Sur de la Florida

Sondeo apoya eliminar restricciones a Cuba

Tony Llanso, presidente de la Alianza Martiana prepara su auto para sumarse a una caravana de protesta contra las prohibiciones y restricciones de viajes a Cuba, que se realizó en el 2008.
Tony Llanso, presidente de la Alianza Martiana prepara su auto para sumarse a una caravana de protesta contra las prohibiciones y restricciones de viajes a Cuba, que se realizó en el 2008.

Ante la posibilidad de que la Casa Blanca afloje las clavijas de la política hacia Cuba, un reciente sondeo muestra que la mayoría de los votantes registrados en dos importantes distritos electorales del sur de la Florida no sólo apoya el levantamiento de las restricciones de viajes y remesas, sino que también considera que la eliminación del embargo ayudará a incentivar la democracia en la isla.

La encuesta de la Fundación por la Normalización de las Relaciones entre Cuba y Estados Unidos (FORNORM) se realizó por teléfono a una muestra de 400 personas, a fines del año pasado, en cada uno de los distritos 18 (sector suroeste de Miami-Dade) y 20 (Weston, Broward).

De acuerdo con el estudio, que tiene un margen de error de más/menos 4.9 por ciento y fue encargado a la encuestadora independiente Hamilton Campaigns, un 52 por ciento de los electores del distrito 18 --que representa la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen-- se opone a la política actual de distanciamiento hacia Cuba. Asimismo rechaza las limitaciones de viajes (69 por ciento) y ayuda financiera de cubanoamericanos a sus familiares (77 por ciento), ordenadas por el presidente George W. Bush en el 2004.

Los envíos de dinero a familiares directos en Cuba tienen un límite de $300 cada tres meses, mientras que los viajes de los cubanoamericanos están restringidos a una visita cada tres años. El levantamiento de estas directivas no requiere la aprobación del Congreso y figuró entre las promesas electorales del presidente Barack Obama.

FORNORM --establecida en Miami en el 2006-- es una organización no lucrativa y sin filiación política, intregrada por activistas y líderes comunitarios que buscan una salida negociada a las cinco décadas del diferendo entre La Habana y Washington.

Por otra parte, el análisis arrojó que un 44 por ciento de los encuestados favorece la idea de que las empresas estadounidenses restablezcan el comercio y la inversión en Cuba.

Una mayoría de esos electores (54 por ciento) considera que abandonar el embargo contribuirá a diseminar los valores de un sistema democrático en Cuba.

No obstante, el sondeo también registró que los votantes inscritos como republicanos --en el distrito 18-- piensan que una apertura comercial no incentivará la democracia en la isla.

"Esta investigación nos muestra que la mayoría de votantes prefiere transitar por un camino menos hostil y de compromiso con Cuba. Hay un deseo de que el diferendo se resuelva de una forma muy distinta a lo que hemos estado observando'', dijo la activista Elena Freyre, portavoz de FORNORM.

Los alcances del documento analítico serán presentados en Washington a mediados de marzo y salen al paso de otros sondeos y encuestas de opinión sobre Cuba, que ofrecen opiniones divididas en la comunidad exiliada y la población surfloridana respecto a la posibilidad de levantar el embargo y dar marcha a una agenda de acercamientos con la isla.

Los resultados de los distritos 18 y 20, entregados esta semana a El Nuevo Herald, complementan una investigación que cubrió anteriormente los distritos 17, 21 y 25, representados respectivamente por los representantes Kendrick Meek (demócrata) y Lincoln y Mario Diaz Balart (republicanos).

La guerra de las encuestas en torno a la política de Washington hacia Cuba parece estar en su punto más álgido, a las puertas de los debates que deben producirse en el Congreso en los próximos meses.

De hecho, un documento analítico del Cuba Democracy Public Advocacy encontró este mes que el 72 por ciento de la comunidad cubanoamericana respalda el embargo, y el 58 por ciento favorece el rigor impuesto a los viajes y la ayuda financiera (remesas).

Una encuesta previa del Instituto de Investigaciones de la Opinión Pública de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), con la colaboración de la Institución Brookings, concluyó que los cubanos de Miami-Dade prefieren una apertura comercial y están de acuerdo con que se restablezcan las relaciones diplomáticas.

Y este jueves la Institución Brookings dará a conocer en Miami un segundo documento con recomendaciones más abarcadoras para la formulación de una política hacia Cuba.

Los resultados de la FORNORM fueron desestimados por la legisladora Ros-Lehtinen, ferviente defensora de una política de tolerancia cero con Cuba, pese a que los electores de su distrito --según el sondeo-- prefieren un candidato más enfocado en los problemas de su comunidad, y no tanto en la política exterior hacia Cuba.

"No hay otra encuesta más exacta que las elecciones de noviembre'', sostuvo Ros-Lehtinen. "Los votantes del distrito entienden cómo me preocupo en la solución de los problemas domésticos de nuestras familias trabajadoras, y ellos me han dado nuevamente el honor para representarlos en estos dos años mientras abordamos esta crisis económica'', agregó.

El panorama en el distrito 20 --que representa la congresista demócrata Debbie Wasserman-Shultz-- no varía mucho, de acuerdo con los alcances de la encuesta. Aquí la mayoría de los electores respalda un cambio en la política hacia Cuba (52 por ciento), la normalización de las relaciones diplomáticas (51 por ciento) y la apertura de viajes con fines culturales y académicos (63 por ciento).

La encuesta halló que un 77 por ciento es partidario de abrir las compuertas para el envío de remesas a Cuba, sin embargo, también registró que un 42 por ciento se opone a la idea de permitir que las empresas estadounidenses inviertan libremente en la isla.

Las sanciones económicas estadounidenses contenidas en el embargo datan de la época del presidente demócrata John Kennedy, en 1962, y sólo pueden levantarse cuando La Habana cumpla tres exigencias básicas: libertad de presos de conciencia, reconocimiento de los derechos humanos y legalización de partidos políticos.

Los resultados presentados por FORNORM el pasado junio sobre los distritos 17, 21 y 25 apuntaron que una ligera mayoría de votantes --principalmente los jóvenes-- respalda los viajes a Cuba y favorece el despacho de remesas de cubanoamericanos a la isla.

Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo de Cuba Democracy, dijo que los resultados de FORNORM no tienen lógica y dejan interrogantes, pues "casi ignoran a los votantes cubanoamericanos en la encuesta y aparentemente se concentran en los no-cubanos''.

‘Es una encuesta absurda, particularmente cuando Ros-Lehtinen acaba de ganar su elección abrumadoramente'', anotó Clave-Carone.

"Sería como intentar insinuar que los votantes americanos no apoyan al presidente Barack Obama aunque acaba de ganar las elecciones; lo cual todos sabemos que no es verdad'', añadió el ejecutivo, cuyo grupo cabildea para mantener el embargo.

jcchavez@elnuevoherald.com

  Comentarios