Sur de la Florida

Misterio rodea la muerte en público de 21 caballos

La horrible muerte en público de 21 caballos antes de un torneo de polo en el Condado Palm Beach probablemente fue accidental, dijeron el lunes autoridades policiales.

Aunque las autoridades han iniciado una investigación del fallecimiento en masa el domingo, reconocen que no hay pruebas de ninguna actividad intencional o ilegal.

La Policía de Palm Beach y la Policía Agrícola trabajan juntas para determinar qué mató a los caballos en el International Polo Club Palm Beach.

Buena parte de la investigación depende de los resultados de las autopsias, que supervisa el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor.

Los resultados de las pruebas, que se realizan en una clínica de Kissimmee y en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de la Florida, pudiera demorar días o semanas.

"Probablemente resulte un accidente, pero tenemos que esperar los resultados'', dijo Gregory Richter, capital de la Policía de Palm Beach. "No creemos que haya sido intencional, pero puede haber habido negligencia''.

Ha habido muchas especulaciones entre los veterinarios desde que los caballos enfermaron y murieron frente a miles de horrorizados espectadores en el U.S. Open Polo Championship. Los caballos ni siquiera llegaron al campo de juego, desplomándose en un área visible desde las gradas.

Las muertes podrían deberse a una toxina no identificada, aunque puede haberse debido a un envenenamiento alimentario, vitaminas o suplementos, afirmaron el lunes veterinarios.

Los animales eran del equipo Lechuza Caracas, propiedad de un venezolano, y todos procedían de Sudamérica, según McElroy.

El lunes, Lechuza Caracas se retiró del U.S. Open, considerado el principal torneo de ese deporte en el país, según Tim O'Connor, portavoz del International Polo Club.

La entrada a las caballerizas de Lechuza Caracas en Wellington estaba cerrada el lunes por la tarde y había colocadas numerosas flores frente a la propiedad en homenaje a los caballos fallecidos. "Estas muertes son muy poco comunes. Nunca ha sucedido algo de esta magnitud, por lo que me han dicho, en la historia del polo'', dijo John Wash, presidente de operaciones del International Polo Club. "Fue algo horrible que nunca podré olvidar''.

El Dr. Scott Swerdlin, veterinario de la Clínica Equina Palm Beach cerca de los terrenos del torneo, trató a uno de los caballos. Dijo que parecía que los animales habían muerto del corazón a causa de una toxina presente en los alimentos, vitaminas o suplementos, o alguna combinación de esos factores.

"Puede ser una combinación de algo que se dio a los caballos con un error lo que causó esta reacción tóxica'', declaró Swerdlin a los reporteros.

Otro veterinario presente dijo que algo provocó un fallo cardiaco en los caballos.

"Está claro que fue una intoxicación, está claro que fue algún tipo de veneno'', declaró el Dr. James Belden al Today Show de la cadena NBC.

Wash declaró el lunes a los reporteros que desestimaba cualquier infección por vías respiratorias. "Fue un incidente aislado que afectó sólo a un equipo'', dijo Wash.

"Fue algo devastador'', dijo. "Fue terrible ver tantos caballos enfermarse a la vez''.

Los veterinarios presentes trataron inmediatamente de auxiliar a los caballos con suero intravenoso, ventiladores, agua y hielo. También se colocaron grandes toldos azules para aislar a algunos de los caballos de la vista del público.

El equipo es propiedad del empresario venezolano Víctor Vargas, pero la mayoría de los caballos y jugadores son argentinos, dijo Swerdlin.

Lechuza Caracas ha participado en el U.S. Open desde 1999 y hace seis años llegó a las finales, según la página de internet de la Liga de Polo de América del Norte. Swerdlin dijo que el equipo tiene unos 60 caballos. Todos los que se enfermaron han muerto, agregó.

Los caballos del Lechuza Caracas eran sacados de los remolques el domingo por la tarde cuando dos se desplomaron y otros parecían desorientados, según el International Polo Club Palm Beach. Siete caballos murieron en el lugar y el resto mientras los trataban en otra parte o los transportaban a una clínica.

Vargas, de 55 años, es presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), que se ha ampliado con rapidez en los últimos años, gracias a una estrecha relación con el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Sus negocios incluyen petróleo, gas natural, seguros y bienes raíces, y es el presidente de la Asociación de Bancos de Venezuela.

Multimillonario, Vargas dice que tiene tres aviones, dos yates y seis casas.

Pero su pasión es el polo, que juega desde hace 20 años. Según el argentino Sebastián Merlos, considerado uno de los mejores polistas del mundo, Vargas es "uno de los mejores patrocinadores''.

Merlos declaró recientemente a la revista Polo Corporate que, a diferencia de otros patrocinadores, Vargas sabía mucho de caballos y disfrutaba la cría de caballos.

"Le gusta el ambiente de los establos más que destacarse en el campo de juego''.

Vargas es conocido por mantenerse alejado de la prensa, pero ha sido blanco de los fotógrafos desde que su hija menor, María Margarita, se casó con Luis Alfonso de Borbón, pretendiente a los tronos de Francia y España, y nieto del dictador Francisco Franco, en noviembre del 2004.

Lechuza Caracas tenía programado enfrentarse a Black Watch, equipo patrocinado por Ralph Lauren y dirigido por Neil Hirsch, cuando los caballos se enfermaron, reportó el Palm Beach Post.

El lunes Hirsch pidió en público que se sometan a prueba todos los caballos de polo para detectar cualquier irregularidad.

"Fue devastador'', declaró Hirsch al Post. "Es horripilante. No estoy diciendo que estaban dopados, lo que digo es que sería positivo para el deporte que los controlaran a todos''.

El terreno de polo en Wellington, una acaudalada comunidad de golfistas y polistas en el centro del Condado Palm Beach, celebra el U.S. Open todos los años.

El encuentro fue pospuesto y en su lugar se celebró un juego de exhibición con un equipo sustituto. El International Polo Club planea celebrar un homenaje a los caballos el jueves por la tarde.

Wash dijo que estos tipos de caballos cuestan entre $10,000 y $200,000 cada ejemplar.

Agregó que como los médicos determinaron que no se trataba de una infección, el torneo se reanudará el miércoles.

Este reportaje fue complementado con información de The Associated Press.

  Comentarios