Sur de la Florida

Feligreses dan su apoyo al Padre Alberto

El sacerdote Alberto Cutié en una conferencia de prensa el 23 de enero del 2001.
El sacerdote Alberto Cutié en una conferencia de prensa el 23 de enero del 2001. El Nuevo Herald

Un días después de que su publicara la noticia de que el famoso sacerdote de Miami Beach Alberto Cutié había estado acariciándose en la playa con una joven no identificada, las puertas de hierro de San Francisco de Sales se cerraron.

Pero eso no impidió que unas ancianas que viven cerca se reunieran frente a la iglesia para conversar sobre el tema.

"Yo lo hubiera condenado si hubiera estado con un muchacho, pero estaba con una mujer'', dijo Zunilda Junco, 81, que asiste frecuentemente a la iglesia.

"No ha matado a nadie'', señaló Dominga Jiménez, 83.

"Ni violado a nadie'', respondió Junco.

Los residentes de 628 Lulav Square, la mayoría de los cuales asiste a la iglesia de Cutié, simpatizan con el cura, a quienes muchos califican de un hombre bueno y decente. La acciones de una tarde, dicen muchos, no debía de empañar el trabajo de una vida.

"Sé que ahora se siente solo'', dijo María Alvarez que el pasado domigo le había pedido consejo. "Somos humanos. Todos nos equivocamos''.

Pero Angel Viña, 88, dijo que el incidente era inevitable para el apuesto sacerdote.

"Fue una oportunidad y nadie se las pierde'', dijo Viña sonriendo. "Ahora tiene muchas mujeres detrás''.

El Rev. Raphael Mieszla, que normalmente oficia en Camillus House, celebró misa en San Francisco de Sales a las 7:30 a.m. del miércoles.

Cura católico extremadamente popular, columnista de periódico y personalidad de la radio y la televisión, Cutié no seguirá dirigiendo la iglesia de South Beach ni celebrando la misa del domingo.

Noticias de la sanción a Cutié se hicieron públicas durante una breve conferencia de prensa frente a un pequeño grupo de reporteros en la Arquidiócesis de Miami en Biscayne Boulevard y Miami Shores.

"El voto de celibato es parte de la ordenación'', dijo Mary Ross Agosta, una portavoz. "Un hombre que es un cura puede concentrarse totalmente en la iglesia''.

Ese mismo día, Cutié había hablado con el arzobispo John C. Favalora, que dijo que las fotos lo habían entristecido.

"Las acciones del padre Cutié no pueden condonarse a pesar del buen trabajo que ha hecho como sacerdote'', dijo Favalora en una declaración. "En este momento estoy pidiendo las oraciones de todos''.

Cutié también publicó una breve nota, agradeciendo a quienes lo apoyan y pidiendo "el perdón de todos los que puedan sentirse dolidos o entristecidos por mis acciones''.

La reacción local ante la remoción de Cutié y las 25 fotos que aparecieron esta semana en la revista mexicana TVnotas fue tan fuerte como diversa. Aunque los dirigentes de la iglesia dijeron que Cutié había violado un voto de castidad, muchos creyentes y el público en general se mostraron mucho más dispuestos a perdonar.

"Es humano. Así que puede cometer errores'', dijo Karla Unda, una parroquiana de San Francisco. "Sé que no debería haberlo hecho. Sé que es contrario a la política de la iglesia. Pero es OK. Es un ser humano''.

En Radio Paz, donde Cutié dirigía un programa hasta su remoción del martes, los oyentes visitaron y oraron en la capilla de la estación. La mayoría de los que llamaron al programa de la tarde se mostraron solidarios con el cura.

Una anciana le dijo Eddie Calderón, el animador de la La Poderosa, que Cutié era muy apuesto y que: "Si yo fuera una joven, iría a la iglesia todos los días sólo para mirarlo''.

Y en Unión Radio, un hombre le dijo al animador Ricardo Brown que el error de Cutié era inevitable. "Estaba rodeado de demasiadas tentaciones'', acotó.

Las opiniones fueron más duras dentro de la iglesia.

"Un compromiso es un compromiso'', dijo el Rev. James Murphy, pastor de la Lakes Catholic Church en Miami Lakes. "Para mí es similar al compromiso que hace una persona cuando se casa, el compromiso de serle fiel a una persona. Un cura hace el compromiso de serle fiel a la iglesia''.

La portada de esta semana de TVnotas muestra a Cutié, que tiene 40 años, con un short azul acostado en la arena, mientras una mujer de cabello castaño le tiene puesta una pierna por encima.

Las otras 24 fotos que según TVnotas fueron tomadas en un período de tres días en marzo, incluye una donde la mano de Cutié aparece dentro de la trusa de la mujer sobre su trasero. En otra, la pareja aparece besándose en la terraza de una barra no identificada.

Las fotos aparecieron unas seis semanas depués de que paparazzi trataran de venderlas localmente y fueran rechazados.

Isabel Bucaram-Montana, portavoz de Spanish Broadcasting System's Mega TV, dijo que le habían ofrecido las fotos a la estación por más de $100,000, pero que había dicho que no.

"No nos pareció que dos o tres días de ratings lo merecieran'', dijo.

A la WSBS-TV, una estación en español de Cayo Hueso, también le ofrecieron las fotos. La vicepresidenta ejecutiva, Cynthia Hudson, dijo que la estación se mostró desconfiada porque no podía verificar las fotos. Según Hudson, les dijeron que habían sido tomadas en una playa del Norte de la Florida cerca de St. Agustine.

"No sabíamos si las habían retocado'', dijo. "Estas son fotos que destruyen carreras, todos lo sabemos''.

Que Cutié estuviera siendo seguido por paparazzi es testimonio de su celebridad. Más significativamente, el incidente es otro desagradable problema para la Iglesia Católica, todavía sufriendo las docenas de casos de abusos sexuales de sacerdotes con menores de edad.

En una entrevista de 1999 con el Miami Herald, Cutié habló de la dificultad del celibato diciendo "es una lucha, pero es un buena lucha''.

Hace dos semanas, en una entrevista con el Washington Post, Cutié dijo que su celibato no interfería con los consejos que daba a las parejas casadas.

Cuando le preguntaron cómo podía predicar en South Beach, un gran centro de vida nocturna, clubes y gente bella y famosa, Cutié le dijo al Post que era bueno recordar que Dios lo había creado todo.

"La gente viene a la playa para todo tipo de cosas: vida nocturna, fiestas, baile, sexo, vacaciones, para divertirse'', afirmó. "Probablemente lo último que la gente tenga en la cabeza es venir por espiritualidad. Pero mi pequeña iglesia es un oasis espiritual en el medio del ruido de South Beach''.

Con pocas excepciones, los sacerdotes católicos son célibes, lo que significa que no se casan ni tienen relaciones sexuales. Esta política de la Iglesia Católica, dirigida a una total dedicación a la iglesia y a Dios, tiene más de 900 años.

Algunos dicen que está pasada de moda.

"Creo que a los sacerdotres católicos se les debería permitir casarse porque son hombres y les gustan las mujeres'', dijo Guillermo Rey, un vecino de la iglesia de la playa en 621 Alton Road. ‘‘Si un cura protestante se puede casar, ¿por qué no puede hacerlo uno católico? Y pienso que es un hombre bueno, un hombre muy decente. No se le debería de juzgar''.

Cutié, nacido en Puerto Rico de padres cubanos, no es un sacerdote típico. Escribe una columna sobre relaciones en El Nuevo Herald. Hace ejercicios. Le gusta la música disco.

Cutié se crió en Kendall, graduándose de la Southwest Miami High en 1987. En 1995 fue ordenado por la Arquidiócesis de Miami.

Su popularidad creció enormemente con el éxito de su programa diario por Telemundo TV Padre Alberto en 1999. Para el 2002, estaba animando un programa semanal de discusiones en la cadena, llegando a millones de televidentes en Canadá, España y la mayor parte de América Latina.

Un año después, ofició en el funeral de Celia Cruz en Miami. Su primer libro de autoayuda Ama de Verdad, Vive de Verdad se publicó en el 2006.

Newsweek lo llamó el Padre Oprah. Cutié dijo preferirlo a que lo llamaran Padre Springer o Padre Cristino. En diciembre, estuvo en CNN para criticar a la revista Playboy por una portada en la que presentaba a una modelo argentina en una pose similar a la Virgen María.

"Calificó a Playboy'' de "hipócrita'' por decir que no había querido representar a la Virgen, y tildó la foto de blasfema.

El martes por la tarde, el sitio web de Cutié, que publicaba información sobre su libro y sus programas de radio y televisión, fue cerrado.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios