Sur de la Florida

Historias del pulguero: Manuel Suárez, Mario E. Saballos y José Santana

Ellos recogen toneladas de basura. Ellos limpian la enorme explanada gris bajo un sol de inclemencia. Ellos entran con la manga al codo en los baños usados por una arrolladora multitud. Ellos son los héroes anónimos del pulguero de Flagler.

Ahora, enfrentan un futuro incierto, un panorama nada alentador en el que los obreros despedidos tienen grandes dificultades para encontrar un nuevo trabajo.

"Nosotros también vamos a pagar la cuenta; estamos metidos en el mismo problema'', dijo Suárez, quien trabaja allí desde hace cinco años.

Suárez indicó que la noticia del desalojo lo tomó por sorpresa, pues confiaba a ojos cerrados en que las fuerzas a favor de las tragamonedas zanjarían cualquier polémica sobre el pulguero y su poder de atracción.

Mario E. Saballos, aseveró que la clausura del próximo 31 de mayo los deja ‘‘desarmados'', ya que en su opinión la economía todavía demorará en retomar su impulso,.

Para José Santana, Miami está asistiendo al final inesperado de un negocio donde el arte de regatear siempre fue moneda de uso corriente.

"No se trata de cualquier mercado'', aseguró Santana. "Vamos a extrañar la bulla y su gente''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios