Sur de la Florida

Proyecto de ley prohibiría animales exóticos

DAN THAYER, LeRoy Rodgers y Bobby Hill (de izq. a der.) muestran una serpiente pitón birmana de 
16.5 pies capturada el 7 de mayo. Este es el mayor reptil que han capturado en años.
DAN THAYER, LeRoy Rodgers y Bobby Hill (de izq. a der.) muestran una serpiente pitón birmana de 16.5 pies capturada el 7 de mayo. Este es el mayor reptil que han capturado en años. SOUTH FLORIDA WATER MANAGEMENT DISTRICT

Autoridades del Distrito Hidráulico del Sur de la Florida enviaron recientemente dos expertos a Washington para apoyar un polémico proyecto de ley que tiene por fin solucionar un problema que parece aumentar por año en los Everglades.

La última prueba, y la mayor, se halló la semana pasada: una pitón birmana de 16 pies y medio, quizás el reptil más largo de los cientos, quizás miles, de estas serpientes exóticas que el distrito ha tenido que sacar de sus tierras y diques en los últimos años.

Lo que es más asombroso todavía, la pitón hembra hallada en el dique L-67 al sur del Tamiami Trail estaba preñada y tenía 59 huevos, una prueba más que estas serpientes gigantes se aparean en el hábitat salvaje.

"No se trata de pequeñas culebras que andan sueltas de un lado a otro, sino de animales enormes y peligrosos'', afirmó Randy Smith, portavoz del Distrito.

El auge de estas serpientes es la mayor razón por la que el Distrito, que supervisa 2.2 millones de acres de pantanos propiedad del estado, ha respaldado un proyecto de ley de la Cámara que podría acabar con la importación y el apareamiento no sólo de las pitones, sino de una amplia gama de invasores tropicales que han encontrado su hogar en el sur de la Florida.

Sin embargo, en la primera audiencia en abril, el proyecto enfrentó lo que un copatrocinador calificó de "nido de avispas de la oposición'' por parte de los dueños de mascotas, criadores, aficionados y propietarios de tiendas de mascotas. Todos expresaron su indignación a los legisladores con llamadas telefónicas, mensajes electrónicos y videos en YouTube --entre ellos uno titulado Pets in Peril, Politicians Gone Wild--, tras argumentar que la ley pudiera prohibir tener un animal más exótico que un perro doberman o un gato siamés.

"Una tercera parte de la gente tiene como mascotas especies que no son de Estados Unidos, y además de perros, gatos y peces, que están exentos [en el proyecto de ley], virtualmente todas las demás especies que viven en esas casas son afectadas por el proyecto de ley'', dijo Marshall Meyers, presidente ejecutivo del Concilio de Asesores de la Industria de las Mascotas. La junta de directores del grupo --formado por comerciantes de mascotas, mayoristas y aficionados-- abarca todo el espectro, desde ejecutivos de las firmas gigantes Petsmart y PETCO hasta el dueño de la tienda Gourmet Rodent en Jonesville, Florida.

El proyecto de ley, advirtió Meyers en un "comunicado de alerta'' que se envió a los dueños de mascotas para que tomen medidas, "podría eliminar importantes segmentos del sector de mascotas prácticamente de la noche a la mañana''.

Los partidarios de la ley, entre ellos una coalición de 15 grandes organizaciones ambientalistas como la National Audubon Society y la National Wildlife Federation, dijeron que los temores eran injustificados. Los partidarios de la medida afirman que el proyecto tiene como objetivo sólo especies que son una amenaza. Sin embargo, algunos sugieren que los términos de la propuesta son vagos.

"Nadie duda de que hay preocupaciones legítimas'', señaló Peter Jenkins, director de Internacional Defenders of Wildlife. Jenkins señala que los dueños de mascotas se alarmaron cuando algunos animales --hurones, gerbos, conejillos de India y otros-- no se mencionaron como especies que podrían estar exentas del proyecto de ley.

"Tiene que estar claro que muchas de estas especies está completamente exentas'', dijo Jenkins. "Estamos hablando sólo de entre 10 y 15 especies que han sido identificadas, que son peligrosas, que probablemente son invasoras''.

El proyecto tiene por fin solucionar el problema de las especies destructivas, dijo Jenkins, como la rata de Gambia, que tiene el tamaño de un mapache y que la Florida prohibió en el 2007, y la pitón birmana que se tomó como el caso típico en el proyecto de ley.

"Gastamos miles de millones de dólares a nivel estatal y federal para restaurar los Everglades. Desafortunadamente hay plantas y animales exóticos que penetran en el ecosistema y afectan el equilibrio de la flora y la fauna autóctonas'', indicó el representante Ron Klein, demócrata por Boca Raton y uno de los cuatro legisladores del sur de la Florida que han copatrocinando el proyecto de ley.

"Creo que es cosa de sentido común, analizarlo desde un punto de vista científico y determinar qué es positivo para los Everglades''.

Los otros congresistas que han firmado la legislación son: los representantes Alcee Hastings, demócrata por Miramar, y los republicanos por Miami Lincoln Diaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen.

Los biólogos afirman que más de 400 especies de las 1,300 en la lista de peligro de extinción corren riesgos porque tienen que competir --o son las víctimas-- de especies invasoras.

La serpiente pitón, una de las más grandes del mundo y que a veces alcanza los 20 pies, podrían convertirse en un enemigo de los depredadores naturales de los Everglades y otras zonas silvestres, preocupación que quedó ilustrada en el 2005 por las famosas fotos de una pitón de 13 pies que explotó al tragarse un cocodrilo de seis pies. Desde entonces los científicos han hallado en el vientres de varias pitones venados y especies de ratas en peligro de extinción.

Smith dijo que el impacto resulta evidente en el dique L-67.

"Ya nadie podrá encontrar allí un conejo'', afirmó Smith. Es el efecto más visible. Ella [la serpiente] no parece tener depredadores y se mueve en su zona natural.

Las autoridades federales y estatales de la vida silvestre se han unido al distrito para apoyar el propósito general de la ley, aunque dicen que necesitan analizar sus especificidades.

Scout Hardin, coordinador de especies exóticas de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Marina dijo que la entidad está preparando un documento sobre su postura al respecto.

"Apoyamos la idea en que se sustenta la ley'', sostuvo. "No hay recursos suficientes para identificar qué animales pudieran ser un problema''.

Gary Frazer, subdirector de Conservación del Hábitat y Zonas Pesqueras del Servicio de Vida Silvestre y Marina federal, se hizo eco de sus observaciones, señalando que la entidad apoya los propósitos de la ley pero hace falta más personal y más dinero para evaluar el riesgo y hacer que la ley se cumpla.

Jenkins observó que incluso críticos como Meyers sugirieron que las especies invasivas deben restringirse. Pero Meyers dijo que el enfoque de la ley está equivocado.

"Reconocemos que es un problema pero no estamos debatiendo la cuestión de las especies invasivas'', aclaró Meyers. "Nuestro debate es cómo hacerlo de una manera legítima sin penalizar a los propietarios''.

  Comentarios