Sur de la Florida

Los Marlins más cerca de su estadio

Las nuevas representaciones del estadio de los Marlins.
Las nuevas representaciones del estadio de los Marlins.

Los Florida Marlins se acercaron el jueves un poco más al hogar permanente que desean, al tiempo que una comunidad necesitada se acerca a un largamente esperado empujón financiero, luego de una votación unánime de la comisión de Miami a favor de expandir la duración de un distrito especial de impuestos en Overtown.

En la superficie, la expansión del distrito de Southeast Overtown/Park West de la Agencia de Reurbanización Comunitaria (CRA) y la construcción de un estadio de béisbol en La Pequeña Habana no parecen tener mucha relación entre sí.

De hecho, los comisionados apenas mencionaron el béisbol el jueves durante la discusión de 90 minutos del desolado vecindario.

Pero la reurbanización se convirtió en un obstáculo inesperado para el propuesto e stadio luego de que la comisionada Michelle Spence-Jones regresó de una licencia de maternidad de un mes con el empobrecido vecindario en su mente.

Spence-Jones dijo que, para que los Marlins recibieran su voto, su distrito tendría que recibir los millones de dólares que una expansión podría traer. Debido a que su voto es uno de los votos indecisos potenciales cuando el estadio sea sometido a la aprobación final de la ciudad el 19 de marzo, sus palabras tienen peso.

La comisionada dijo que ella estaba simplemente pidiendo lo que se le había prometido en diciembre del 2007, cuando líderes de Miami y Miami-Dade anunciaron planes para proyectos de obras públicas en el downtown de Miami y un estadio para los Marlins por un total de $3,000 millones. Ese plan incluía mejoras para Overtown.

"Queremos estar seguros de dejar un legado para los habitantes de Overtown'', dijo el jueves Spence-Jones, con el discreto aplauso de los presentes.

El legado no será tan grande como se esperaba originalmente.

El director de finanzas de Miami Larry Spring había proyectado que expandir el distrito crearía más de $600 millones en nuevos fondos.

De ellos, $326 millones permanecerían en manos de la CRA para ayudar con viviendas asequibles, mejoramientos de la infraestructure, preservación histórica y mejoramiento de los negocios.

La economía ha disminuido esa cifra. Los líderes de la ciudad esperan ahora que de $106 a $140 millones se queden en el distrito, reportó el jueves Spring.

"Pararme aquí y decir que van a recibir $500 millones, sería mentir'', dijo el presidente de la Comisión Joe Sánchez.

Spring afirmó: "Yo traté de poner bien en claro que esos eran pronósticos que necesitaban ponerse al día. . . Continuaremos trabajando en el propósito. Es una tarea onerosa''.

Los comisionados estuvieron de acuerdo en expandir el distrito especial de impuestos y extender su vida en 13 años, hasta el 2030. Las nuevas fronteras llegarían más o menos de las calles 5 a la 22 del NW en el sur y el norte, y las avenidas 3 y 7 del NW en el este y el oeste.

Con la votación el tema pasa a una serie de juntas de planificación y, en última instancia, a la Comisión de Miami-Dade, que deberá aceptar el estado de ruina de la ciudad antes de que se apruebe dinero alguno. Estos tortuosos pasos podrían tomar hasta un año.

La pregunta que se cierne ahora es si la aprobación de la expansión de Overtown afectará o no los votos finales sobre el estadio.

La exigencia de Spence-Jones puso una presión adicional en las negociaciones ya difíciles del estadio. Pocos días más tarde, el alcalde de Miami-Dade Carlos Alvarez criticó a los funcionarios electos por jugar a la política sobre temas que, según él, no tenían relación alguna con el estadio.

Spence-Jones se reunió luego con Alvarez y con el presidente de la Comisión Condal, Dennis Moss, ambos partidarios del estadio. Ella dijo que ambos estuvieron de acuerdo en apoyar la expansión de la CRA al nivel del condado.

Ahora, el voto de Spence-Jones será probablemente afirmativo cuando los comisionados de la ciudad discutan el contrato final y los problemas de estacionamiento del estadio la semana próxima. La Comisión de Miami-Dade podría entonces cerrar el acuerdo el 23 de marzo.

crabin@MiamiHerald.com

  Comentarios