Sur de la Florida

Arrestan a boliviano en Miami por contrabando de armas

Un boliviano y un agente encubierto negociaron la compra-venta de fusiles AK-47 en esta panadería de Doral.
Un boliviano y un agente encubierto negociaron la compra-venta de fusiles AK-47 en esta panadería de Doral. el Nuevo Herald

Un boliviano se encuentra bajo custodia federal después de intentar comprar 11 rifles AK-47 y transportarlos ilegalmente a su país, según muestran documentos del tribunal federal en Miami.

Javier Nenos Rea, de 32 años, ha sido acusado de conspiración para exportar de Estados Unidos a Bolivia “artículos de defensa sin licencia”, intentar “pasar de contrabando mercancías”, y participar en el negocio del “contrabando de armas de fuego”.

El caso es sólo el más reciente ejemplo de un individuo tratando de comprar ilegalmente armas en el sur de Florida, un lugar que durante décadas ha sido considerado como puerta de entrada para el contrabando de armas a América Latina y el Caribe.

Funcionarios de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) dijeron que no podían discutir el caso debido a que aún está bajo investigación. El abogado de Nenos no pudo ser localizado para que hiciera comentario.

No está claro cómo los agentes federales llegaron a descubrir la supuesta conspiración. Pero Nenos fue capturado durante una operación encubierta.

Una denuncia penal presentada en la corte federal de Miami por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de ICE, dice que Nenos se puso en contacto con un agente encubierto el 27 de agosto en busca de los 11 fusiles AK-47.

“Durante esta llamada, que fue grabada, Nenos Rea dijo que tenía que comprar 11 fusiles AK-47 de inmediato, porque viajaba de regreso a Bolivia al día siguiente – 28 de agosto de 2014”, dice la denuncia. “Nenos Rea dijo, además, que iba a empaquetar las armas y prepararlas para la entrega antes de su partida”.

Pocas horas después, Nenos se reunió con el agente encubierto en el restaurante Don Pan del 4179 de la 107 avenida del noroeste, en Doral, según la denuncia.

Durante la reunión en Don Pan, Nenos también dijo que deseaba comprar dos pistolas, una de 9 milímetros y la otra de calibre .40, dice la denuncia. Entonces, dice la queja, Nenos reveló al agente encubierto cómo planeaba enviar las armas a Bolivia.

“Nenos Rea dijo que las armas iban a ser ocultadas dentro de las puertas de autos y enviadas a Bolivia”, dice la denuncia. No dice si el envío sería por barco o por tierra.

El agente encubierto y Nenos acordaron reunirse más tarde en el estacionamiento del centro comercial International Mall en Doral para la entrega de las armas, dice la denuncia. Esa noche Nenos Rea estacionó su auto detrás del vehículo del agente encubierto en el parqueo del centro comercial.

Vio las armas en el baúl del vehículo del agente encubierto, volvió a su coche para recuperar una mochila negra, y luego pagó al agente encubierto $9,370, dice la denuncia.

Fue entonces que Nenos fue detenido e interrogado.

“Nenos Rea dijo que un individuo en Bolivia le ordenó a viajar a los Estados Unidos para la compra de los 11 fusiles AK-47”, dice la queja. El individuo, que no fue identificado en la denuncia, pagó por los gastos de viaje de Nenos y le dio instrucciones para cubrir las armas con una lona de plástico para embalar y papel de aluminio y luego entregarlas a otra persona en un almacén de Miami. Esa persona luego tenía instrucciones de ocultar las armas en las puertas de vehículos, dice la denuncia. Añadió que Nenos iba a recibir un pago de $10,000 “o más” una vez que las armas llegaran a Bolivia.

La denuncia no dice si los investigadores lograron averiguar quien era el individuo que contactó a Nenos en Bolivia o, quien es la persona que iba a esperar las armas en el almacén de Miami.

El juez le negó fianza a Nenos y éste se encuentra detenido en espera de ser enjuiciado. También aguarda la lectura de cargos.

  Comentarios