Sur de la Florida

Miami-Dade necesitaba paralizar la construcción

Un joven chequea las obras de construcción de una vivienda en Iowa.
Un joven chequea las obras de construcción de una vivienda en Iowa. AP

El número de viviendas unifamiliares en Miami-Dade cuya construcción se puso en marcha durante los primeros tres meses del año: apenas 43. El número de nuevos condominios en Broward: dos.

La construcción de nuevas viviendas era prácticamente inexistente durante los primeros tres meses del año en el sur de la Florida, secando una de las principales fuentes de empleo de la región, mientras los bancos eliminaban los préstamos para nuevos proyectos, los constructores se esforzaban por vender viviendas existentes, los compradores se cruzaban de brazos, y las compañías de construcción cesanteban a muchos empleados, de acuerdo con un informe publicado el lunes por Metrostudy, una firma nacional de investigación del mercado de la vivienda.

Aunque los números parecen descorazonadores, analistas del mercado inmobiliario e incluso constructores de viviendas opinaron que tiene que haber una congelación antes de que haya un deshielo. Ellos se alegraron del alto de la construcción en una región en que se construyó demasiado durante el boom de la vivienda.

Algunos analistas del mercado inmobiliario insisten en que es necesaria una paralización casi total de las nuevas construcciones para que un mercado inmobiliario con un inventario atestado de viviendas sin vender pueda salir poco a poco del hueco.

"En este momento, ningún comienzo es bueno'', dijo Adam Greenberg, director administrativo de BayBridge Real Estate, una firma de asesoría con sede en Miami. "Eso es realmente lo que necesitamos para que haya una absorción y se estabilice el mercado. No importa cuánto se regule el mercado de la vivienda, ninguna regulación funcionará si se sigue inundando el mercado con unidades nuevas. Esto comenzará a dar valor a las unidades existentes''.

Las cifras publicadas el lunes por la Asociación Nacional de Corredores Inmobiliarios también fueron consideradas desde un punto de vista positivo. El índice mensual de ventas pendientes, que sigue la pista de los contratos de compra de viviendas, subió en marzo un 3 por ciento con respecto a febrero, y subió un 1 por ciento con relación al mismo mes del año pasado.

"Miami-Dade fue gravemente afectada por el boom de especulaciones'', dijo Brad Hunter, principal economista de Metrostudy, que tiene su sede en West Palm Beach. "El primer mercado en el país en desplomarse fue el de Las Vegas, y le siguió Miami''.

A medida que el fondo comienza a hacerse visible para los analistas y, en gran medida, para los compradores de viviendas, Hunter señaló que el número de nuevas viviendas que se venden está por fin creciendo más que el de las viviendas que se construyen.

El nuevo inventario, o sea, el número de viviendas en el mercado, también decreció.

El el sector unifamiliar, dijo, Miami-Dade ha visto decrecer su inventario en un 53 por ciento desde los primeros tres meses del 2007 y un 50 por ciento en Broward durante el mismo período. A los condominios no les va tan bien, así como a las casas unifamiliares adosadas, como los townhouses, afirmó Hunter.

"Miami está peor que muchos otros mercados, pero, en término de casas no adosadas, está mejorando con rapidez'', dijo.

  Comentarios