Sur de la Florida

Cutié dice que sintió el acecho de espías cubanos

La caída en desgracia del padre Alberto Cutié, y en los brazos de una mujer que según él conoció en la iglesia y se sintió atraído hacia ella en el momento mismo en que la miró a los ojos, suena cada vez más como un guión de Hollywood.

En una entrevista grabada el viernes y trasmitida el martes por la noche en el programa de Univisión Aquí y Ahora, Cutié insinuó que los que lo siguieron y filmaron mientras jugueteaba con su amante en una playa de Miami pudieron haber sido espías cubanos.

"Hace algún tiempo que sabía que me estaban siguiendo'', dijo Cutié. "Yo creo que, al ser cubanoamericanos, tenemos esa paranoia de que quizás se trate de alguien de otro gobierno, de otro lugar. . . Yo había tenido experiencias en Radio Paz de ver carros extraños cuando salía tarde del trabajo o llegaba temprano. Yo veía cosas y decía: ‘¿Quién me estará siguiendo?' ''

Pero eso no le impidió salir a divertirse al sol con la que ha sido su amante durante más de dos años, cuyo nombre Cutié no ha identificado directamente todavía pero que según varios medios de prensa es Ruhama Buni Canellis, de 35 años, una madre divorciada que vive en South Beach.

Cutié dijo que fue su compañera de playa quien se dio cuenta de que los estaban filmando.

"Yo miro y veo la cámara'', dijo Cutié. "Mi primera reacción fue: ‘¿Qué puedo hacer? Ya pasó'. Mi primera reacción fue mantener la calma''.

Contó que la camarógrafa, una mujer entrada en carnes que trataba de esconder la cámara de video, se fue enseguida que percibió que Cutié la había visto. El sacerdote dijo que no tiene idea de quién puede ser y que se enteró de las fotos en TVnotas el día que la revista mexicana salió a la calle.

Teresa Rodríguez, presentadora de Univisión, le preguntó si la mujer había tratado de contactarlo para venderle las fotos.

"Nadie me habló de eso'', contestó.

Cutié dijo que se sintió atraído hacia su amante desde el primer momento en que se conocieron hace unos 10 años en la iglesia y que ella le escribió una carta tres o cuatro años después diciéndole que quería ser su amiga, prometiéndole que eso era todo lo que deseaba. La mujer le sugirió que salieran a tomar un café. El rechazó su invitación esa vez, pero luego aceptó encontrarse con ella, dijo.

"Yo estaba vestido de civil'', le dijo a Rodríguez. "Le dije que me encontraría con ella en la rectoría y me puse mi traje negro con alzacuello para que estar claro, para que ella supiera que no iba a pasar nada. Pero yo sabía que entre nosotros había una conexión fuerte''.

Agregó que no recuerda los detalles de esa conversación pero que hablaron sobre Dios y la Biblia.

¿Qué le atrajo de ella?

"Es una buena mujer, mujer sencilla, una mujer humilde'', dijo Cutié. "Pero lo que más me atrae de ella, aparte de su belleza física, es su fe. . . Yo creo que ella siente la misma pasión por Jesús que yo siento''.

"¿Es ella el amor de su vida?", le preguntó Rodríguez.

"Si no lo fuera no estaría en esta situación'', le respondió Cutié.

Al final del programa, Rodríguez reportó que había tenido una conversación posterior con Cutié en la que le había "negado categóricamente'' los rumores de que Canellis, quien se sabe que tiene un hijo de 14 años, también tiene un niño más pequeño que pudiera ser de él.

La Arquidiócesis de Miami no dejó entrever el miércoles ninguna señal sobre el futuro de Cutié, que fue separado de su iglesia en Miami Beach.

"La Iglesia Católica es una iglesia amante, paciente y comprensiva, y le pide a todos que recen por el padre Alberto Cutié en su camino oración'', dijo la portavoz de la Arquidiócesis, Mary Ross Agosta.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios