Sur de la Florida

La rectora de la Universidad de Miami anuncia su retiro

La presidenta de UM, Donna Shalala, anuncia su retiro para el 2015. Ella ha presidido la universidad desde el 2001.
La presidenta de UM, Donna Shalala, anuncia su retiro para el 2015. Ella ha presidido la universidad desde el 2001. AP

Donna Shalala, la rectora de la Universidad de Miami (UM), quien dirigió la institución educativa durante 14 años llenos de acontecimientos, anunció este lunes por la mañana que planea retirarse en el 2015.

Shalala, quien asumió el cargo de rectora de la universidad en el 2001, explicó sus planes en una carta dirigida a la “comunidad universitaria”.

“Es con gratitud y afecto por la Universidad que quiero compartir con ustedes mi decisión de dimitir a finales del año escolar 2014-2015”, escribió. “Hace mucho tiempo un amigo me aconsejó dejar siempre un trabajo cuando todavía lo amo. Ese es ciertamente el caso aquí”.

Shalala dice que durante su mandato, “hemos logrado lo que nos propusimos hacer – asegurar el lugar de la Universidad de Miami como la próxima gran universidad de investigación de Estados Unidos.”

“Esto no es una carta de despedida; tenemos trabajo que hacer. Espero un año espectacular,” escribió. Shalala, de 73 años.

Nacida en Cleveland, Ohio, Shalala llegó al sur de Florida después de servir durante ocho años como secretaria de Salud y Servicios Humanos durante la presidencia de Bill Clinton. Shalala también había servido previamente como rectora del Hunter College de la City University de Nueva York y como rectora de la Universidad de Wisconsin-Madison.

La estancia de Shalala en UM incluyó logros destacados y luchas muy publicitadas. Un escándalo en el departamento de atletismo que involucró al contribuyente y aficionado de la universidad de Miami Nevin Shapiro, se convirtió en una mala reputación nacional para la universidad y llevó a sanciones de la Asociación Nacional de Atletismo Universitario que le costaron a UM nueve becas durante tres años, además de una autoprohibición que se impuso la casa docente para participar en un partido de bowl.

En lo académico, un presidente de una universidad se juzga a menudo por su capacidad para recaudar fondos, y Shalala sobresalió en consguir dólares.

En el 2003, la UM lanzó su campaña de recaudación de fondos “Momentum” – con la que logró $1,400 millones en donaciones en un momento en que ninguna universidad en la Florida había sobrepasado la marca de $1,000 millones. La universidad lanzó una segunda campaña de recaudación de fondos en el 2012.

Bajo el liderazgo de Shalala, la UM también avanzó en las clasificaciones anuales de las universidades publicada por la revista U.S. News & World Report – un hecho que la UM ha promovido repetidamente. Pero muchos consejeros de admisión en las universidades, y algunos presidentes de universidades, consideran las clasificaciones anuales como algo científicamenge falso.

En una declaración, el presidente de la Junta de Fideicomisarios de la UM, Stuart Miller, dijo que Shalala “ha guiado a la Universidad al grupo nacional más alto de las universidades de investigación.

“En el futuro, cuando veamos atrás a ‘Los años de Shalala’, nos asombraremos de la cantidad de instituciones que cumplen esta misión en una estrella en ascenso en la educación superior, la investigación y el cuidado de la salud”, escribió Miller.

Shalala ha presidido grandes iniciativas diseñadas para remodelar la escuela médica de UM – al contratar más de 100 importantes investigadores y crear un parque de investigación biotecnológica que mejoró el perfil de la universidad.

El comprar un hospital – el antiguo Cedars Medical Center, ahora Hospital de la Universidad de Miami – fortaleció el estatus de la escuela como uno de los principales proveedores de salud.

Y el reinventar las relaciones entre la UM y el Jackson permitió a la escuela médica lanzar nuevas y potencialmente competitivas reglas.

Mientras que estas ambiciosas acciones llevaron a la escuela de medicina de la UM al escenario nacional, también la dañaron.

La Escuela Miller de Medicina ha tenido problemas financieros, lo suficientemente grandes para forzar el despido de unos 900 trabajadores de tiempo completo y parciales en mayo del 2012, y las crecientes empresas de la UM en el mercado local del cuidado de la salud causaron un notable deterioro en la asociación de casi 60 años de la universidad con el Sistema Jackson de Salud, la red de hospitales públicos de Miami-Dade.

Marcos Lapciuc, un miembro del Fideicomiso de Salud Pública que supervisa al Jackson, es desde hace tiempo un crítico abierto de la asociación de la UM con el Jackson, particularmente bajo el liderazgo de Shalala.

“Definitivamente pienso que debemos agradecer a Donna Shalala por el increíble trabajo que ha hecho al ser una presidenta transformacional”, dijo el lunes Lapciuc, un ex alumno de la UM.

“Por otra parte”, agregó, “no es secreto que creo que la relación entre la Universidad de Miami y el Jackson tiene mucho espacio para mejorar, y espero que haya un nuevo énfasis agregado para realinear al Jackson y la Universidad de Miami”.

  Comentarios