Sur de la Florida

Grupo cultiva orquídeas para ayudar a niños con sida

ALEX LAMAZARES, conocido como el Doctor de las Orquídeas, en el vivero del grupo OrchidMania, que 
se dedica a cultivar las exóticas flores con el fin de ayudar a niños enfermos de sida en el sur 
de la Florida.
ALEX LAMAZARES, conocido como el Doctor de las Orquídeas, en el vivero del grupo OrchidMania, que se dedica a cultivar las exóticas flores con el fin de ayudar a niños enfermos de sida en el sur de la Florida. El Nuevo Herald

Las orquídeas son la pasión de Alex Lamazares. Pero, en realidad, lo apasiona todavía más ayudar al prójimo. Por eso no es extraño que haya terminado fundando una organización que cultiva y vende orquídeas para socorrer a los niños con sida.

Lamazares es presidente del grupo OrchidMania South Florida, entidad sin fines de lucro que financia proyectos para más de 500 niños en coordinación con Proyecto Cuna (Proyect Cradle), un programa de la Escuela de Medicina Leonard Miller de la Universidad de Miami. De sábado a domingo, de 10 a.m. a 5 p.m., tendrán su principal evento anual en el parque Dante Fascell, 8600 SW 57 Avenida. La entrada es gratis.

"Como cualquier otro niño, estos pequeños añoran y ansían ir a la playa, o al cine, pero muchas veces no tienen quien los lleve ni el dinero para trasladarse a estos lugares'', dijo Lamazares, de 52 años.

Conocido como el Doctor de las Orquídeas, Lamazares comenzó esta misión con cuatro voluntarios en 1997. Actualmente cuenta con unas 20 personas --desde secretarias y ejecutivos de finanzas hasta ex policías-- que aportan su tiempo y su creatividad. Lamazares trabaja como traductor e intérprete para agencias federales y firmas privadas.

Generalmente, se reúnen los domingos para cultivar y cuidar las orquídeas en un vivero en la avenida 52, en South Miami, donado por Tropical Fairchild.

"Esta es una causa excelente por la que me siento orgulloso de ser parte'', dijo Gastón Sánchez, de 36 años, quien lleva tres años colaborando. "En OrchidMania ayudo a cuidar y mantener las orquídeas porque sé que a través de estas hermosas plantas logramos sonrisas en los rostros de los niños''.

Durante esta décima edición de Orquídeas en el Parque, tendrán a la venta más de 40 variedades autóctonas y de otras regiones.

"Los cultivadores nos han conocido en los distintos eventos y, motivados por nuestra labor solidaria con los niños, me donan las orquídeas desde Ecuador, Venezuela, Colombia, y hasta Tailandia'', dijo Lamazares.

Por lo general, cada evento recauda un promedio de $13,000. Este año la meta es llegar a $20,000.

"Podemos lograrlo con la ayuda de toda la comunidad'', dijo Lamazares.

El Proyecto Cuna ofrece asistencia social, apoyo emocional, y una variedad de actividades de esparcimiento para niños y adolescentes. Los fondos de OrchidMania South Florida son destinados a organizar paseos a la playa, visitas al cine, campamentos de verano y otras actividades recreativas. El traslado de los niños requiere especiales medidas de protección, entre ellas la presencia de personal especializado.

"El Proyecto Cuna es algo muy hermoso porque brinda momentos especiales a niños enfermos que han nacido de madres infectadas de vih/sida y que muchas veces son huérfanos'', explicó Cathy Ruiz, directora de Desarrollo del Departamento de Pediatría de la Universidad de Miami. "Ellos no tienen recursos para pagar libros, juguetes, ropa. No tienen oportunidades para pasear''.

Lamazares se sintió impulsado a ayudar a los enfermos de sida en la década de 1980, cuando la epidemia se extendía sin dejar esperanza de vida a los contagiados. Según cuenta, en un período de un año murieron más de 20 amigos suyos en Miami.

"Eran momentos tan intensos, tan difíciles y a la vez tan impactantes que cuesta encontrar las palabras para describirlos'', relató. "La impotencia de ver partir a tus amigos sin poder hacer nada por evitarlo es algo que te marca para toda la vida''.

Durante un tiempo, participó como voluntario para acompañar a los enfermos en el Hospital Jackson Memorial.

"Aunque no teníamos una organización formada, estábamos resueltos a apoyarlos de cualquier manera'', recordó.

Hasta que un amigo le habló de la experiencia de OrchidMania, en San Francisco. Aunque comparten el nombre, los grupos no están relacionados.

"Alex, ¿por qué no te animas a hacer algo similar en Miami?", recordó Lamazares que le dijo su amigo José Esposito, un cultivador profesional de orquídeas que reside en Miami.

Desde entonces, no ha parado. Cada vez que concluye una actividad, el Doctor de las Orquídeas regresa a casa agotado pero feliz.

"Con el deseo ferviente de continuar adelante por estos chicos'', dijo.

Para más información o contribuciones puede visitar www.orchidmania.org o llamar al (305) 389-3026.

  Comentarios