en los ingresos fiscales debido a la anemia del mercado inmobiliario y la crisis de crédito.

Los líderes legislativos republicanos, que tienen prohibido por ley aprobar gastos deficitarios y que se oponen firmemente a nuevos impuestos, están arrinconados, obligados a limitar los gastos todavía más.

"Son tiempos malos para los floridanos'', dijo Alex Díaz de la Portilla, republicano por Miami y líder de la mayoría en el Senado. "Vamos a tener que tomar decisiones que no gustarán a nadie''.

Las próximas medidas presupuestarias probablemente sean sólo temporales y un preludio de lo que se cree que será un período ordinario de sesiones más sombría en marzo, cuando habrá que reducir alrededor de $4,000 millones más para equilibrar el presupuesto del año entrante. También en marzo se deberá realizar un nuevo cálculo de ingresos que se espera que muestre que la economía floridana no ha crecido.

"En tiempos difíciles hay que tomar decisiones duras'', expresó a sus colegas en un memorando Ray Sansom, republicano por Destin y presidente de la Cámara. "Son las decisiones que debemos tomar''.

El gobernador Charlie Crist ha establecido un plan para cubrir el déficit con una combinación de reducción de gastos y tomar préstamos de fondos estatales de fideicomiso que se reservan para programas especiales.

El período especial de sesiones es una prueba para una posición que han respaldado íconos republicanos como Ronald Reagan y Jeb Bush, de que el gobierno es el problema, no la solución.

El presupuesto estatal de $66,300 millones es unos $6,000 millones menor que hace un año, la mayor baja en 12 meses en la historia del estado.

Para los conservadores fiscales, la crisis presupuestaria es en realidad una corrección. En términos porcentuales, el gasto estatal aumentó más de 10 por ciento del 2005 al 2007 y en estos momentos se reduce a un ritmo similar. Para algunos republicanos, eso hay que celebrarlo.

"Es fácil hablar de ser conservador cuando hay suficiente dinero para pagarlo todo. Ahora es el momento oportuno para actuar como conservadores'', dijo el representante Paige Kreegel, republicano por Punta Gorda.

Sin embargo, en momentos que el desempleo en la Florida está en su nivel más alto en 15 años, aumentan los gastos del Medicaid y 10 por ciento de la población subsiste con cupones de alimentos, los demócratas y algunos republicanos moderados alegan que reducir los servicios del gobierno sólo hará empeorar la situación.

"Son reducciones drásticas del presupuesto'', dijo el representante Ron Saunders, demócrata por Cayo Hueso. "Estas medidas afectarán enormemente a la población''.

Los demócratas dicen que las dificultades presupuestarias demuestran que el sistema fiscal es deficiente y quieren que se estudio un aumento de los ingresos con medidas como gravar en $1 las cajas de cigarrillos.

Los republicanos eliminaron específicamente esta propuesta de las negociaciones pero están dispuestos a estudiar la posibilidad de aumentar los cargos por presentar cargos en los tribunales penales y civiles, así como aumentar las multas de tránsito, para reducir las consecuencias de la falta de fondos en los tribunales, las fiscalías y los abogados de oficio.

El objetivo, dijo el senador Victor Crist, republicano por Tampa y encargado de supervisar el gasto en el sistema de tribunales, es tener dinero suficiente para ‘‘mantener en funcionamiento los tribunales y las prisiones''.

La profunda debilidad de la economía floridana también afecta el impasible optimismo del gobernador Crist al comienzo de la segunda mitad de su mandato.

Crist desea que los legisladores compensen las consecuencias de las reducciones de presupuesto echando mano a los ahorros del gobierno y los fondos en fideicomiso, además de tomar préstamos con la esperanza de que la economía mejore, aunque los expertos estatales dicen que es poco probable que eso ocurra antes del 2010.

La propuesta de Crist contempla hacer permanente una reducción de 4 por ciento en el presupuesto de las entidades estatales, lo que significa un ahorro de $562 millones. Sin embargo, la Legislatura puede aumentar las reducciones a cerca de $1,000 millones, pero no está claro qué más se eliminaría.

Para evitar estas reducciones profundas, el plan de Crist contempla echar mano a $320 millones en dinero excedente, emitir $300 millones en bonos para la construcción de prisiones y tomar en préstamo $600 y $290 millones, respectivamente, de un para servicios médicos y otro de estabilización del presupuesto.

Pero incluso estas medidas no podrían salvar a las escuelas públicas de una reducción de gastos de $370 millones. El presupuesto de educación equivale a la mitad del presupuesto del estado que alimentan los impuestos generales, el origen del déficit.

Por otra parte, el plan de Crist preocupa a senadores clave, que han dicho que el proyecto del gobernador de pagar los servicios corrientes con medidas temporales es poco juicioso y un ejemplo de su limitada visión.

"Me parece que es urgente que planeemos el futuro reduciendo los gastos del estado para asegurarnos de que no tengamos que volver a las negociaciones por el mismo problema en la primavera'', dijo el senador JD Alexander, republicano por Winter Haven y jefe de presupuesto del Senado.

  Comentarios