Sur de la Florida

Gobernador de la Florida propone nuevas formas de bajar impuestos

El gobernador de la Florida, Charlie Crist.
El gobernador de la Florida, Charlie Crist.

Los impuestos a la propiedad en la Florida no han caído "como una piedra'', como el gobernador Charlie Crist dijo que iba a suceder pero él va a seguir tratando de cumplir su promesa de hace dos años.

Los objetivos del gobernador republicano para la temporada legislativa de la primavera incluyen no menos de cuatro diferentes propuestas de impuestos que se pondrían a la consideración de los electores en la boleta de 2010, cuando el mismo Crist estaría buscando su favor como candidato a la reelección como gobernador o para el Senado federal.

El total de ahorros de los contribuyentes - o el costo de todos los gobiernos locales y todas las escuelas del estado - pudieran llegar a unos $600 millones, según los estimados preliminares y anteriores análisis de propuestas similares, dirigidas a ayudar a los dueños de casas y limitar los impuestos de los gobiernos locales.

"Uno quiere tanto alivio como sea posible'', dijo Crist, que no quiso confirmar los detalles de las proposiciones. "La gente se ha estado quejando del aumento del impuesto a la propiedad desde hace mucho tiempo. Estamos conscientes de eso''.

El paquete de impuestos, va a ser revelado la semana próxima, todavía está evolucionando. Pero los ayudantes de Crist se lo han explicado a legisladores claves, que compartieron detalles de las siguientes cuatro propuestas de enmiendas constitucionales con el Herald/Times:

*Establecer un tope a los gastos gubernamentales limitando las recaudaciones de impuestos de las ciudades y condados. Cualquier impuesto recaudado por encima de la tasa de inflación y el crecimiento demográfico se mantendría en un "fondo de estabilización'' para casos de emergencias. Los republicanos del Congreso estatal quieren que el tope también aplique al gobierno estatal.

*Limitar a 5 por ciento anual el crecimiento en el valor evaluado de los negocios, casas de vacaciones y otros propiedades que no gocen de la exención del propietario (homested exemption). Esos aumentos de las evaluaciones ahora tienen un tope de 10 por ciento anual debido a la aprobación de la Enmienda 1 en enero de 2008.

*Ayudar a los compradores de casas por primera vez aumentando la exención del propietario a 50 por ciento del valor de mercado de la casa. El valor de la exención disminuiría a 0 en cinco años. Máxima exención: $500,000.

*Prohibir aumentos en las evaluaciones de impuestos en las propiedades que tengan la exención del propietario y cuyos valores de mercado disminuyan, algo extraño en el actual sistema de Save Our Homes conocido como "la regla de la recaptura''.

Crist dijo que no tenía sentido.

‘‘Existe alguna frustración'' entre los dueños de casas que tienen que pagar más impuestos cuando sus casas pierden valor, dijo Crist. El gobernador también está proponiendo tentativamente un plan estatutuario para facilitarle a los negocios cuestionar las evaluaciones de impuesto a la propiedad.

La proposición es el único plan tributario que requieren una votación directa de sí o no. La enmienda constitucional tendría que ser aprobada por una votación de tres quintas parte en cada cámara: 24 votos en el Senado y 72 en la Cámara. En cada cámara, las proposiciones pueden ser aprobadas sin ningún voto demócrata.

Los electores tienen que aprobar las enmiendas finales con el 60 por ciento de los votos.

El senador Dan Gelber, D-Miami Beach, que no fue informado sobre las proposiciones, expresó escepticismo, diciendo que los planes de Crist pudieran perpetuar el desequilibrio en el sistema de los impuestos a la propiedad de la Florida, en el que los viejos propietarios reciben mayores benficios que los nuevos.

"El problema con el código de impuestos de la Florida está en su inequidad'', dijo Gelber. "No se puede dar alivio hasta que no se dé reforma''.

Por ejemplo, dijo, un tope de impuestos de 5 por ciento para los negocios resultaría en dos gasolineras en la misma esquina pagando cuentas de impuestos enormemente diferentes, con la nueva pagando impuestos mucho mayores.

"No es el momento para estar haciendo eso', dijo el abogado-cabildero Ron Meyer, que representa la Asociación de Educación de la Florida.

"Mientras él deba ser aplaudido por usar la palabra "ingreso'', debería de estar hablando sobre cómo aumentarlo... no disminuirlo en un momento en que las escuelas están sufriendo más que nunca''.

Meyer dijo que el sindicato también pudiera oponerse a otra prioridad de Crist que requiere que hasta 70 por ciento del dinero de las escuelas se gaste "en el aula'' porque no está claro como definir el aula.

Gelber dijo: "Es un truco. Suena realmente bien pero no es una política que se pueda verificar porque "el aula'' puede definirse de distintas maneras''.

Los opositores de las rebajas al impuesto a la propiedad también cuestionan algunas de las certidumbres de los republicanos, que dijeron que la economía iba a mejorar cuando aprobaron la rebaja a los impuestos a la propiedad en 2007 y persuadieron a los electores a que aprobaran otra en 2008. Desde entonces, la economía sólo ha empeorado.

Haciéndose eco de otros republicanos, el senador Mike Fasano por New Port Richery, dijo que la Florida hubiera estado en mucho peor forma sin las rebajas de impuestos.

"La gente está sufriendo y simplemente es injusto subir sus impuestos a la propiedad cuando el valor de sus propiedades está bajando'', dijo Fasano, un patrocinador de la rebaja de impuestos.

  Comentarios