Sur de la Florida

Cierran escuela por caso de gripe porcina en la Florida

Pacientes y empleados del Joe DiMaggio Children's Hospital usan protectores mientras permanecen en el centro donde se le ha diagnosticado el virus H1-N1 a una estudiante.
Pacientes y empleados del Joe DiMaggio Children's Hospital usan protectores mientras permanecen en el centro donde se le ha diagnosticado el virus H1-N1 a una estudiante.

Dos casos de gripe porcina se confirmaron el viernes en la Florida, incluyendo uno en el Condado de Broward. La escuela secundaria de Hallandale, donde estudia la muchacha de 17 años que dio positivo, cerrará de lunes a miércoles como resultado.

La estudiante, que se está recuperando, viajó recientemente a México con su familia. El último día que fue a la escuela fue el 23 de abril. El Departamento de Salud de Broward está investigando si otros muchachos de la escuela pudieran estar enfermos, dijo John Livengood, epidemiólogo del departamento.

El otro caso en la Florida es el de un jovencito de 11 años en el Condado de Lee. El Condado de Miami-Dade todavía no tiene ningún caso confirmado. Los 20 casos sospechosos que se mandaron a los laboratorios estatales el miércoles dieron negativo.

En todo el país, la nueva gripe, ahora llamada H1N1, sigue propagándose. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aumentaron el número de casos confirmados a 141 en 19 estados, sin contar los nuevos casos en la Florida. El jueves, la cifra era de 109 casos en 11 estados.

Sin embargo, el brote de gripe porcina que ha alarmado al mundo desde hace una semana ahora parece menos ominoso. El virus muestra poca fuerza en las ciudades y los científicos piensan que carece del poder genético de antiguos virus mortíferos.

El viernes, el presidente Barack Obama expresó esperanzas de que pudiera no ser más perjudicial que la gripe corriente.

En la ciudad de Nueva York, que tiene el mayor número de casos confirmados de gripe porcina en EEUU, con 49, el virus no se ha propagado mucho más allá de casos vinculados con una escuela católica. En México, el epicentro del brote, muy pocos parientes de las víctimas parecen haberse contagiado.

Un experto dijo no ver ninguna razón para creer que el virus sea particularmente letal. Y un científico federal dijo que la estructura genética del germen carece de algunos de los rasgos de la mortífera cepa de 1918 y de la más reciente gripe aviaria.

Con todo, es demasiado temprano para estar seguro de lo que el virus pueda hacer. Expertos dicen que lo único prudente es prepararse para lo peor. Pero en un mundo preocupado por una pandemia mundial, la esperanza es bienvenida.

"Pudiera ser que el H1N1 se desarrolle como las gripes ordinarias, en cuyo caso no nos harán falta todos esos preparativos'', dijo Obama usando el nombre científico de la gripe.

El Presidente subrayó sin embargo que el gobierno estaba tomando el virus muy seriamente, añadiendo que aunque en esta ocasión el brote pueda ser benévolo, el virus pudiera regresar en una forma más letal durante la próximo temporada de gripe.

En México, donde la gripe porcina ha matado a por lo menos 15 personas y hay más de 300 casos confirmados, el secretario de Salud dijo que pocos parientes de los 86 sospechosos de gripe porcina habían contraído el virus. Sólo cuatro de los 219 parientes investigados resultaron casos probables.

Marcelo Ebrard, el alcalde de Ciudad México, también dijo el viernes que no se habían reportado nuevas muertes durante la noche, algo que ha sucedido por primera vez desde hace una semana, cuando se declaró el estado de emergencia.

En una información dada por los CDC ayer, la doctora Nancy Cox, directora de la división de influenza de la agencia, dijo que estudios del virus en seis países, incluyendo Estados Unidos, Canadá y México, están encontrando que las cepas de los diferentes países eran entre 99 y 100 por ciento idénticas. Es una excelente noticia, dijo, porque esto indica que el virus no está mutando.

"Significa que será un poco más fácil hacer una vacuna'', dijo.

En la secundaria de Hallandale, que tiene una matrícula de 1,363, los estudiantes oyeron las noticias por el intercomunicador justo después de almuerzo.

"Me sorprendió un poco'', dijo Malcom Jones, un senior de 19 años. "No creí que fuera a llegar a la Florida''.

Sin embargo, nadie se fue temprano. "Los administradores lo mantuvieron todo tranquilo'', dijo Jones.

Los padres y los miembros de la facultad fueron notificados por un sistema telefónico automatizado.

"Estoy muy preocupada'', dijo Renee Hobbs-Johnson, una enfermera cuya hija de 16 años, Indya Murphy, es estudiante de segundo año en la secundaria Hallandale.

"Cada vez que veía las noticias, esperaba y rezaba por que nunca llegara a la Florida. Y resulta que no sólo llega sino que precisamente llega a la escuela de mi hija''.

Art Goldsmith, un maestro de biología de décimo grado en la secundaria Hallandale, dijo que los estudiantes de su clase habían estado preguntando sobre el virus.

"Todos los días empiezo diciendo: ‘Lávense las manos y eviten el contacto''' dijo.

Algunos muchachos han tenido síntomas de gripe, dijo, pero eso no es raro.

"Cuando uno está tratando con niños, siempre hay estornudos y catarros'', dijo Goldsmith.

Jim Notter, el superintendente de escuelas de Broward, dijo que personal con equipos de protección "va a limpiar completamente las instalaciones'' durante el fin de semana.

La decisión de cuándo volver a abrir la escuela se tomará el miércoles por la tarde; se notificará a los padres y empleados cuando se llegue a una decisión.

Los trabajadores sanitarios también están observando los contactos de los estudiantes.

Ayer por la mañana, ocho casos sospechosos de la Florida se habían remitido a los laboratorios de los CDC en Atlanta para su análisis final. Con los dos casos confirmados, la situación de los otros seis no estaba clara.

El gobernador de la Florida Charlie Crist declaró una emergencia sanitaria el viernes y orientó a la directora de Salubridad Ana Viamonte Ros a que ayudara a manejar la incipiente crisis. La doctora Viamonte Ross dijo que era probable que los dos casos no fueran aislados y que pronto se debía de reportar otros.

"No podemos pronosticar el curso de este brote, cómo va a afectar a nuestro estado'', dijo.

Viamonte Ros exhortó a la gente a lavarse las manos, evitar toser en las manos y quedarse en la casa si se sentían mal. Dijo que la gente no debía de tomar drogas antivirales a no ser que hayan sido recetadas por un médico, y dijo que estos no debían recetarlas a no ser que una persona estuviera enferma.

En Miami-Dade, donde el distrito ha tenido un plan de pandemia desde el susto de la gripe aviaria hace unos años, Jaime Torrens, que está a cargo del manejo de emergencias en las escuelas públicas del condado, dijo que no hay planes de cerrar ninguna escuela o cancelar ninguna actividad como resultado del caso confirmado de Broward.

"En los últimos 10 días, hemos estado en contacto con el departamento de Salud muchas veces durante el día', dijo Torrens.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios