Sur de la Florida

Dinero federal evita recorte del presupuesto estatal

Aunque el gobernador Charlie Crist apoyó el plan de gastos demócrata, es posible que republicanos de la Cámara estatal rechacen parte del dinero.
Aunque el gobernador Charlie Crist apoyó el plan de gastos demócrata, es posible que republicanos de la Cámara estatal rechacen parte del dinero. AP

El estado está a punto de recibir $4,000 millones de dinero federal de estímulo para construir carreteras, servir más comidas a las personas mayores, mejorar el aislamiento de las viviendas de los pobres e incluso para enfrentar los fuegos forestales.

Sin esa masiva infusión de efectivo federal, la legislatura estatal tendría que recortar algunos programas políticamente impopulares del presupuesto actual, que tiene un déficit de $700 millones.

Pero al contar con ese dinero extra, un panel especial dijo que la Comisión Presupuestaria Legislativa probablemente aprobará todos los gastos nuevos en unas pocas horas del miércoles. El dinero no sólo evitará que los legisladores agonicen tratando de recortar el presupuesto, toda vez que también ampliará los programas destinados a ayudar a los desempleados que buscan nuevos trabajos, capacitación laboral y sellos de alimentos.

"Muchos de estos programas más que importantes son vitales'', dijo el senador Mike Fasano, un republicano de New Port Richey que forma parte del comité de presupuestos.

Fasano señaló que el paquete de estímulo, de unos $13,400 millones a lo largo de tres años fiscales, tiene dos aspectos: expandir la red de seguridad para ayudar a las personas con necesidades y estimular los proyectos de construcciones que ponen más gente a trabajar.

Entre los 21 programas diferentes que deben recibir dinero federal en el año fiscal en curso, que finaliza el 30 de junio, cerca de $1,400 millones se emplearán en proyectos que pueden construirse a la mayor brevedad.

El estado estima que se crearán o salvarán por lo menos 55,000 empleos mediante los proyectos de construcción de carreteras, como es el caso de $87 millones para la reconstrucción de las sendas para cambiar de vías en las supercarreteras Dolphin y Palmetto, o la construcción de un intercambiador en la supercarretera Selmon en la Séptima Avenida en Hillsborough.

"Estamos cumpliendo con los propósitos del paquete de estímulo. Estamos empleando el dinero y sacándolo a la calle para ayudar a crear trabajos'', dijo Stephanie Kopelousos, secretaria del Departamento de Transportes de la Florida.

La mayor cantidad de dinero es la de $1,800 millones para Medicaid. El gasto de Medicaid creció un 9 por ciento el año pasado, lo que provocó un déficit de $300 millones en el programa de seguro médico estatal-federal. En la actualidad, cerca del 14 por ciento de la población del estado recibe los servicios de Medicaid.

Pero no todo el dinero quedará en el programa. Unos $900 millones de dinero de Medicaid se están transfiriendo para equilibrar el resto de la parte del presupuesto que resulta deficitario.

Sin embargo, si la economía se sigue deteriorando, quizás no sea suficiente. Incluso con todo el dinero del estímulo federal, los legisladores esperan terminar el año fiscal con sólo $200 millones de ahorro.

En el próximo año fiscal, que comienza el primero de julio, los legisladores planean dedicar más dinero de Medicaid para hacer frente a un déficit presupuestario mayor: $3,000 millones. Y esto es así después que los legisladores inyecten otros $5,000 millones del dinero federal de estímulo al déficit presupuestario del 2009-2010.

Los abogados de los pobres y las personas mayores, como el senador demócrata Nan Rich, de Weston, han criticado la transferencia de dinero de Medicaid calificándola de ‘‘juego de las tres tapitas''. Pero los republicanos que controlan la legislatura dicen estar obligados a traspasar el dinero de Medicaid para evitar otros recortes presupuestarios y los grandes aumentos de impuestos.

Georg Sheldon, jefe del Departamento de Niños y Familias del Estado, dijo que su agencia necesita más dinero para contratar personal adicional que conteste los teléfonos y procese las solicitudes de sellos de alimentos. Casi uno de cada diez floridanos necesita comidas subsidiadas. Y unos 850,000 se encuentran desempleados.

El presidente de la Comisión Presupuestaria Legislativa, el republicano David Rivera, expresó que el estado gastará el dinero porque pertenece a los contribuyentes de la Florida.

Agregó que todo, desde las comidas a las personas mayores hasta el aislamiento de las viviendas de floridanos de bajos ingresos y la construcción de carreteras "puede ejercer un influjo positivo en la reactivación de nuestra economía y la creación de empleos, lo que justamente constituye el mandato del gobernador Crist y la Legislatura''.

En un principio, cuando se debatía el paquete de estímulo que propusiera el gobierno de Obama, los republicanos en el Congreso criticaron el plan por considerarlo un gasto innecesario. Sólo tres republicanos en el Senado votaron por él.

Aunque el gobernador republicano Charlie Crist apoyó calurosamente el plan de gastos demócrata, algunos republicanos miembros de la Cámara estatal sugirieron que podrían rechazar parte del dinero. Al final, la Legislatura probablemente rechace unos $440 millones de compensación adicional a los trabajadores, que podría generar impuestos más elevados a los negocios.

Los legisladores tomarán los $13,000 millones restantes.

"Tenemos que gastar lo que tenemos'', dijo el representante Bill Galvano, republicano por Bradenton. "Muchos de nosotros, en este punto, estamos más allá de consideraciones filosóficas''.

mcaputo@MiamiHerald.com

  Comentarios