Sur de la Florida

Rolando Bolaños Jr. acusado de asaltar banco en Hialeah

Rolando A. Bolaños Jr., hijo de un ex jefe de policía, recibió entrenamiento para convertirse en oficial.

Pero el lunes pasado, según las autoridades, Bolaños trató de iniciar su carrera como ladrón de bancos.

Logró conseguir $2,400 en efectivo, pero dejó detrás tantas pruebas que las autoridades se demoraron menos de una hora en identificarlo.

El miércoles fue arrestado.

El ex agente de policía de Hialeah depositó una fianza para salir en libertad tras haber sido acusado de robo a mano armada en el atraco a la sucursal del Bank Atlantic en Hialeah, una ciudad donde la policía, los políticos y los abogados lo conocen bien.

"Sabíamos muy bien en qué estábamos trabajando apenas una hora después del robo al banco'', dijo el detective Carl Zogby, portavoz de la policía de Hialeah. "Bolaños Jr. dejó detrás suficientes pruebas como para llevar a los investigadores a saber que él era el sospechoso''.

Varios testigos anotaron el número de la placa de su Mercedes Benz de color negro del 2007. En las cintas de vigilancia del banco se puede ver a un hombre parecido al ex policía entrar al vestíbulo con una gorra negra. El hombre le entregó a una cajera una nota donde le exigía dinero, dijo la policía, y escapó del lugar con dinero en efectivo.

Bolaños, de 36 años y casado, es hijo del ex jefe de la policía de Hialeah Rolando Bolaños Sr., un hombre que cobró fama por detener a ladrones de banco en 1996.

El martes por la noche, Bolaños sabía que la policía lo iba a arrestar, e hizo arreglos para entregarse, dijo su abogado, Sam Rabin.

Rabin dijo que su cliente no participó en el robo.

"Mi cliente mantiene su inocencia, y estamos ansiosos de que llegue nuestro día en la corte'', dijo Rabin.

En la actualidad, hay pendientes trámites de embargo hipotecario en contra de Bolaños Jr., que trabaja como agente de bienes raíces, y de su esposa, Mayelín, también ex policía de Hialeah.

Cuando se le preguntó si su cliente estaba en trámites de embargo hipotecario, Rabin dijo: ‘‘Desconozco los detalles de su situación financiera, y realmente no hay nada en su situación financiera que pudiera llevarlo a robar un banco''.

El arresto tuvo lugar después de su último enfrentamiento con la ley, cuando la policía de Hialeah descubrió que Bolaños Jr. no notificó una acusación de robo de automóvil al momento de solicitar su ingreso al departamento. Bolaños Jr. sólo fue acusado de un delito menor al devolver su certificado de policía el 5 de enero del 2004.

Un año antes, el otro hijo del jefe de la policía, Daniel Bolaños, renunció también a su puesto como policía. Los hermanos Bolaños fueron arrestados tras un incidente de brutalidad policial que ocurrió en 1998, y Daniel Bolaños renunció más tarde bajo la presión de la fiscalía de Miami-Dade, que estuvo de acuerdo en desestimar los dos cargos de mal comportamiento oficial si aceptaba dimitir.

Después de otra golpiza policial en abril del 2003, un jurado determinó que ambos hermanos violaron los derechos civiles de un hombre cuando lo golpearon violentamente durante un arresto.

El miércoles por la tarde, Daniel Bolaños dio a conocer una declaración a nombre de la familia donde pedía que se respetara su privacidad y no quiso comentar sobre el presunto robo al banco.

"Nuestra familia tiene un amor extremo y todo el apoyo por él durante estos momentos difíciles'', dijo la familia en el documento. "Todos creemos en el sistema de justicia, y confiamos en que la verdad saldrá a relucir a su debido momento. De igual modo, creemos que hacer declaraciones públicas sobre el caso no serviría de nada''.

De acuerdo con el informe del arresto, Bolaños entró en el banco, localizado en el 7775 West 33 Avenue, y le mostró a la cajera una nota, donde le exigía que le entregara dinero, y le decía que no incluyera un paquete de tinta ni activara una alarma.

El sospechoso "mantuvo la mano derecha dentro del bolsillo de su chaqueta para indicar que estaba armado'', indica el reporte policial, que fue preparado por el detective Mario Morales.

Varios testigos apuntaron el número de las placas del auto del ladrón, y la policía pudo localizarlo.

jlebovich@MiamiHerald.com

  Comentarios