Sur de la Florida

Cursos de nivel avanzado en secundaria enfrentan paradoja

Para comprender el conflicto entre el mejoramiento de las evaluaciones escolares y el empobrecimiento del presupuesto de los distritos escolares del sur de la Florida, basta con echar un vistazo a los cursos de Nivel Avanzado (Advanced Placement, o AP).

La evaluación de las escuelas secundarias comenzará a partir del año próximo a hacer menos énfasis en las pruebas FCAT y más en los rigurosos cursos AP de nivel de college. Al mismo tiempo, las escuelas tendrían menos dinero en bonos para maestros, materiales escolares y pagos de exámenes para financiar los cursos AP.

El dilema podría forzar a los distritos escolares de Miami-Dade y Broward, escasos de fondos, a desviar recursos de otros programas hacia los AP, o arriesgarse a que las notas bajen.

"No tiene sentido alguno'', dijo Melissa Gleissner, madre de familia en West Broward High School de Pembroke Pines, quien se ha comunicado por correo electrónico con otros padres sobre los posibles recortes. "Se están contradiciendo a sí mismos''.

El estado da dinero a los distritos escolares para entrenar a los maestros de AP y para comprar libros de texto y otros materiales, desde calculadoras y equipos de laboratorio de alta tecnología hasta grabadoras para estudiantes de idiomas extranjeros. Asimismo, recompensa a los maestros con un bono de $50 por cada estudiante que saca tres puntos o más en el examen de AP, en una escala máxima de cinco puntos.

Los distritos escolares cubren ahora el costo de los exámenes AP --$86 por cada prueba de clases que van desde gobierno comparativo hasta cálculo y ciencia computacional. Eso sumó este año unos $2.3 millones en Miami-Dade y $1.9 millones en Broward.

En el peor de los casos, si se reciben menos fondos estatales eso llevaría a que los estudiantes tuvieran que pagarse el costo de los exámenes, dijo Beatriz Zarraluqui, directora administrativa de la división de programas académicos avanzados de Miami-Dade, aunque eso sería una medida de último recurso.

"Los estudiantes cuyos padres puedan pagar los exámenes podrán tomarlos'', dijo. "Y aquellos cuyos padres no puedan, desgraciadamente no podrán''.

La propuesta presupuestaria del Senado de la Florida reduce a la mitad los fondos para entrenamiento y materiales educacionales, que ya fueron recortados el año pasado por los legisladores, y disminuyen los bonos a los maestros a $40 por cada estudiante que saque tres puntos o más en el examen de AP.

El presupuesto de la Cámara no disminuye los fondos de AP. Ambos órganos legislativos tienen que negociar ahora un compromiso en sus presupuestos.

Los legisladores de ambas cámaras se han jactado de que han mantenido estables los fondos estatales por estudiante, pero para hacerlo reasignaron y recortaron fondos destinados a la educación.

Los recortes podrían causar que haya menos clases, o que las escuelas no puedan comprar otros libros, como novelas para los cursos de literatura de AP.

A pesar de la popularidad de los cursos AP entre los maestros, algunos temen que la disminución en los bonos atraerá a menos educadores a impartir esas clases, que por lo general exigen más horas de planeamiento y calificación. Los recortes del año pasado eliminaron las clases de entrenamiento de verano para los maestros de AP en Miami-Dade.

"Muchos maestros no querrán dar clases de AP a menos que les demos el apoyo debido'', dijo Cynthia Park, directora de programas académicos avanzados del distrito escolar de Broward.

Jenny Krugman, vicepresidenta de la región del sur de la Junta de College, que produce el programa AP, atribuyó el florecimiento de los cursos de AP en la Florida en la última década a los bonos y otros fondos estatales.

Estudios de la Junta de College han mostrado que los estudiantes de AP tienen mejores resultados en college, incluso si no reciben una nota por encima de 3 en los exámenes, y tienden a graduarse en cuatro años, lo cual trae como consecuencia ahorros para sus familias y para el estado.

pmazzei@MiamiHerald.com

  Comentarios