Sur de la Florida

Fallan a favor de joven que evadió arresto policial

Un adolescente fue arrestado en una biblioteca de North Dade por no obedecer la orden de una policía y huyó con una esposa puesta en su muñeca izquierda.

En el caso, sólo se mantuvo un cargo, que ha llevado a una convicción: el robo de las esposas.

Nada de eso, falló esta semana un tribunal de apelaciones. El joven de 15 años, sólo identificado en los papeles como J.B, por ser menor de edad, no tenía otra alternativa que llevarse las esposas, dijo la corte.

"En realidad, estamos seguros de que J.B hubiera renunciado gustosamente a cualquier dominio, control o derechos de posesión de las esposas si sólo hubiera tenido la llave para quitárselas', dijeron los jueces.

El tribunal también dijo que la convicción no podía sostenerse sin pruebas de que "J.B intentó quitarle a la policía su derecho a usar las esposas o que intentó apropiarse de las mismas para su uso''.

Según documentos de la corte, el 5 de diciembre del 2007, J.B estaba escribiendo un ensayo en una computadora en la biblioteca regional de North Dade cuando una policía que no estaba de servicio, Zeldrina Beecham, oyó que él y otro muchacho estaban haciendo ruido. Anteriormente en ese mismo día, Beecham le había ordenado a J.B no estar en la biblioteca.

"Ahora estás arrestado'', le dijo al joven, según uno de sus abogados, Harvey Sepler, un especialista en apelaciones de la Oficina de Abogados de Oficio de Miami-Dade.

Beecham estaba en el proceso de esposar a J.B cuando éste echó a correr. Otro agente encontró al joven aquella noche en la casa de su abuela y añadió cargos de asalto, resistir el arresto y robo, al cargo original de allanammiento.

Posteriormente, el juez de Circuito William Johnson descartó todos los cargos, pero lo declaró culpable de robo y lo condenó a un tiempo en un programa de tratamiento diurno.

"El estado presentó pruebas de la intención de J.B de huir del agente. Sin embargo, el estado no presentó ninguna prueba de que J.B intentara despojar a la policía de su propiedad'', escribió el panel de apelaciones, incluyendo al juez presidente David Gersten y a los jueces Frank Shepherd y Alan Schwartz.

Los jueces dijeron que el intento original de arrestarlo había sido ilegal, concordando con el abogado de J.B, de que el joven no podía ser acusado de allanamento en una biblioteca pública.

"En vez de eso, el acto de J.B de llevarse las esposas fue incidental a su huida de un arresto ilegal'', añadieron.

Ed Griffith, un portavoz de la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle, declinó discutir el caso con un reportero.

Un portavoz del Departamento de Policía de Miami-Dade también declinó discutir el caso de J.B.

"¿Realmente esperaban que volviera a la policía para devolverle las esposas, o devolverlas por correo?", dijo Sepler. "No se las podía sacar del brazo''.

cmarbin@miamiherald.com

  Comentarios