Sur de la Florida

Regalo de corazón a corazón para una abuela

RITA HURTADO y Brooke Steinberg, de 12 años, se conocieron ayer en el Hospital Jackson Memorial. Brooke, estudiante de séptimo grado en Davie, ayudó a recaudar dinero para que Hurtado pudiera someterse a una operación del corazón.
RITA HURTADO y Brooke Steinberg, de 12 años, se conocieron ayer en el Hospital Jackson Memorial. Brooke, estudiante de séptimo grado en Davie, ayudó a recaudar dinero para que Hurtado pudiera someterse a una operación del corazón.

Brooke Steinberg tenía casi siete años cuando su abuela materna murió de una dolencia cardíaca. La mayor parte de los recuerdos que tiene de su abuela son vagos, pero se acuerda de que salía con ella a hacer las compras y después comía los deliciosos platos que sólo una abuela sabe preparar.

"Brooke no podía comprender cómo una enfermedad podría arrancar de su vida a alguien que ella quería'', explicó su madre, Andrea Steinberg, de Davie.

Ahora con 12 años, Brooke honró la memoria de su abuela, a quien llamaba "Beba'' vendiendo limonada y brazaletes rojos. El dinero recaudado sirvió para que otra abuela se sometiera a una cirugía del corazón.

Ayer, las dos se encontraron por primera vez en el Hospital Jackson Memorial: Brooke y Rita Hurtado, de Miami, que también celebró su 53 cumpleaños. Hurtado caminó hasta donde estaba Brooke, la abrazó y le sujetó las manos. "Lo que ella ha hecho no lo hace ningún niño'', dijo.

Antes de ser operada en marzo, Hurtado apenas podía caminar dos cuadras. Ahora hasta puede subir escaleras.

"Estoy muy feliz de poder estar aquí hoy'', les dijo después Hurtado a los miembros de la prensa.

Anthony Panos, cirujano cardiólogo de la Universidad de Miami (UM) y el Hospital Jackson Memorial, dijo que la válvula del corazón de Hurtado se había calcificado y tenía problemas para abrir dos hojillas "como las alas de una mariposa'' para permitir que la sangre fluyera.

"Después de que un paciente tiene síntomas que incluyen dificultad para respirar o mareos, es un indicio de que el paciente empeorará'', dijo Panos, y luego agregó que la esperanza de vida es de solamente un año después de que los síntomas son detectados.

Hurtado, quien inmigró desde Nicaragua, dijo que tenía cinco nietos en el país centroamericano, y que vive en Miami con su hija más joven, quien estaba ayer a su lado.

La cirugía a la que fue sometida para sustituir un válvula de la arteria aorta se pagó con las contribuciones hechas por la Fundación del Corazón Larry King, el Hospital Jackson Memorial y St. Jude Medical.

Se estima que unas 20,000 personas mueren anualmente de problemas en las válvulas cardíacas, las cuales controlan el flujo de la sangre a través del corazón.

"El procedimiento puede costar fácilmente más de $100,000, pero mediante estas sociedades, la gente pobre que no tiene seguro de salud ni ayuda del gobierno puede recibir la ayuda que le hace falta'', dijo Larry King Jr., el hijo del célebre presentador de la cadena CNN y presidente de la fundación.

Su padre creó la fundación para quienes no pueden pagar este tipo de operaciones, después de que él se sometió a una cirugía de desvío coronario.

La participación de la pequeña Brooke con la fundación tuvo lugar como resultado de un proyecto de mitzvah. La estudiante de séptimo grado de la escuela University comenzó a investigar sobre enfermedades cardíacas en la internet y se encontró con la fundación de King. En la página de la entidad, supo que podía recaudar dinero para ayudar a otras personas.

Con la ayuda de familiares y amigos, Brooke empezó a vender limonada a $1 el vaso, y brazaletes rojos a $3 donde se puede leer: "Sea inteligente y salve a un corazón'', además de crear una página web para recibir donaciones a través de la fundación.

Después de cuatro meses, Brooke pudo donar $2,500 a la fundación. De igual modo, escribió una carta donde explicaba por qué este proyecto era importante para ella. Conmovidos por la carta, los funcionarios de la fundación decidieron presentarle la niña a la paciente que fue ayudada por su generosidad.

"Descubrí que estaba salvándole la vida a una abuela, y pensé que era algo muy especial porque mi abuela había muerto de una enfermedad parecida y esta señora [Hurtado] verá todas las cosas que pueden hacer sus nietos'', dijo Brooke.

Alex Ferreira, cardiólogo del Hospital Jackson Memorial que ayudó a Hurtado, dijo que el esfuerzo incluyó a médicos que renunciaron a sus honorarios médicos y empresas médicas que continúan ayudando en la recuperación de la mujer.

Larry King, que con frecuencia lleva puesto el brazalete rojo en su programa, grabó un mensaje donde le daba las gracias a Brooke por su trabajo: "Felicidades,Brooke. Eres una inspiración para todos nosotros''.

Desde marzo, 13 pacientes han recibido la ayuda de la sociedad con la Fundación King y el hospital Jackson, expresó la Eneida Roldán, recientemente nombrada presidente y principal ejecutiva de Jackson Health.

  Comentarios