Sur de la Florida

Paparazzi que tomó fotos al Padre Alberto se disculpa

El sacerdote Alberto Cutié en una conferencia de prensa el 23 de enero del 2001.
El sacerdote Alberto Cutié en una conferencia de prensa el 23 de enero del 2001. El Nuevo Herald

Uno de los dos paparazzi que tomó fotografías del reverendo Alberto Cutié mientras acariciaba a una mujer en una playa del sur de la Florida le pidió perdón al público el martes en el programa de entrevistas Cristina que se transmite por Univisión.

Conversando con la anfitriona del programa, Cristina Saralegui, el fotógrafo Lorenzo González dijo que sólo estaba haciendo su trabajo el mes pasado cuando tomó varias instantáneas del sacerdote católico romano con su amante.

''De verdad, quisiera que ustedes me creyeran que no eran más que fotos noticiosas'', dijo González.

También en el programa estaban otro fotógrafo como José Luis Castillo, y Juan García Alejandro, editor de la revista mexicana que publicó las polémicas fotografías.

Alejandro le dijo a la anfitriona que habló dos veces con Cutié la noche antes que las imágenes se publicaran en el semanario. Dijo que, nervioso, el sacerdote le pidió que le describiera las fotos, y le detallara dónde él la estaba tocando.

''Padre, usted estaba metiéndole la mano en el bikini'', le dijo Alejandro a Cutié durante una conversación que se extendió hasta la medianoche.

''Por Dios, por Dios, por Dios'', respondió el religioso, según Alejandro.

Saralegui habló con cariño de Cutié, a quien conoce desde hace años. La presentadora dijo que ella y su esposo y manager Marcos Ávila han estado ayudando a Cutié —quien casó a su hija y bautizó a su nieto— a través de toda la crisis.

Cutié se enfrentó a serios problemas con la Arquidiócesis de Miami a principios de este mes cuando varias fotografías comprometedoras del clérigo de 40 años aparecieron en la revista TVnotas. En la portada de la revista aparece el padre en shorts azules acostado sobre su espalda y abrazando a una mujer con largos cabellos castaños.

Según informes periodísticos, la mujer fue identificada como Ruhama Buni Canellis, madre divorciada de 35 años que vive en Miami Beach.

Cutié no ha confirmado el nombre de su amante, tras argumentar que quiere proteger su privacidad y señalar que la mujer no es una figura conocida. Entretanto, la mujer no ha hablado en público.

Las fotografías hicieron que la Arquidiócesis sacara a Cutié de su trabajo en la iglesia de Miami Beach donde fungía como sacerdote y como director de la rama radial y televisiva de la institución religiosa.

La Arquidiócesis no ha hablado mucho sobre cuál podría ser el futuro del sacerdote.

''La Arquidiócesis de Miami no tiene ninguna declaración nueva que hacer sobre el padre Alberto Cutié'', dijo hoy Mary Ross Agosta, portavoz de la entidad.

Con anterioridad, Agosta ha dicho que le correspondía a Cutié, junto a una consulta con el arzobispo John C. Favalora, decidir cuál sería su futuro en la iglesia. Hasta el momento, Cutié no ha anunciado públicamente sus planes.

Sin embargo, ha aparecido en entrevistas en dos cadenas diferentes —Univisión y CBS— para hablar acerca de lo sucedido y de su relación con la mujer. También ha hablado con The Miami Herald.

En su entrevista con The Miami Herald, Cutié reconoció que sus días como sacerdote con la Arquidiócesis habían terminado, y dijo que quería tener hijos ''y al mismo tiempo sevir a Dios'', algo que la iglesia católica no permite.

  Comentarios