Sur de la Florida

Temen una ola de incendios por fuerte sequía

Un árido invierno. Días más largos y más cálidos. Y sin lluvia en el horizonte.

Esa mezcla meteorológica ha dejado las ciénagas y bosques del sur de la Florida peligrosamente secos y la perspectiva de más escasez de agua y posibles incendios forestales.

"Si las cosas no cambian, ésta pudiera ser una de las peores temporadas de incendios forestales que se recuerde en época reciente, y no creo que las cosas vayan a cambiar mucho'', dijo Robert Molleda, meteorólogo de coordinación de advertencias en el Servicio Nacional de Meteorología en Miami.

El jueves, los condados Miami-Dade y Broward ya estaban catalogados en riesgo "severo'' de incendios forestales --el nivel más alto-- en la escala de la División Forestal del estado. En la misma situación está toda la península al sur de Gainesville. Palm Beach, Glades y otras comunidades rurales alrededor del Lago Okeechobee están todavía más secas.

Y todavía faltan entre seis y ocho semanas antes de que empiece la temporada de lluvias.

"Necesitamos lluvia'', dijo Susan Sylvester, directora de operaciones para el sur de la Florida del Distrito de Acueductos, que supervisa el abasto de agua de 16 condados. "No estamos recibiendo esos poquitos de lluvia que ayudan a mantener verde la hierba''.

Desde diciembre, la lluvia en la región que se extiende desde Orlando hasta Cayo Hueso sólo ha sido un 25 por ciento de la cantidad promedio. Algunos lugares han registrado la menor cantidad de lluvia que se haya visto en invierno, incluyendo a Miami, con sólo tres cuartos de pulgada, y Fort Lauderdale, que no ha llegado a la media pulgada. Esto es entre 5.5 y ocho pulgadas por debajo de lo normal, respectivamente.

"Es, definitivamente, uno de los inviernos más secos, si no el más seco, de que se tenga noticia'', indicó Molleda.

Los administradores de acueductos van a tener una reunión hoy para subrayar la situación y pedir un estricto cumplimiento de las normas de conservación de agua. El sur de la Florida sigue bajo la restricción de regar el jardín sólo dos veces a la semana.

La División Forestal y el Servicio Nacional de Meteorología piensan seguir el martes con advertencias sobre las peligrosas condiciones, así como con consejos para prevenir los incendios provocados.

La temporada de incendios forestales del estado empieza en marzo, y si estos primeros días han sido un indicio, todo parece indicar que será muy activa, dijo Gerry LaCavera, coordinador de mitigación de incendios de la división forestal. "Ahora mismo, estamos teniendo el doble de incendios que el año pasado'', dijo.

Aunque el sur de la Florida sólo recibe un pequeño por ciento de su lluvia durante la temporada seca, el déficit de medio pie aumenta las preocupaciones sobre la falta de agua en una región que sólo el año pasado vino a salir de un prolongada sequía, cortesía de la tormenta tropical Fay.

El Lago Okeechobee, el barril de agua de la región, está en forma decente. A 12.67 pies sobre el nivel del mar, está dos y medio pies por arriba del año pasado. Pero el lago también ha caído casi dos pies por debajo de su promedio anual, y los niveles del manto freático, que suple a las comunidades costeras, también están bajando.

Durante el último mes, el distrito ha podido usar el agua del lago para suplementar el abastecimiento de Broward y Palm Beach, dijo Sylvester, pero esa válvula de respaldo pudiera reducirse al mínimo o tener que cerrarse.

Los días ventosos y cálidos aumentan la evaporación del lago, declaró.

Con poca lluvia, el lago ha bajado casi tres cuartos de pie en los últimos 30 días, casi el doble del ritmo del mes anterior. Los niveles de agua también han bajado en los Everglades.

Desafortunadamente, los meteorólogos estiman que los próximos meses van a seguir secos.

Una persistente condición de La Niña en el Océano Pacífico, caracterizada por temperaturas más frías en el mar, genera patrones climáticos mundiales que tienden a resecar el sur de la Florida.

"Si hubiera algún indicio de una próxima humedad no estaríamos tan preocupados'', dijo Molleda. "Pero no vemos ningún cambio significativo en el horizonte''.

  Comentarios