Sur de la Florida

Escuelas no deben cerrar a pesar de la gripe

Trabajadoras de la Escuela Charter Intermedia Doral Academy salen del centro tras una intensa jornada de limpieza.
Trabajadoras de la Escuela Charter Intermedia Doral Academy salen del centro tras una intensa jornada de limpieza. MIAMI HERALD STAFF

Aunque advirtieron contra la complacencia, las autoridades federales de salud informaron el martes que el virus de influenza H1N1 no parece ser tan peligroso como se pensó originalmente y que las escuelas deben mantenerse abiertas incluso cuando tengan casos confirmados de la enfermedad, una marcha atrás en directrices emitidas anteriormente.

Los funcionarios de salud y educación de Miami-Dade anunciaron rápidamente que dos escuelas cerradas --la Intermedia Charter Doral Academy y la Secundaria Preparatoria Charter Coral Academy, que tenían un caso probable del virus-- reabrirán este miércoles, un día antes de lo planificado.

En Broward las autoridades esperarán hasta el jueves para reabrir la Secundaria Hallandale, donde hay un caso confirmado del H1N1, dijo Keith Bromery, portavoz del distrito escolar. Por su parte, Hallandale Academy, un centro de cuidados infantiles que debía estar cerrado toda la semana debido a un caso probable del virus H1N1, también debe reanudar las operaciones el jueves.

Pero en un recordatorio del peligro del virus, los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) anunciaron la primera muerte de un estadounidense, una mujer de 30 años de Texas que vivía en el Condado Cameron, cerca de la frontera con México, y quien padecía de otros problemas de salud, de los que no había mucha información.

Las nuevas directrices las anunció el martes Kathleen Sebelius, secretaria de Salud y Servicios Humanos.

"La buena noticia es que el virus no parece ser tan peligroso como habíamos pensado'', dijo.

El cambio de normas sobre el cierre de escuelas "refleja un mayor entendimiento de la propagación y severidad de la enfermedad'', dijo el Dr. Richard Besser, director interino del CDC. ‘‘Tenemos información de que el virus no contiene factores asociados con pandemias anteriores. Observamos que es muy similar a una influenza común''.

El Dr. Fermín Leguen, epidemiólogo del Departamento de Salud de Miami-Dade, mostró optimismo: ‘‘Han identificado que este virus no es muy peligroso'', dijo refiriéndose al CDC.

Sin embargo, Lillian Rivera, directora del Departamento de Salud de Miami-Dade, dijo: "No podemos bajar la guardia. El virus pudiera mutar''.

Rivera agregó que mantiene en mente la norma del CDC que ofrece cierto grado de discreción a las autoridades locales.

"Si tenemos varios casos en una escuela, la clausura es todavía una posibilidad'', añadió.

Paula Thaqi, directora del Departamento de Salud de Broward, dijo que en los casos futuros se guiará por la nueva norma del CDC, que indica que las escuelas no cierren a menos que tantos alumnos y maestros se enfermen que el plantel no pueda operar.

"La junta escolar tomará la decisión final'', dijo.

Pero el Dr. Besser advirtió que el H1N1 está lejos de ser derrotado. "Esperamos que que siga propagándose en Estados Unidos y el resto del mundo. Esperamos ver casos en todos los estados del país, más hospitalizaciones y probablemente más fallecimientos''.

Sebelius agregó: "Un total de 36,000 personas mueren al año de la influenza normal, de manera que es probable que la propagación continúe'', pero agregó que es posible que el virus mute: "No sabemos cómo cambiará durante el verano y ciertamente no sabemos qué suceda en la próxima temporada de la influenza''.

Sebelius prometió que el gobierno federal tendrá una vacuna lista para el otoño, cuando la temporada de la influenza comienza.

"Cuando los científicos lo decidan, el producto estará listo para la temporada de influenza'', agregó.

El H1N1 siguió propagándose el martes, con 487 casos confirmados en Estados Unidos, un aumento en comparación con 403 el lunes, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el primer caso en Sudamérica.

En la Florida, el número de casos confirmados se mantenía el martes en 5, según el Departamento de Salud estatal, y el de casos probables aumentó a 20, entre ellos los tres casos ya reportados en Miami-Dade.

Se calcula que 726 escuelas públicas y privadas estaban cerradas el martes debido al virus en 24 estados y el Distrito de Columbia, según el Departamento de Educación.

Al cancelar las normas sobre cierre de escuelas, Besser dijo que el CDC ha adoptado un modelo desarrollado en Seattle para limitar la propagación del virus: lavarse las manos, quedarse en casa 7 días si la persona se siente mal, y si es un menos debe estar una semana sin asistir a clases. Los maestros que identifiquen a alumnos con síntomas deben enviarlos a casa y los directores de escuelas deben hacer lo mismo con los maestros.

Besser dijo que el viernes, cuando el CDC recomendó que las escuelas con un caso confirmado de la enfermedad debían estudiar la posibilidad de cerrar durante dos semanas, "había una situación en la que no sabíamos mucho del virus en México, no teníamos mucha información sobre la propagación y la severidad de la enfermedad''.

"Ahora escuchamos de niños que no asisten a clases pero van a las bibliotecas, de gente que pierde su empleo porque no tienen días por enfermedad. Lo negativo del cierre de escuelas pesa más que los beneficios''.

Esta información fue complementada con material de la redactora Hannah Sampson y la Associated Press.

  Comentarios