Sur de la Florida

Aconsejan a empresas de EEUU alistarse para comercio con Cuba

JORGE PIÑON, especialista del Centro de Política Hemisférica, habla durante la conferencia ofrecida en el Hotel Intercontinental.
JORGE PIÑON, especialista del Centro de Política Hemisférica, habla durante la conferencia ofrecida en el Hotel Intercontinental.

Dejando a un lado la batalla por la flexibilización del embargo, las empresas estadounidenses tienen la obligación de prepararse para un cambio en la isla, al tiempo que el gobierno de Estados Unidos debe suavizar las restricciones para acelerar una transición democrática en Cuba, concluyeron expertos y analistas reunidos en una conferencia sobre el futuro de los negocios en la isla.

‘La exposición de comercio en Cuba' se realizó el viernes en el hotel Intercontinental, del downtown de Miami, y sirvió también para debatir asuntos como el impacto potencial de las oportunidades de negocios y la infraestructura del turismo cubano.

"Este seminario es uno de los muchos pasos que tenemos que dar en los próximos cinco años. Aunque la situación en Cuba probablemente no cambie de la noche a la mañana, las empresas estadounidenses encaran el deber de estar listas para cuando la isla se abra al mercado'', sostuvo Jorge Piñón, especialista del Centro de Política Hemisférica.

El investigador subrayó que muchos cubanos en Miami no están viendo a una Cuba del siglo 21 y que, por el contrario, dan la impresión de "estar atascados en 1959''

"Si realmente queremos que sea el pueblo cubano quien tome la decisión hacia dónde van en un futuro, el país tiene que estar libre de influencias, Pero hoy la falta de petróleo es un factor negativo, por eso una de nuestras recomendaciones es que Estados Unidos permita que sus compañías petroleras vayan a Cuba a ayudar con el desarrollo de sus reservas petroleras'', agregó Piñón.

Cuba busca distintas variantes para aprovechar la extracción de crudo. Rusia, por ejemplo, podría convertirse en el principal socio petrolero de la isla, cuando termine la actual negociación de 15 bloques en las aguas profundas del Golfo de México, independientemente de otros ocho que se pactan con China y Angola.

Por otra parte expertos en el sector turístico coincidieron en la necesidad de que Washington afloje las clavijas de la política de restricciones hacia la isla y favorezca una apertura a los viajes.

John McAuliff, director ejecutivo del Fondo para la Reconciliación y el Desarrollo, anotó que una postura de esa naturaleza "alentará'' una serie de cambios positivos en otros sectores.

Sin embargo, analistas como José Azel del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami recalcaron que invertir en Cuba "sin apostar por reformas políticas'', puede resultar "extremadamente peligroso''.

"Los países que han tenido éxito en un proceso de transición hacia una economía de mercado fueron naciones que implementaron un paquete de reformas políticas como paso previo a los cambios económicos. Pienso que el tema debe ser visto de esta forma'', apuntó Azel. Desde que el Congreso estadounidense autorizó hace ocho años las operaciones comerciales de productos agrícolas, las ventas de alimentos de Estados Unidos a Cuba se dispararon a $710 millones durante el 2008.

"Si el gobierno de Cuba permitiese reformar su economía y abrir las puertas a la empresa privada, le daría un ímpetu enorme a la actividad comercial. Pero mientras siga la política inmóvil de las autoridades gubernamentales (de Cuba), no hay mucho más que hacer'', afirmó Carlos Saladrigas, del Grupo de Estudios Cubanos. jcchavez@elnuevoherald.com

  Comentarios