Sur de la Florida

Hallan culpables a cinco de los Seis de Liberty City

NAUDIMAR HERRERA, el único exonerado en el caso de un supuesto plan terrorista para volar la Torre 
de Sears, luego de ser declarado inocente. A la izq. su prometida, Rosa.
NAUDIMAR HERRERA, el único exonerado en el caso de un supuesto plan terrorista para volar la Torre de Sears, luego de ser declarado inocente. A la izq. su prometida, Rosa. The Miami Herald

Luego de dos juicios anulados, un jurado federal llegó por fin el martes a un veredicto en el caso de terrorismo de la era de Bush sobre seis hombres de Miami acusados de conspirar con Al Qaida, al hallar culpables a cinco e inocente a uno.

El jurado, de distintas razas, halló culpables al cabecilla del grupo los Seis de Liberty City, Narseal Batiste, de 35 años, junto a cuatro de sus compañeros: Patrick Abraham, de 29 años, Stanley Grant Phanor, de 33, Rotschild Augustine, de 25, y Burson Augustin, de 24.

El único liberado: Naudimar Herrera, de 25 años, quien abrazó a los otros acusados y a su abogado, Richard Houlihan, después del veredicto, y luego lloró a la salida del juzgado, abrazado a su novia.

"Hay un Dios'', dijo Herrera, quien condenó los veredictos de culpabilidad emitidos contra los demás acusados. "Eso no está bien. Ellos no se merecen esto. Se suponía que todos nosotros fuéramos inocentes. Todo eso es m. . .

"Ellos van a volver y a pelear esto. Esto no se queda así''.

Los Seis de Liberty City estaban acusados de cuatro cargos de conspiración para dar apoyo material a una organización terrorista extranjera; dar apoyo material a terroristas; destruir edificios con explosivos, y para hacerle la guerra al gobierno de EEUU en un acto sedicioso.

Batiste --ex residente de Chicago, acusado de ser el cerebro de una conspiración terrorista para destruir el monumento más destacado de esa ciudad, la Torre de Sears-- fue hallado culpable de los cuatro cargos de conspiración. Los jurados declararon culpables a todos los demás acusados, con excepción de Herrera, de las dos acusaciones de apoyo material. Abraham fue el único acusado fuera de Batiste declarado culpable del tercer cargo, conspiración para destruir edificios.

Batiste, que está preso desde que fuera arrestado junto a los otros en junio del 2006, podría recibir hasta 70 años de cárcel. Abraham, haitiano también preso, enfrenta hasta 50 años. Phanor y los hermanos Augustin, cuyas fianzas fueron revocadas por la jueza de distrito federal Joan Lenard, podrían recibir un máximo de 30 años. Serán sentenciados el 27 de julio.

El jurado de 12 miembros, que comenzó sus deliberaciones el 27 de abril luego de un juicio de dos meses, fue interrumpido dos veces --la primera vez cuando un jurado se enfermó y tuvo que ser reemplazado, y la segunda luego que la jueza eliminó a una jurado recalcitrante porque se negó a deliberar junto a los otros. El jurado se reunió de nuevo el 5 de mayo, y terminó sus deliberaciones después de seis días.

Es seguro que los veredictos de culpabilidad serán apelados.

"Hoy fue su día'', dijo el abogado de Abraham, Albert Levin, refiriéndose al gobierno. ‘‘Estamos impacientes por conseguir nuestro día ante un tribunal diferente''.

Los veredictos fueron un alivio para la Fiscalía, que había visto terminar dos juicios anteriores sin un veredicto y en la exoneración del séptimo acusado, Lyglenson Lemorin. A pesar de haber sido exonerado, las autoridades de inmigración están tratando de deportar a Lemorin, residente legal de EEUU, a su país de origen, Haití.

La oficina de la Fiscalía Federal en Miami había indicado que no iba a volver a enjuiciar a los seis hombres de los barrios bajos, acusados de conspirar con la organización terrorista global, si el tercer juicio hubiese terminado con otro jurado indeciso.

El veredicto cerró el caso, que alcanzó cierta notoriedad bajo el gobierno de Bush, y que altos funcionarios han descrito como una estrategia preventiva para evitar que los acusados de Liberty City se convirtieran en una amenaza pública.

Jonathan Solomon, agente especial al frente de la oficina regional del FBI en Miami, elogió la decisión, al decir que la pesquisa "desmanteló una amenaza terrorista, y como resultado nuestra comunidad y nuestra nación son lugares mucho más seguros''.

El caso, en el cual se efectuó grabaciones secretas en teléfonos, almacenes y casas, fue una trampa. A fines del 2005 y comienzos del 2006, el FBI quiso poner a prueba la militancia del líder del grupo, Batiste, una figura de corte mesiánico que tenía gran influencia en los demás acusados. Batiste, venido de Chicago, trató de establecer un negocio de construcción y una organización llamada Moorish Science Temple (Templo de Ciencias Moras) en un almacén de Liberty City, uno de los barrios más pobres de Miami.

  Comentarios