Sur de la Florida

Pizzi vuelve al cargo y renueva el reto al alcalde de Hialeah

El alcalde de Miami Lakes, Michael Pizzi, izquierda, y el alcalde de Hialeah Carlos Hernández.
El alcalde de Miami Lakes, Michael Pizzi, izquierda, y el alcalde de Hialeah Carlos Hernández. El Nuevo Herald

Michael Pizzi, quien el miércoles retomó la alcaldía de Miami Lakes tras 20 meses de inhabilitación, aún tiene una pelea pendiente, pero no en los tribunales.

En su primer día de trabajo, Pizzi volvió a retar al alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, para protagonizar un duelo de artes marciales mixtas para recaudar fondos para organizaciones caritativas de sus comunidades.

El enfrentamiento había sido suspendido luego de que Pizzi fuera arrestado en agosto del 2013 por agentes del FBI y acusado de corrupción junto con el ex alcalde de Sweetwater, Manny Maroño. Pero tras una larga batalla legal, Pizzi se libró de todos los cargos.

“Toda la frustración que he sentido en este tiempo voy a volcarla contra él [el alcalde Hernández] y lo voy a mandar al Hospital Palmetto”, dijo Pizzi a el Nuevo Herald tras volver a ocupar el despacho de la alcaldía de Miami Lakes. “Voy a noquearlo sea donde sea, en un estadio o en el medio de un estacionamiento”.

Con una amplia sonrisa, Hernández aceptó el reto que originalmente había sido pactado en abril del 2013.

“Acepto el duelo cuando él quiera y donde él quiera”, respondió Hernández en su despacho municipal de Hialeah. “Estoy más que preparado para enfrentar esta pelea, la cual será la segunda más esperada de los últimos tiempos, después de la que este sábado tendrán [Manny] Pacquiao y [Floyd] Mayweather [por el título mundial del peso welter]”

Hernández, un ex comandante de la policía de Hialeah nacido en Camagüey, y Pizzi, un abogado neoyorquino de familia italiana, habían acordado en el 2013 protagonizar el enfrentamiento en el complejo deportivo Milander, en el oeste de Hialeah. Ambos dijeron el miércoles que “más adelante” discutirán si la pelea se disputará en el mismo lugar o si habrá un cambio de escenario.

Poco después de que el Nuevo Herald diera a conocer el reto entre ambos políticos hace más de año y medio, los asientos de primera fila se agotaron en las primeras 48 horas de iniciarse la venta de entradas, recordó Hernández. En aquella oportunidad cada boleto era vendido en $500, aseguró el alcalde de Hialeah.

Pero no es la primera vez que políticos del sur de la Florida pactan combates públicos.

En 1986, los entonces alcaldes de Miami y Miami Beach, Xavier Suárez y Alex Daoud respectivamente, protagonizaron una pelea de boxeo con fines caritativos. Aunque el enfrentamiento de tres asaltos fue declarado un empate, para muchos Daoud, más alto y más fuerte, fue el verdadero vencedor. Al evento asistieron más de 1,000 personas.

Pizzi, un abogado de 52 años que pesa 200 libras y mide 5 pies con 8 pulgadas, dijo que sólo necesitaría 60 días para ponerse en forma “y vencer a golpes” a Hernández, de 53 años y que pesa 191 libras y mide 5 pies con 11 pulgadas.

Pizzi había sido reemplazado en la alcaldía por Wayne Slaton, pero éste decidió dar un paso al costado luego de que el Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito de la Florida fallara el pasado 24 de abril a favor de reinstalar a Pizzi en el cargo. Pizzi había sido suspendido por el gobernador Rick Scott tras su arresto en agosto del 2013 por cargos federales de soborno.

El miércoles Pizzi dijo que se enfocaría en trabajar para impulsar el desarrollo de parques y programas municipales de atención de niños y ancianos en Miami Lakes. Poco después aseguró que también entrenaría “muy duro” para llegar en buena forma a la pelea contra Hernández.

“Si Hernández se echa para atrás será una gallina”, enfatizó Pizzi. “Como dije al principio, voy a entrenar para pelear y seriamente mandarlo [a Hernández] al hospital”.

Puede seguir a Enrique Flor en Twitter en @kikeflor

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios