Sur de la Florida

Seminoles podrán retener juegos

UN GRUPO celebra el año pasado la apertura de mesas de 
blackjack en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino.
UN GRUPO celebra el año pasado la apertura de mesas de blackjack en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino. The Miami Herald

El histórico hipódromo de Hialeah Park volverá a operar. Los casinos Hard Rock de los seminoles conservarán las máquinas tragamonedas y los juegos de cartas. Las parimutuales del sur de la Florida pagarán menos impuestos. Y es posible que los hipódromos de todo el estado ofrezcan juegos de bingo en máquinas en el futuro.

Esos son los aspectos más destacados de un acuerdo de última hora el miércoles por la noche entre los líderes de la Cámara y el Senado. Si los seminoles lo aprueban, podría generar al estado un mínimo de $150 millones anuales y también contempla que el estado use otros $150 millones asignados por la tribu este año cuando su acuerdo anterior con el gobernador Charlie Crist fue anulado por un tribunal.

"Es una victoria para los niños y la educación en la Florida'', dijo el Gobernador, que ahora debe renegociar un acuerdo con la tribu sobre la base de nuevas normas legislativas y después presentarlo al Congreso estatal.

¿Aceptarán los seminoles el acuerdo?

"Hay grandes posibilidades de que así sea'', dijo. "Quiero respetar la oportunidad [de los seminoles] para consultar a sus miembros. Pero todo parece indicar, por lo que he escuchado-- que se muestran positivos''.

El acuerdo aprueba la mayor parte de las cláusulas propuestas por la Cámara, que se opone al juego. Incluye un plan para permitir máquinas de juego en los casinos seminoles fuera de Miami-Dade y Broward --la tribu tiene siete reservas-- y el derecho exclusivo a ofrecer juegos de blackjack y baccarat en sus casinos Hard Rock en Broward y Hillsborough.

El mayor ganador del trato podría ser Hialeah. Los legisladores acordaron permitir al famoso hipódromo reanudar sus operaciones con salas de juegos de cartas y carreras de caballos. Luego de operar carreras en vivo y transmitidas por radio y televisión durante dos años, podrá ofrecer máquinas de juego estilo Las Vegas.

"Hialeah ha vuelto a la vida'', dijo Luis Rojas, ex representante estatal que ha cabildeado para la reapertura del hipódromo durante años.

Steve Bovo, representante por Hialeah y ex concejal municipal que trabajaba para el dueño del hipódromo, John Brunetti, calificó el acuerdo de histórico.

"Esto casi nos permite redefinir el extremo este de los límites municipales'', dijo.

Brunetti debe gastar entre $60 y $100 millones en mejoras importantes antes de reanudar las operaciones del hipódromo, dijo Bovo, pero prevé una meca de tiendas, restaurantes y actividades turísticas en los 220 acres del parque.

El proyecto de ley dedicado al juego era el último punto decidir en el período de sesiones de la Legislatura. Probablemente se llevará a votación el viernes, el último día de las sesiones adicionales. Los legisladores completaron el martes el presupuesto de $66,500 millones y dejaron el acuerdo sobre el juego para lo último.

Al final, ganó el pragmatismo --y el remedio para todos los problemas de este período de sesiones-- la necesidad de dinero.

Los líderes del Senado presionaron durante meses por la ampliación del juego ofreciendo a los seminoles la autoridad para operar casinos que incluyan ruleta y juegos de dados. Las parimutuales del estado recibirían nuevas máquinas de juego y otros juegos para subsidiar sus hipódromos, canódromos y estadios de jai alai.

En contraste, la Cámara, que tiene una posición más opuesta al juego, quería ampliar el juego solamente al Hipódromo de Hialeah y retirar a los seminoles los juegos de blackjack y otros juegos de cartas que opera en estos momentos. La tribu ha seguido operando los juegos bajo los términos del acuerdo anterior, aunque el Tribunal Supremo de la Florida invalidó el acuerdo el año pasado.

Con 26 parimutuales compitiendo fuertemente por más opciones de juego, los legisladores decidieron al final que no podían complacer a todos. Además, los $300 millones garantizados para las agotadas arcas estatales era mucho dinero para negarse.

  Comentarios