Sur de la Florida

Al ‘Pablo Escobar’ guatemalteco lo buscaron hasta con helicópteros. Ahora pasará una década en prisión

Imagen de archivo de una incautación de cocaína en Colombia.
Imagen de archivo de una incautación de cocaína en Colombia. AFP/Getty Images

José Manuel López Morales, un poderoso narcotraficante guatemalteco conocido como ‘Ché Manuel’, logró escaparse de varios operativos en su carrera criminal, pero no de una larga condena que lo tendrá más de una década en una prisión federal de Estados Unidos.

El capo fue condenado este jueves a 11 años de cárcel al ser hallado culpable en la corte federal de Miami de tráfico de drogas a través de una operación desde el 2013 con tentáculos en Colombia, Venezuela, Honduras, Guatemala y México, según documentos del tribunal.

Aunque inicialmente se declaró inocente de los cargos, en una audiencia de noviembre aceptó su responsabilidad de ser un enlace clave para el envío de coca desde Colombia hasta Centro América para llevar hasta EEUU.

El capo mencionó en su declaración de culpabilidad dos envíos de droga específicos: un cargamento que salió desde La Guajira, Colombia, a Guatemala en enero del 2014 con casi media tonelada de cocaína (450 kg), y otro de abril del mismo año que fue interceptado en Honduras con 743 kg de droga.

Su nombre está relacionado con los hermanos Valle Valle, narcotraficantes hondureños con quienes conspiraba para traficar droga desde Honduras y que en septiembre del año pasado fueron condenados a 23 años de cárcel en EEUU en el mismo tribunal de Miami.

‘Ché Manuel’ era considerado por las autoridades como uno de los grandes capos del departamento de Chiquimula, la principal entrada terrestre de cocaína en Guatemala, de acuerdo con el portal Plaza Pública.

En Chiquimula era una especie de Pablo Escobar: en Navidad regalaba canastas con comida y dinero a los más pobres, tal vez buscando lealtad y la complicidad de sus vecinos.

El tributo era tal que el estadio municipal fue nombrado “Che Manuel”. Su tío Mario Rolando Lemus es el acalde de San Juan Ermita.

Su captura y extradición a EEUU aún es un misterio en Guatemala. Solo se sabe que desapareció de un momento a otro, sin dejar rastro.

En los documentos de la Corte Federal del Distrito Sur de Florida dice que fue extraditado, pero no desde dónde, y que su arresto —el día que puso un pie en EEUU— fue el 17 de agosto del 2017.

Fueron varios los operativos entre las autoridades locales y la DEA para dar con su captura.

En uno de ellos participaron 50 policías y soldados y se usaron cuatro helicópteros en una operación de más de 8 horas en varios municipios de Chiquimula, entre ellos San Juan Ermita. Esa vez tuvo suerte y logró escapar.

Su esposa Deidy Nufio Franco de López y su guardaespaldas fueron detenidos, reportaron medios locales.

Siga a Catalina Ruiz Parra en Twitter: @catalinaruiz.

  Comentarios