Sur de la Florida

Prepárese para pagar más impuestos

Tarde y extenuados, los legisladores de la Florida finalmente llegaron el lunes a un acuerdo para equilibrar el plan de presupuesto de $65,000 millones que toca la vida de todos los habitantes del cuarto estado más poblado del país.

Los legisladores decidieron aumentar los impuestos a niveles históricos, al igual que ciertos cargos, el costo de licencias y tarifas, en aproximadamente $2,000 millones, sobre los fumadores, dueños de propiedades, choferes, los que practican deportes y van a los parques, estudiantes universitarios y clientes de la aseguradora estatal Citizens Property Insurance Corp.

"Es razonable y responsable en la situación por la que pasamos'', dijo el representante Marcelo Llorente, republicano por Miami y uno de los encargados del presupuesto en la Cámara.

"Teníamos un déficit de $6,000 millones acumulado sobre $8,000 millones en reducciones durante los últimos dos años'', dijo. "De manera que tratamos de tomar decisiones responsables y comprender por lo que pasan las familias en la Florida''.

Con una inyección de $5,000 millones en fondos del paquete federal de estímulo económico, el presupuesto mejora ligeramente el gasto para los alumnos de kínder a grado 12 y reduce los pagos del Medicaid a los médicos y hospitales.

Los legisladores redujeron en 2 por ciento el salario de los empleados estatales que ganan más de $45,000 al año y redujeron la asignación del programa de becas Bright Futures, uno de los mayores programas dedicados a la clase media.

Después de un maratón de negociaciones durante el fin de semana, los negociadores de la Cámara y el Senado superaron el obstáculo final al decidir la reasignación de de la mitad de los $246 millones en el superávit del Medicaid para servicios hospitalarios de caridad. La otra mitad se distribuirá a los hospitales en el presente año fiscal, que concluye el 30 de junio.

A pesar del acuerdo, los demócratas y algunos republicanos se quejaron de que los líderes legislativos usaron indirectamente fondos del plan federal de estímulo para el Medicaid con el fin de cubrir otros huecos en el presupuesto.

El plan de presupuesto, que se imprimió el lunes por la madrugada, se debatirá inicialmente el jueves por la noche en el pleno. El período de sesiones debía haber terminado el viernes pero los legisladores no se pusieron de acuerdo en materia de impuestos, reducciones de presupuesto, ahorros y la ampliación de los juegos de azar.

Pero las negociaciones todavía no han concluido. El director de presupuesto del Senado, J.D. Alexander, comenzará a discutir con los representantes el destino de 32 propuestas de presupuesto en que todavía no se ha llegado a un consenso. Entre ellas:

* La ampliación del acuerdo de juegos de azar, que pudiera generar entre $300 millones y $500 millones.

* Aumento del impuesto al tabaco. El Senado quiere aumentar en $1 el impuesto al tabaco, pero la Cámara ha presionado por limitar la cantidad de dinero que las grandes tabacaleras han separado en casos en apelación vinculados a demandas de fumadores.

* Cobros judiciales. La Cámara y el Senado difieren en cómo aumentar los ingresos para mantener funcionando el sistema judicial.

* Transparencia en los gastos y la contratación. Alexander presiona por la aprobación de dos medidas para colocar en internet más información del presupuesto y limitar los contratos, que según dijo, pueden convertirse en "cheques en blanco'' para los grandes suministradores.

Esta fue la sesión legislativa en que la transparencia en el proceso de presupuesto fue objeto de un análisis inusitado. Los legisladores tuvieron que hacer frente a un enorme déficit conjuntamente con el encausamiento por parte de un jurado de instrucción del ex presidente de la Cámara Ray Sansom, acusado de abusar del proceso de presupuesto.

En medio de estos problemas, los legisladores no mostraron interés en aprobar proyectos de ley. Sólo avalaron 238, un promedio de 44 por ciento menos que en cualquier otro período de sesiones en los últimos 10 años.

Cuatro propuestas legislativas aprobadas este año pudieran dar a los electores voz sobre los impuestos y los gastos para el 2010. Las iniciativas preguntan a los electores si desean eliminar la financiación de las campañas políticas; pagar los servicios de bombero y rescatistas al eliminar una parte del impuesto a la propiedad a cambio de un aumento en el impuesto a las ventas; aumentar los impuestos locales para las escuelas y otorgar incentivos fiscales a los que compran su primera vivienda y a las propiedades no sujetas a la exención homestead.

El representante Ron Saunders, demócrata por Cayo Hueso y líderes de su partido en la Cámara, dio que apoyaba dar a los electores más voz en el proceso. Y criticó a sus colegas a la vez que alabó al senador Alexander, republicano por Lakes Wales, por mantenerse firme en no aumentar el presupuesto.

"El Senado fue más responsable que la Cámara'', dijo Saunders.

Los redactores Amy Hollyfield y Shannon Colavecchio contribuyeron a esta información.

  Comentarios