Sur de la Florida

Accidente de lancha fue causado por error humano

Una agencia que investiga un fatal accidente marítimo relacionado con dos jugadores de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) y amistades de éstos en el Golfo de México ha concluido que fue causado porque el bote no estaba anclado debidamente y se volcó cuando uno de ellos trató de moverlo hacia adelante para liberar el ancla.

La investigación de la Comisión de Conservación de Fauna Silvestre de la Florida también citó descuido e inexperiencia por parte de quienes operaban la embarcación como factores agravantes. La combinación de errores tuvo lugar con la llegada de una tormenta, lo que provocó muy malas condiciones en el agua.

Marquis Cooper, linebacker de los Oakland Raiders, el lineman defensivo independiente de la NFL Corey Smith y los ex jugadores de la Universidad del Sur de la Florida (SFU), William Bleakley y Nick Schuyler salieron de Clearwater Pass en la mañana del 28 de febrero para irse a pescar frente a las costas.

El único sobreviviente fue Schuyler, a quien rescataron dos días después todavía aferrado al bote. Los otros tres hombres no han aparecido.

En una entrevista con la AP, Schuyler relató lo siguiente:

Temprano en la mañana, los cuatro se fueron a pescar a más de 50 millas de la costa en el barco de Cooper, de 21 pies. Llevaban neveras portátiles con hielo, bebidas, comida y cerveza. Todos llevaban indumentaria gruesa y jackets.

Aproximadamente a las 5:30 p.m. quisieron recoger el ancla y regresar a tierra, pero el ancla estaba trabada. Bleakley sugirió atarla al yugo y encender el motor del bote para halarla.

Cuando Cooper trató de hacer andar el barco, éste se sumergió y se volcó, lanzándolos a todos al agua. Todos trataron de enderezar al barco parándose a un lado de éste, pero eso no dio resultado y Bleakley nadó por debajo y sacó tres chalecos salvavidas, una nevera portátil grande y un cojín de flotación grande y también portátil.

Bleakley, que según Schuyler le salvó la vida, utilizó el objeto flotante, descrito como "un cojín''. Los otros tres llevaban chalecos.

Los individuos aparentemente usaron todo lo que había a su alcance para salvarse: Schuyler le dijo al investigador de la agencia, Jim Manson, que trataron de utilizar señales luminosas, pero estaban mojadas. Cuando trataron de usar sus teléfonos celulares, que se hallaban en bolsas de plástico, no había señal.

Sabían como pasaban las horas porque Schuyler tenía un reloj con una luz y podía verlo. Según él, aproximadamente a las 5:30 a.m. al día siguiente, Cooper no reaccionaba. Schuyler y Bleakley trataron de revivirlo sin éxito.

Le quitaron a Cooper el cojín flotante y Bleakley se lo puso. Entonces el linebacker de los Oakland Raiders se separó del bote. Aproximadamente una hora después, Smith empezó a mostrar "posibles síntomas extremos de hipotermia''. Se quitó el salvavidas y se separó también del bote. Quedaban sólo los dos compañeros del equipo universitario, que siguieron juntos hasta que Bleakley se debilitó y se quitó su salvavidas también.

Schuyler dijo que le pareció que Bleakley murió aferrado a él. Lo soltó, y Bleakley se alejó flotando.

Manson indicó que haber movido el ancla a la popa del bote contribuyó a la inestabilidad de la embarcación cuando trataban de liberarla. Describió eso como un error que, aunque tal vez ocurre a diario, un marino más experto sabría cómo manejar.

Manson recomendó cortar la soga si los boteros no pueden liberar un ancla trabada. La agencia aconseja a los marinos que tomen algún curso de seguridad y dejen un plan detallado con amistades o familiares.

Cooper, propietario de la lancha, tenía más de 100 horas de experiencia pero no carecía de educación formal, y había estado tomando, de acuerdo con el reporte.

  Comentarios