Sur de la Florida

Proyecto de ley pondría en peligro las áreas cenagosas

MAS DE cien especies de aves se han refugiado en un área cenagosa circundada por urbanizaciones en Cutler Bay. Un proyecto de ley facilitaría la destrucción de sitios similares.
MAS DE cien especies de aves se han refugiado en un área cenagosa circundada por urbanizaciones en Cutler Bay. Un proyecto de ley facilitaría la destrucción de sitios similares.

Un proyecto de ley que limita drásticamente la capacidad del estado de impedir que se destruyan áreas cenagosas fue aprobado por una comisión de la Legislatura.

El proyecto de ley dice que cualquiera que desee destruir una ciénaga simplemente tiene que presentar una solicitud "preparada y firmada por . . . científicos, ingenieros, geólogos, arquitectos u otros profesionales licenciados.

Siempre que la solicitud esté debidamente llenada y firmada por un profesional licenciado que certifique que la destrucción de la tierra anegada no creará problemas de contaminación acuática, "se presume que cumple'' la ley y debe aprobarse.

La Comisión de Recursos Naturales y Agrícolas aprobó el proyecto de ley el jueves.

El documento indica que si las autoridades normativas estatales deciden negar el permiso, entonces el urbanizador puede impugnar la decisión en los tribunales y que las autoridades normativas tendrán la responsabilidad de demostrar que vale la piensa salvar la ciénaga.

Si alguien que vive junto al lugar de un proyecto de urbanización desea impugnar la aprobación del permiso, según el proyecto de ley, la responsabilidad de probar su caso queda a cargo del impugnador, no el que quiere pavimentar el terreno.

"Es una licencia para matar'', afirma Roy "Robin'', de Tampa, asesor ambiental durante más de 30 años. "Ese proyecto de ley no tiene nada que ver con el manejo apropiado de tierras pantanosas en la Florida''.

Y añade el especialista que los ingenieros, arquitectos y geólogos no son expertos en terrenos pantanosos.

El representante Jimmy Patronis, republicano por Panama City, que patrocinó el proyecto de ley, dice que "cree mucho en la preservación del medio ambiente'' y que no considera que el proyecto de ley afecte la protección de las ciénagas del estado, sino que, por el contrario, "estamos creando cierto respeto . . . que no ha existido de las autoridades normativas del estado en su trato con los urbanizadores.

Admite que la intención de la medida es "agitar'' al Departamento de Protección Ambiental del Estado.

Pero Patronis, que es dueño de un restaurante de mariscos, comparó el asunto con descongelar una nevera y tirar la comida que contiene, algo que según él hay que hacer de vez en cuando.

"A veces hay que descongelar esos edificios estatales y limpiarlos para comenzar de nuevo'', señaló. "Todo merece una buena limpieza''.

La esposa de Patronis tiene un negocio de bienes raíces y él dijo que se sintió un tanto intranquilo sobre el proyecto de ley cuando se discutió en la comisión porque ‘‘creó una atmósfera muy tensa'', apuntó.

Pero agrega que cuando se ofreció para presentarlo en el futuro, los miembros de la comisión le dijeron: "No, queremos votar sobre el asunto''. El proyecto de ley se aprobó 13-4 con apoyo bipartidista.

"Hubo demócratas y republicanos que consideraron que era una buena idea'', manifestó. "La comisión aceptó mi argumento''.

Pero los defensores del ambiente lo catalogaron de "‘ultrajante''.

"Eso no es simplificar'', expresó Julie Wraithmell, de Audubon de la Florida. "Reduce la protección del medio ambiente''.

Las leyes estatales y federales indican que la protección de las ciénagas es de interés público. La ciencia ha determinado que las ciénagas controlan las inundaciones, refuerzan el suministro de agua potable subterránea, filtran la contaminación y ofrecen un hábitat de gran importancia para la fauna silvestre.

Pero a pesar de normas que dictan que no deben perderse más tierras anegadas, un análisis del St. Petersburg Times de imágenes de satélite halló que entre 1990 y el 2003 la Florida perdió 84,000 acres de tierras anegadas, convertidas en zonas residenciales, comercios, carreteras, estacionamientos, etc. Si a eso se añaden las minas y la agricultura, la cantidad total probablemente se acerque a los 100,000 acres.

  Comentarios