Sur de la Florida

Arrestados dos sospechosos de la golpiza brutal a dos hombres en Oakland Park

Casi un mes después de que una brutal golpeadura dejó en coma a un hombre de Oakland Park, el Departamento de Policía de Broward (BSO) anunció que hizo dos arrestos, al tiempo que anticipa que hará más.

Victor González, de 21 años, y Pargu Leandro, de 25, los dos vecinos de Deerfield Beach, fueron detenidos por su presunta participación en la agresión del pasado 6 de abril que dejó a Craig Cohen, de 47 años, en cuidados intensivos, y causó fuertes lesiones craneales a David Villanova, de 27.

Según se cree, los dos hombres siguieron a Cohen mientras éste se dirigía a su casa en Oakland Park Boulevard tras cenar en el restaurante Peter Pan Diner. Las autoridades dijeron que los dos le golpearon la cabeza contra el suelo y luego lo dejaron sangrando en la acera.

Después de robarle su cellular y su billetera, la emprendieron contra Villanova, que salía de un bar del área. En el ataque, le golpearon la cabeza y le fracturaron el cráneo. Villanova fue atendido en el hospital por las lesiones que sufrió en la cabeza, y poteriormente fue dado de alta.

Aunque ambas golpizas tuvieron lugar en lugar separados, muchos líderes de la comunidad gay y activistas especulado que las dos víctimas fueron atacadas porque son homosexuales. Desde entonces, los detectives han rechazado esa teoría, tras interrogar a los presuntos agresores.

“Cohen y Villanova eran víctimas inocentes que fueron escogidas simplemente porque estaban solos e indefensos”, dijo el comandante Rick Wierzbicki, de la División de Delitos de Odio del BSO en una comunicación a la prensa.

En los días que siguieron el ataque, Al Lamberti, jefe del BSO, se sumó a activistas gay locales y líderes comunitarios en la inauguración del nuevo local de la biblioteca especializada en temas gay y lésbicos Stonewall, en Fort Lauderdale, y aprovechó la oportunidad para pedirle al público más pistas y aumentar la recompensa por el arresto.

Una llamada anónima a Crime Stoppers del Condado Broward llevó a los investigadores a un grupo de amigos que cometieron el ataque. De acuerdo con las autoridades, los amigos estaban bebiendo alcohol y fumando marihuana cuando comenzaron a hablar de lo “divertido que sería robarle y darle una pateadura a alguien”.

Cohen continúa conectado a un aparato de vida artificial. En caso de que muera, las autoridades de Broward han dicho que acusarían a ambos detenidos de asesinato.

  Comentarios