Sur de la Florida

Comisionados de Miami-Dade utilizan agentes de policía como choferes

El comisionado de Miami-Dade, José "Pepe'' Díaz.
El comisionado de Miami-Dade, José "Pepe'' Díaz.

A pesar de recibir un estipendio mensual de $800 para transporte, varios comisionados de Miami-Dade utilizan agentes de policía para que los trasladen en autos del Condado, lo que cuesta a los contribuyentes cientos de miles de dólares al año en pagos extra y suscita temores de un abuso personal del dinero público.

Al comisionado José "Pepe'' Díaz lo transportaron por lo menos 144 veces en el 2007 y el 2008, y el agente fue Kevin Greenwood, uno de los oficiales de orden de la comisión que suministran seguridad en reuniones y últimamente se han convertido esencialmente en choferes personales de un grupo de comisionados.

Los servicios de Greenwood frecuentemente se extendían más allá de su turno normal de ocho horas, según muestran sus registros firmados, lo cual le permitió cobrar tiempo extra por lo menos en 125 viajes. Algunas noches trabajó más horas de lo habitual, dejando al comisionado a medianoche o más tarde aún por lo menos 15 veces.

Ser el chofer personal del comisionado Díaz hizo que el salario básico de $85,050 de Greenwood aumentara a $1412,240 el año pasado.

Otro agente, Paul Hernández, llevó a Díaz a la gran apertura del Hotel Fontainebleau, repleto de celebridades, en Miami Beach el pasado otoño, y registró 27 horas de tiempo extra durante el fin de semana.

En un mensaje electrónico el viernes, Díaz no quiso discutir lo del Fontainebleau, pero dice que utilizó al oficial de orden para cumplir con sus obligaciones.

"Como saben, las responsabilidades de un comisionado del Condado se extienden mucho más allá de reuniones en el Stephen P. Clark Center'', dice el mensaje. "He usado oficiales de orden cuando ha sido necesario para garantizar mi seguridad''.

Aunque Díaz parece ser el que con más frecuencia ha usado el servicio, no es el único por cierto.

Los comisionados Bruno Barreiro, Audrey Edmonson y Barbara Jordan están entre los otros que lo han hecho, según un repaso hecho por el Miami Herald de las registros de actividades de los oficiales.

La práctica ha triplicado el número de agentes de policía que trabajan para la comisión desde el 2002, y aumentado el costo para los contribuyentes de $211,000 a $743,845 en el 2008, según muestran los archivos de pagos.

El número de 13 comisionados no ha cambiado en ese período de tiempo.

Dennis Moss, recién elegido presidente de la Comisión, que maneja él mismo su auto al ayuntamiento del Condado y a casi todas las actividades públicas, envió un memorando a la Comisión el 25 de marzo, estableciendo estrictas reglas nuevas sobre cómo se debe hacer uso del equipo de seguridad de la Comisión.

"Los oficiales de orden no son choferes personales y no están asignados específicamente a ningún comisionado'', dijo Moss.

Prohibió explícitamente a sus colegas que utilizaran tiempo de trabajo para gestiones personales, o que se les acompañara fuera de la ciudad o el "transporte personal para familiares en situaciones irrelevantes a asuntos del Condado''.

Moss añadió que su oficina va a revisar todas las solicitudes de tiempo extra y las aprobará solamente cuando sea necesario.

Los choferes, armados pero sin uniforme, son parte de una creciente lista de beneficios que los comisionados del Condado se han concedido en años recientes, incluyendo un cofre cada vez mayor de dinero del fisco que distribuyen con pocas reglas y poca supervisión entre los votantes de sus distritos. El total actual excede $700,000 por comisionado al año.

Aunque los sueldos oficiales de los comisionados ($6,000 al año) es bajo, los comisionados reciben anualmente más de $50,000 derivados de la acumulación de otras cosas tales como una cuenta de gastos de $24,000, un bono ejecutivo de $10,000 y la asignación para el auto, que totaliza $9,600 al año.

En un momento en el que los servicios esenciales del condado se ven amenazados por la disminución de los ingresos por impuestos, algunos miembros de la comisión consideran que no es correcto que a ciertos colegas los estén paseando con choferes.

El comisionado Carlos Giménez, cuyo nombre rara vez aparece en los registros diarios, observó que cada comisionado ya recibe el estipendio del fisco para arrendar un auto si quiere. "Se supone que uno use ese auto para cosas del condado'', dice Giménez.

La comisionada Sally Heyman, cuyo nombre aparece en uno de los registros de los oficiales de orden 53 veces, dice que ella tuvo que valerse de alguien que le hiciera de chofer porque una vez, antes de someterse a cirugía, estuvo usando relajantes musculares y medicamentos para el dolor.

"Creo que el memorando que envió Dennis es responsable y prudente'', dice Heyman. ‘‘Es hora de reevaluar el uso de los oficiales de orden para otros propósitos condales''.

Ninguno de los oficiales contactados por el periódico quiso hacer comentarios, alegando que no tenían autorización para hablar con los medios de noticias.

El periódico revisó los registros diarios, escritos a mano, que muestran cuándo vinieron a trabajar, cuándo se fueron, y a qué comisionados transportaron.

René Cortinas López llevó al entonces presidente de la Comisión Bruno Barreiro 100 veces en el 2007 y el 2008, según la documentación. También hizo lo mismo frecuentemente con Díaz y Edmonson.

López recibió la mayor cantidad de tiempo extra del grupo en el 2008, lo que aumentó su paga anual de $79,410 a $141,107, equivalente a un 78 por ciento.

Barreiro dijo que él ha pedido transporte cuando iba a reuniones en lugares distantes como el norte de Broward o Palm Beach, o cuando tenía que hacer varias paradas el mismo día.

"Eso es un buen uso'' del tiempo del oficial, dice Barreiro. "Uno tiene que ir a dos o tres actividades y entregar una proclama, o un certificado''.

Jorge Brito llevó a comisionados a lugares en 190 ocasiones en el 2008, y 144 de dichos viajes lo llevaron a tener horas extra. Los comisionados Joe Martínez, Natacha Seijas, Díaz, Edmonson y Heyman todos utilizaban frecuentemente a Brito, cuyo salario subió de $84,690 a $136,353.

Griselle Marino, una portavoz de la Comisión, dijo que Seijas también tuvo problemas de salud que le impidieron conducir durante algún tiempo.

Owen Ferguson, que se sumó al equipo de oficiales de orden el año pasado, transportó a Jordan 54 veces de fines de junio a mediados de diciembre; la mitad de ese tiempo fue tiempo extra.

"No dudo lo que hay ahí'', dijo Jordan el viernes. "De haber sabido que lo del tiempo extra era de importancia, no habría seguido valiéndome de oficiales de orden''.

Añadió que cuando la llevaban a los lugares tenía tiempo para hacer llamadas telefónicas y chequear su correo electrónico, algo que ahora hace en casa.

Michael Roan, otro oficial de orden, transportó a Edmonson 89 veces de marzo del 2007 a diciembre del 2008, trabajando tiempo extra en 52 de esas ocasiones.

"Si eso es la verdad, publíquenlo'', dijo Edmonson. Contactada por su teléfono celular, dijo que estaba en una reunión en Washington D.C. y no tenía tiempo de responder a más preguntas.

En total, siete oficiales de orden han cobrado $630,000 de tiempo extra desde el 2006, en gran medida por transportar a comisionados. De ese dinero, más de $250,000 se cobraron en el 2008.

En una entrevista el lunes, Moss no quiso citar abusos específicos ni explicar en detalle sus motivos para intentar frenar el asunto.

"Era importante establecer reglas'', dijo Moss. "Ahora todo el mundo puede actuar de acuerdo con eso''.

Después de haberlo consultado con abogados del condado, Moss le entregó al Miami Herald los registros diarios de la mayor parte del 2007 y el 2008, pero no divulgó detalles sobre cómo se han usado los oficiales de orden desde que él asumió el cargo de jefe en enero.

"En estos momentos no se están manteniendo archivos'', dijo Roan, a quien Moss nombró sargento de orden principal.

  Comentarios