Sur de la Florida

Legislatura de la Florida termina sesión anual antes de tiempo

El cierre de la Legislatura aumentó las tensiones entre la cámara baja y el Senado sobre su estancamiento en el cuidado de salud.
El cierre de la Legislatura aumentó las tensiones entre la cámara baja y el Senado sobre su estancamiento en el cuidado de salud. Tampa Bay Times

La Legislatura de la Florida terminó el martes en un caos cuando la Cámara de Representantes puso fin unilateralmente a la sesión anual mientras quedaban más de tres días, lo que dejó muertos a docenas de importantes proyectos de ley y aumentó las tensiones entre la cámara baja y el Senado sobre su estancamiento en el cuidado de salud.

El Senado estatal respondió manteniéndose en sesión por dos horas y al menos otro día más, en un intento por enviar el mensaje de que ellos desean trabajar en el estancamiento que ha dividido enconadamente a los republicanos y ha provocado emociones.

“No obtuvimos todo lo que queríamos y no logramos todo lo que esperábamos, pero hicimos todo lo que pudimos en esta sesión”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Steve Crisafulli, republicano por Merrit Island, mientras decretaba cerrada la sesión el martes a la 1:15 p.m. Crisafulli dijo a miembros de la cámara baja que se fueran a casa “hasta que el Senado decida que está listo para negociar”.

Esta fue la primera vez en la historia moderna de la Florida en que una cámara cerrara y se fuera a casa en un día diferente a la otra en una sesión regular. Para un aplazamiento récord hay que ir hasta 1971.

El cierre temprano de la Cámara de Representantes dejó sin concluir importantes proyectos de ley que cambiarían la política de agua del estado, implementarían la Enmienda 1, aumentarían las opciones económicas y educacionales para las personas con necesidades especiales, reformaría el sistema estatal de prisiones, revisaría las reglas de ética de la Comisión de Servicio y suministraría beneficios financieros a las escuelas charter.

Los que presiden cada una de las cámaras deben ahora ponerse de acuerdo para regresar en una sesión especial para completar el presupuesto estatal, la única iniciativa de ley que se les requiere que aprueben todos los años antes del plazo del 30 de junio, o el gobernador Rick Scott podría ordenarles que regresaran juntas.

“Nadie ganó hoy”, dijo el presidente del Senado, Andy Gardiner, republicano por Orlando, después de que la cámara alta dio por terminada sus sesiones del día, dos horas después. “Nadie ganó. Los contribuyentes perdieron. Es un giro lamentable de los acontecimientos”.

En el centro de la disputa está el tema de si ampliar el Medicaid para obtener dinero federal para suministrar cuidado de salud a 850,000 residentes no asegurados que de otra forma deben confiar en la caridad pública.

El gobierno federal está descontinuando un programa que reembolsa a los hospitales que suministran cuidado a los pacientes de bajos recursos o indigentes, conocido como Low Income Pool (Acumulado para Personas de Bajos Ingresos), mientras cambia hacia nuevos programas suministrados por la Ley de Cuidado Asequible.

El Senado desea ampliar Medicaid, pero la Cámara de Representantes rechaza esa idea, al alegar que Medicaid es un programa “descompuesto” y prefiere en su lugar confiar en los fondos federales del Acumulado para Personas de Bajos Ingresos, al menos por otro año.

Crisafulli dijo que la Cámara de Representantes regresará después de “un receso, y un borrón y cuenta nueva” cuando el Senado esté listo para negociar sus diferencias de presupuesto. Crisafulli citó al jefe de presupuesto del Senado, Tom Lee, quien llegó el lunes a la conclusión de que “No hay esperanza posible de lograrlo en este momento”.

El cierre temprano de la cámara baja significa que están muertas muchas importantes legislaciones, incluyendo el paquete de $690 millones de recortes impositivos de la Cámara de Representantes, la principal prioridad de Crisafulli de cambiar la política de agua en la Florida y un paquete de reforma a la Comisión de Servicio Público que incluye $600 millones en devoluciones a los clientes de Duke Energy, muchos de ellos en el área de Tampa Bay.

El líder demócrata de la Cámara de Representantes, Mark Pafford, cuestionó la decisión de cerrar anticipadamente, pero dijo que esto llamó la atención sobre si el estado debe ampliar el Medicaid antes de que se termine el presupuesto el 30 de junio.

Crisafulli dijo que prometió que nunca le pediría a la Cámara de Representantes que “votara por algo que no lo haría yo mismo”, y que es por eso que no trajo el tema a votación en el pleno de la cámara. “No forzaré a nadie a que amplíe el Medicaid”.

Destacó que “con más tiempo y más información” el Senado estará en mejor posición para llevar a cabo las negociaciones del presupuesto. Mientras los miembros de la cámara baja salían de sus bancas, Crisafulli se reunió con los reporteros para explicar la decisión de la Cámara de Representantes.

Crisafulli criticó al Senado por hacer poco de su trabajo y dijo que le pidió a su personal que calculara cuánto tiempo pasaron ambas cámaras en votaciones en el pleno en esta sesión y que el Senado estuvo en el pleno alrededor de la mitad del tiempo que la Cámara de Representante.

Es seguro que el sorpresivo cierre aumente las tensiones entre la Cámara de Representantes y el Senado, y haga mucho más difícil, al menos en el corto plazo, crear un marco para una sesión especial para analizar un presupuesto.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios