Sur de la Florida

Misterio en torno a los casos de meningitis

La cepa de la meningitis, llamada W135, puede matar a una persona a las pocas horas de infectada, dijo el Dr. 
Vincent Conte, jefe médico del Departamento de Salud de Miami-Dade, quien aparece en esta fotografía de octubre del 2007.
La cepa de la meningitis, llamada W135, puede matar a una persona a las pocas horas de infectada, dijo el Dr. Vincent Conte, jefe médico del Departamento de Salud de Miami-Dade, quien aparece en esta fotografía de octubre del 2007. El Nuevo Herald

Expertos locales, estatales y nacionales están buscando pistas sobre cómo una rara y mortífera cepa de meningitis ha matado a cuatro personas e infectado a otras ocho en el sur de la Florida desde diciembre, un brote sin precedentes en Estados Unidos.

Funcionarios de salud de Miami-Dade revelaron el miércoles los casos de la cepa W135 de meningitis. El jueves, los funcionarios recomendaron la vacunación de los grupos de alto riesgo, fundamentalmente los que viven en espacios cerrados y poblados como los dormitorios escolares y las barracas militares.

"Estamos perplejos'', dijo Vicent Conte, del Departamento de Salud de Miami-Dade. "No parece haber ningún patrón. Tenemos casos en North Dade, South Dade, East Dade y West Dade. No hay un centro. Está en todas partes''.

"Nunca hemos tenido una transmisión como ésta en Estados Unidos'', dijo por su parte Amanda Cohn, médica especialista en meningitis en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta.

El último caso reportado fue el de una turista británica que murió el 7 de abril. Aunque el condado no reveló nombres ni detalles específicos sobre los casos, más allá de la edad y el sexo, los familiares identificaron a la víctima como Jade Thomas, una maestra de 26 años que estaba de vacaciones en la Florida celebrando su cumpleaños.

Los residentes del sur de la Florida se mantuvieron en calma pese a que la cepa W135 de meningitis puede tener una tasa de mortalidad de hasta 20 por ciento. Los médicos locales han reportado pocas llamadas de pacientes, la mayoría de los cuales preguntaba si sus vacunas estaban al día.

"Tuvimos un par de llamadas por teléfono'', dijo Norman Goldberg, pediatra del Hospital Bautista. "No creo que las noticias hayan tenido una plena resonancia''.

Cohn dijo que en Estados Unidos los CDC han visto casos individuales de la rápida y mortífera cepa, y que ha habido brotes en otras partes del mundo, incluyendo uno que afectó a los musulmanes que van en peregrinación a la Meca, y otro en Burkina Faso. Pero los CDC nunca han visto que 12 personas se hayan infectado en seis meses en un área, como sucedió en el sur de la Florida.

La cepa puede matar a las pocas horas de la aparición de los síntomas. Cualquiera que experimente fuerte dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez en el cuello debe ver a un médico inmmediatamente, advirtieron los funcionarios de salud pública.

"Es una enfermedad espantosa, pero no es muy infecciosa'', dijo Cohn. "No vamos a ver cientos y cientos de casos''.

Kimberley Shoaf, directora asociada del Centro para Salud Pública y Desastres de la Univeridad de California en Los Angeles, consideró que la cepa W135 es "increíblemente rara''.

"En los últimos cinco años no ha habido un solo brote (en Estados Unidos)'', dijo. Particularmente enigmáticas son las características demográficas de las víctimas, afirmó. Generalmente, la W135 afecta a los adolescentes, razón por la que los funcionarios de salud recomiendan la vacunación de los estudiantes que llegan a la escuela intermedia.

En el sur de la Florida, las víctimas tenían entre dos y 85 años de edad.

Y generalmente la enfermedad se encuentra en instituciones como dormitorios de college, cárceles y hospitales psiquiátricos, afirmó.

De los 12 casos, 10 fueron en Miami-Dade, incluyendo la turista británica. Hubo una víctima en Broward y otra en Palm Beach.

Conte dijo que el condado está trabajando con epidemiólogos del Departamento de Salud de la Florida para investigar las infecciones. Expertos de los CDC están monitoreando la situación pero el brote no ha llegado al nivel en que los CDC mandarían expertos al sur de la Florida, explicó.

La meningitis es una infección del fluido de la médula espinal y de las membranas que rodean al cerebro. Además de la muerte, la enfermedad puede producir daños cerebrales o la amputación de miembros si no se detecta a tiempo.

Hay una vacuna disponible para la cepa W135, pero no es la que se da habitualmente a los niños que entran en el kindergarten. La vacuna para W135 se llama MCV4 y está hecha por Sanofi Pasteur.

ftasker@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios