Sur de la Florida

Los reyes de España hacen de Miami su casa

Los reyes de España luego de inaugurar la Feria de Vinos y Comida de South Beach.
Los reyes de España luego de inaugurar la Feria de Vinos y Comida de South Beach.

En una visita de reyes, los momentos más memorables son indudablemente aquellos que escapan del protocolo; los espontáneos, los graciosos. Especialmente si no funciona la inmensa tijera que le dan a la Reina para cortar un lazo frente a una multitud en la inauguración de un evento protocolar.

"¡No corta!'', exclamó sonrojada la Reina Sofía de España sobre la arena de Miami Beach, al abrir junto al Rey Juan Carlos I el pabellón de vinos españoles en la Feria de Vinos y Alimentos de South Beach.

Los monarcas de la corona ibérica culminaron su gira por la Florida, de la que quedaron ‘‘muy contentos por el cariño con el que los han acogido'', relató el cónsul español en Miami, Santiago Cabanas.

"Están encantados'', atestiguó el cónsul. "Se sienten como en casa''.

Y es que de cierta manera, la Florida es su casa. Sus ancestros fueron los primeros en colonizarla y en reinar sobre ella. Ese hito histórico, precisamente, fue el que los trajo esta semana para conmemorar los 450 años de la fundación de Pensacola, el primer asentamiento europeo en lo que sería Estados Unidos.

"Nos interesa que se conozca el apoyo que le prestó la Corona a los pioneros de Estados Unidos'', indicó un portavoz de la Casa Real a El Nuevo Herald.

Los intereses no sólo atañen al pasado, sino al futuro también. Juan Carlos se reunió en Miami con el Consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general James Jones, emisario del presidente Barack Obama.

El general retirado, que conoce al Rey desde 1991, conversó con el monarca en un encuentro privado y en un desayuno al que asistió el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, quien informó que Jones se interesó por el papel que España puede desempeñar en las relaciones de Estados Unidos con Iberoamérica, el Medio Oriente y el norte de Africa, sobre todo ante el nuevo concepto de seguridad que impone la situación mundial.

El diálogo también giro en torno a las nuevas estrategias políticas del gobierno de Obama, según el vocero de la Casa Real.

Washington y Madrid están limando asperezas tras cuatro años de relaciones frías bajo la administración de George W. Bush, luego de la retirada unilateral de las tropas españolas de Irak en 2004 y la política de acercamiento diplomático a Cuba.

"Europa y Estados Unidos son dos zonas claves del mundo con un importante peso y capacidad para contribuir a la salida de la actual crisis internacional, en cuya solución España está asimismo activamente comprometida'', declaró el Rey durante un encuentro empresarial que exploró la cooperación e inversión en la industria de energías renovables.

El momento más popular de la visita en Miami, no obstante, fue la presencia de los Reyes en la feria vinícola. Llegaron por la alfombra roja sin bombos ni platillos, flanqueados por el Servicio Secreto, pero sin extrema seguridad. No hicieron declaraciones, aunque accedieron a posar efímeramente ante el océano de cámaras.

En el interior del pabellón, Juan Carlos y Sofía saludaron a los representantes de 18 bodegas españolas presentes en la feria, ávidas de penetrar el valioso mercado norteamericano.

¿Bebieron los monarcas una copa de vino?

"No he abierto botella'', afirmó el Rey.

El vocero de la Casa Real explicó que "el Rey es un buen conocedor de vino; le gusta. Pero en estas ocasiones se trata de no hacer ningún agravio''.

En otras palabras, si prueba la bebida de una bodega, va a tener que probar la de la otra, pues si no lo hace, algunos productores podrían sentirse heridos.

"Si bebes de cada uno de los vinos, las condiciones ya no son las mismas'', aclaró el portavoz.

Las condiciones definitivamente que no eran las mismas para los visitantes de la feria. El aroma del licor permeaba la tarde soleada, y a cada paso que daban se presentaban otras ofertas. Después de todo, era un festival gastronómico y vinícola.

Jacqueline Abney, de Cayo Hueso, estaba fascinada junto a su hermano Austin. "Detrás de cada vino hay una historia'', dijo ella. "Y aquí están dispuestos a contarte cada historia''.

Los hermanos se lamentaron porque no llegaron a tiempo para ver a la pareja real.

"La presencia de los reyes dice mucho'', opinó la mujer. "Le da un toque más personal. Es increíble tener a la realeza aquí''.

Este artículo fue complementado con información de los servicios cablegráficos de El Nuevo Herald.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios