Sur de la Florida

Arrestan en Miami a presunto simpatizante del Estado Islámico

Fachada del edificio localizado en la 1629 NW 13th Street, Apt. 501, adonde vivia Miguel Morán Díaz, residente de la ciudad de Miami quien fue arrestado, luego que agentes federales descubrieron que simpatizaba con el grupo terroriosta Estado Islamico o ISIS. Morán Díaz le dijo a un informante del FBI que podria utilizar un rifle como francotirador para disparar contra personas y asi causar caos y panico en la ciudad.
Fachada del edificio localizado en la 1629 NW 13th Street, Apt. 501, adonde vivia Miguel Morán Díaz, residente de la ciudad de Miami quien fue arrestado, luego que agentes federales descubrieron que simpatizaba con el grupo terroriosta Estado Islamico o ISIS. Morán Díaz le dijo a un informante del FBI que podria utilizar un rifle como francotirador para disparar contra personas y asi causar caos y panico en la ciudad. el Nuevo Herald

Un residente de Miami, Miguel Morán Díaz, fue arrestado este mes después de que agentes federales descubrieron que le había dicho a un informante que simpatizaba con el grupo terrorista Estado Islámico y que deseaba comprar armas quizás para atacar a civiles, de acuerdo con documentos de la Corte Federal.

Díaz, de 46 años, también dijo al informante que podía usar un rifle como francotirador y causar caos en la ciudad, de acuerdo con una denuncia penal presentada por un agente especial del FBI.

Aunque Díaz mantenía una página en Facebook en la que colgaba material referente al Estado Islámico, y donde se identificaba como Azizi al Hariri, la denuncia no contiene ninguna evidencia de que el acusado estaba directamente vinculado con el grupo que se ha apoderado de territorios en Irak y Siria, y que sigue sembrando el terror en el Medio Oriente.

La denuncia penal cita al informante diciendo que Díaz se describió a sí mismo como “lobo solitario”. Líderes del Estado Islámico han exhortado a simpatizantes en otros países a realizar ataques armados contra civiles o fuerzas de seguridad al actuar como “lobos solitarios”.

Cuando Díaz fue instruido de cargos, se le acusó de violar la ley porque poseía un arma de fuego que no podía tener siendo un delincuente condenado, no por cargos relacionados con terrorismo, sino por acusaciones relacionadas con drogas.

El FBI dijo que no iba a hacer comentarios sobre el caso.

La denuncia penal ofrece un relato cronológico de cómo se desarrolló el caso.

A finales de enero, agentes del FBI iniciaron una investigación sobre las actividades de Díaz cuando descubrieron una página en Facebook en la que se llamaba a sí mismo Azizi al Hariri. La página ya no está disponible.

“Un examen de la página de Facebook de Díaz reveló numerosos ‘postings’ de artículos relacionados con ISIS, así como una foto reciente que muestra a Díaz posando con un arma de fuego”, según el documento.

Un informante del FBI concertó una cita con Díaz en un restaurante en el condado Broward, sin que éste supiera que su interlocutor trabajaba para el FBI. En esa reunión, dice la denuncia penal, Díaz admitió que no podía poseer un arma porque había sido previamente condenado. Le preguntó al informante si podía comprar armas para él y le propuso un plan: comprar varias armas y luego Díaz se encargaría de que éstas fueran robadas del coche del informante. A cambio, Díaz le pagaría al informante $500.

Díaz también dijo al informante que tenía un rifle con culata plegable que podía esconderse en una mochila y llevarlo dentro de un estadio sin ser detectado, dice la denuncia.

“Díaz mostró al [informante] un diseño de una cabeza de lobo que había creado para simbolizar el lobo solitario”, dice la demanda. Añadió que Díaz mencionó la posibilidad de grabar la palabra ISIS en los casquillos de balas.

“El arrestado declaró que después de matar personas, las autoridades encontrarían las letras ISIS grabadas en los casquillos y se darían cuenta de que había un francotirador en la ciudad”, dice la demanda. “Díaz continuó afirmando que un francotirador podría dar al traste con una ciudad por una o dos semanas hasta que fuese capturado”.

El informante le preguntó entonces a Díaz si le preocupaba que su novia, que vivía con el, pudiera llamar a la policía por sus actividades, dice la denuncia. Díaz respondió que no, porque en una ocasión, mientras discutía con su novia, ella amenazó con llamar al 911. Entonces, dice la denuncia, Díaz “amenazó con matarla si llamaba al 911”.

Un fotógrafo y un reportero de el Nuevo Herald tocaron a la puerta del apartamento de Díaz el martes por la mañana, pero nadie abrió.

Una mujer que vive casi frente al apartamento de Díaz dijo que lo conocía, pero no a profundidad y que nunca le mencionó ninguna simpatía por el Estado Islámico.

“Nos saludabamos uno al otro en el pasillo”, dijo la mujer, quien se negó a dar su nombre. “Parecía un hombre decente”.

El 2 de abril, un juez federal emitió órdenes de allanamiento para la vivienda y el vehículo de Díaz. Un poco más tarde, los agentes del FBI detuvieron a Díaz en su vehículo donde le encontraron varias armas y cartuchos de municiones. Poco después, los agentes allanaron su apartamento y encontraron más armas y municiones.

Díaz fue encausado el 16 de abril. El juez le negó fianza porque se le considera como un riesgo de fuga y un peligro para la comunidad, de acuerdo con documentos de la Corte.

El juicio se ha programado tentativamente para junio.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios