Sur de la Florida

Se acerca el fin del pago con efectivo en carreteras

La plaza de peaje del Gragnity Parkway será la primera demolida.
La plaza de peaje del Gragnity Parkway será la primera demolida. The Miami Herald

La era de preguntar cómo llegar a algún lugar y ver un rostro humano en las estaciones de peaje de las principales autopistas del sur de la Florida está a punto de acabar.

En junio o julio los cobradores de peaje de Gratigny Parkway comenzarán a distribuir volantes anunciado que pronto no se aceptará efectivo y el peaje sólo se podrá pagar electrónicamente.

Gratigny será la primera de las seis autopistas más transitadas de Miami-Dade que implemente el sistema, que usará aparatos SunPass o videofacturas, que fotografían la placa del vehículo y le envía la factura al propietario.

Las demás autopistas que instalarán el sistema durante los próximos tres o cuatro años son Don Shula, Snapper Creek, Dolphin y la del Aeropuerto --todas administradas por Dirección de Autopistas de Miami-Dade, como Gratigny--, así como la Extensión del Turnpike a Homestead, que opera el Departamento de Transporte de la Florida.

El sistema estatal del Turnpike planea convertir con el tiempo todas sus autopistas al peaje electrónico, pero no se ha establecido cronogramas para otras vías además de la vía principal del Turnpike y del Sawgrass, dijo Sonyha Rodríguez-Miller, portavoz del Turnpike.

Se espera que el sistema se complete en las vías operadas por la Dirección de Autopistas de Miami-Dade para el 2012 o el 2013, afirmó la portavoz Cindy Polo-Serantes.

Funcionarios de la entidad informaron de que será el primer sistema de autopistas del país en implementar en toda su extensión el peaje electrónico.

Aunque los funcionarios de la Dirección de Autopistas de Miami-Dade dicen que el nuevo sistema aliviará la congestión y mejorará la seguridad en las vías, la medida ha alarmado a algunos funcionarios electos que la consideran injusta con los conductores que no tengan SunPass, especialmente los conductores de otros estados.

"¿Qué vamos a hacer con los turistas de otros estados que no tengan SunPass y no hayan alquilado un carro?", preguntó la alcaldesa de Miami Beach, Matti Herrera Bower, durante una reunión reciente de la Organización de Planificación Metropolitana, en la que el director ejecutivo, Javier Rodríguez, esbozó el plan.

Rodríguez dijo que los conductores de otros estados recibirán una factura cuando regresen a casa. Agregó que los que alquilan autos tienen la opción de añadir los cargos de peaje electrónico a sus tarjetas de crédito como parte del sistema de videofactura entre la Dirección y las principales agencias de alquiler de carros.

En una entrevista, el director municipal de Ingeniería, Alfred Lurigados, dijo que los visitantes que usen las carreteras de peaje regularmente recibirán una factura.

Los que las usen de vez en cuando no se verán afectados. La Dirección estima que sólo entre 1 y el 3 de sus aproximadamente 800,000 usuarios diarios son de otros estados.

Los trabajos comenzarán este año, probablemente en el otoño, para convertir la Gratigny al sistema de peaje a carretera abierta, como se le denomina técnicamente.

Se instalarán estructuras sobre las sendas este y oeste para sostener los detectores automáticos, que cobran el peaje a los vehículos.

Polo-Serantes, la portavoz de la Dirección, dijo que la demolición de la estación de cobro de peaje de Gratigny será la próxima primavera, convirtiendo la Carretera Estatal 924 en la primera carretera abierta de peaje del sur de la Florida.

Más adelante este año comenzarán obras similares en la Extensión de Homestead del Turnpike, donde se demolerán las garitas de cobro y se reemplazarán con torres de detectores, dijo Rodríguez-Miller, portavoz del Turnpike, quien agregó que se espera que las obras se concluyan para finales del 2011. En cuanto a los empleados de las estaciones de peaje, Rodríguez le dijo a Herrera Bower que como son trabajadores por contrato no tendrán que cobrar el peaje, pero tampoco quedarán desempleados.

Se dará empleo a los 107 cobradores de peaje que trabajan en las garitas de la Dirección en una instalación creada para detectar infracciones de peaje o enviar facturas a los turistas que usen las carreteras regularmente, según Lurigados.

Portia Mack, de 20 años, una de las cobradoras de peaje de Gratigny, afirmó que estaba impaciente por comenzar sus nuevos deberes en el centro de procesamiento de peaje.

"Nos dan la oportunidad de trabajar en la oficina central, así que allá me voy, a detectar infracciones, leer los números de placa y enviar multas a los que pasan sin pagar o cometen otra infracción'', apuntó.

Al preguntársele qué pensaba del fin de las garitas de peaje en el sur de la Florida, Mack respondió: "Llevo tanto tiempo aquí que puede resultar extraño que no haya nadie para decir ‘Hola, buenos días, gracias'. . . Pero será más fácil para algunos''.

  Comentarios