Sur de la Florida

Expansión de la I-595 traerá bonanza y caos

Las sendas expreso de I-595 estarán divididas por barreras de concreto.
Las sendas expreso de I-595 estarán divididas por barreras de concreto.

El proyecto más caro de carreteras en la historia de la Florida conmocionará la Interestatal 595 a partir de este verano, creando miles de empleos de construcción e inyectando a la economía hasta $1 millón por día.

El lado malo del asunto es que los conductores tendrán que soportar cinco años de barreras, rutas alternativas y cierres de sendas.

Tal vez ellos perdonarán todos esos dolores de cabeza en el 2014, cuando una I-595 nueva y mejorada debute con sendas expreso reversibles para los viajeros a distancias largas, nuevas rampas de entrada y salida y un cruce con el Turnpike de la Florida más seguro y menos complicado.

El histórico proyecto, por un valor de $1,790 millones, será construido por un conglomerado de construcción español en colaboración con contratistas, maquinarias y trabajadores locales en el primer acuerdo público-privado de carreteras de la Florida.

Al usar por adelantado el financiamento privado de la compañía, los funcionarios del estado esperan terminar el proyecto en un tercio del tiempo que hubiera tomado de otro modo. Si el estado hubiera financiado el proyecto de la manera habitual, hubiera necesitado más de una docena de contratos separados y de 15 a 20 años para construirlo.

Los funcionarios del estado planean firmar un contrato con ACS Infrastructure Development para finales de esta semana.

Cuando la I-595 abrió en 1989, la carretera de 13 millas costó más de $1,200 millones. En aquel momento, fue el proyecto de carretera más caro llevado a cabo en la Florida.

Pero la carretera alcanzó el límite de su capacidad de 120,000 vehículos al día a principios de la década de 1990, ya que el suroeste del condado Broward creció mucho más rápido de lo que los planeadores habían previsto, especialmente luego de que el huracán Andrew causara un éxodo masivo de habitantes del condado Miami-Dade hacia Broward.

El tráfico aumentó prodigiosamente de 60,000 vehículos al día en septiembre de 1990 a más de 125,000 siete meses más tarde.

En la actualidad, por el segmento más concurrido de la I-595 pasan más de 180,000 vehículos al día.

Hacia 2030, se esperan unos 300,000.

Los planeadores afirman que aliviar el congestionamiento de la I-595 necesitará más que añadir sendas. Ellos también buscan resolver los problemas que causan los embotellamientos del tráfico y los peligros que conducen a accidentes en la actualidad --como por ejemplo reemplazar las rampas de entrada y salida que están demasiado cerca una de otra con rampas "entrelazadas'', de modo que el tráfico que sale pase por encima de las rampas de entrada.

Una vez que se firme el contrato, ACS Infrastructure Development tendrá que comenzar la construcción en 150 días. Eso significa que los conductores verán carteles de trabajo en la carretera para fines de julio o agosto.

Algunos empleos, sin embargo, como la reubicación de cables y tuberías y la construcción de paredes aislantes, comenzarán esta primavera.

Los planes específicos de construcción, tales como lo de lo que se va a construir primero, se anunciarán en los próximos meses.

Toda la autopista no se va a reconstruir. En su propuesta de licitación, el contratista rebajó los costos incorporando algunos puentes que ya existen, tales como los pasos superiores de University Drive, en el diseño.

El tráfico en las sendas expreso reversibles fluirá rumbo este en la mañana y oeste en la noche entre la autopista Interestatal 75 y la Federal U.S. 441.

Pero a diferencia de las nuevas sendas expreso en la I 95 de Miami-Dade, que están separadas del tráfico normal por una hilera de postes de plástico, las sendas expreso de I-595 estarán divididas por barreras de concreto.

Los motoristas usaran el SunPass para pagar peajes que aumentarán cuando haya más tráfico y por lo tanto más demanda.

El concepto se llama "precio de congestión'' y se basa en simple economía: Mientras más alto sea el precio, mayor es la probabilidad de que ciertos choferes usen las sendas regulares o manejen en horas de menos tráfico.

El estado controlará las tarifas del peaje y retendrá los ingresos, que se usarán para costear algunas de las mejorías.

Se espera que el proyecto tenga un impacto enorme en la economía del sur de la Florida. En la Florida, cada $1,000 millones invertidos en construcción no residencial creará por lo menos 23,000 empleos, le añadirá $2,300 millones al Producto Interno Bruto (PIN) del estado y contribuirá alrededor de $748 millones a las ganancias personales, según dice Ken Simonson, principal economista de la Asociación de Contratistas Generales.

Eso incluye 7,800 nuevos trabajos de construcción, 3,700 abastecedores y 11,000 nuevos empleos en la economía general.

La base de construcción del equipo del proyecto estará situada en Davie y tendrá 30,000 pies cuadrados, con posiblemente unos 200 empleados de tiempo completo.

  Comentarios