Sur de la Florida

Hiere policía a hombre de Pembroke Pines que trató de atropellarlo

Un hombre de Pembroke Pines resultó herido de bala ayer por un policía de Miami-Dade que poco antes había detenido el vehículo robado que el hombre conducía. El sospechoso trató de escapar porque no quería regresar a la cárcel, según las autoridades.

Brian Andrew Copeland manejaba un BMW de color azul que había robado, y trató de atropellar al agente poco antes de la 1 a.m. en North Miami-Dade, dijo la policía.

Copeland, de 21 años, fue acusado de intento de asesinato contra un agente de la ley y de robo en gran cuantía.

Copeland fue herido de bala en el brazo izquierdo y llevado a un hospital donde está ingresado. A continuación lo que ocurrió, de acuerdo con la policía:

El BMW había sido reportado robado desde noviembre en West Palm Beach. Ayer, patrulleros de Miami-Dade lo avistaron en la calle, y trataron de detenerlo cerca de la calle 124 y la avenida 17 del noroeste.

Cuando el sargento Ernesto Moreira se acercó al vehículo, Copeland aceleró, casi atropellándolo, y chocó contra el auto patrullero.

''Al temer por su seguridad, el agente utilizó su arma'', dijo la abogada de Moreira, Teri Guttman Valdés, en representación de la Asociación Profesional de Abogados.

Ya herido, Copeland, salió corriendo del vehículo, pero fue arrestado cerca. Moreira, que trabaja en la policía desde 1997, no salió herido en el enfrentamiento, pero su auto resultó muy dañado, apuntó Guttman Valdés.

El pasajero que iba junto a Copeland en el BMW le dijo después a los detectives encargados del caso que Copeland se puso nervioso y dijo que ''se iba a escapar porque no quería volver a la cárcel'', según el detective de la policía de Miami-Dade David Denmark.

El pasajero no fue acusado.

Copeland está bajo libertad provisional por posesión de marihuana, de acuerdo con el Departamento Penitenciario de la Florida.

Copeland cumplió una sentencia de cárcel en el 2006 luego de haber sido arrestado en Miramar por allanamiento de morada y robo en tercer grado, según documentos judiciales.

El incidente tiene lugar sólo cinco días después que detectives de Miami-Dade le dieron muerte a un hombre e hirieron a otro en el estacionamiento de una tienda Best Buy de Kendall.

''Cualquier persona que crea que un vehículo no es un arma mortal no quiere reconocer la verdad del hecho o es un idiota'', dijo John Rivera, presidente de la Asociación Benevolente de la Policía de Miami-Dade, que representa a los cinco detectives que participaron en el incidente.

  Comentarios