Sur de la Florida

Crist firma polémico aumento de impuestos

El gobernador de la Florida Charlie Crist firmó el presupuesto del 2010 este miércoles 27 de mayo.
El gobernador de la Florida Charlie Crist firmó el presupuesto del 2010 este miércoles 27 de mayo. AP

Incumpliendo una promesa de no aumentar los impuestos, el gobernador Charlie Crist firmó el miércoles el presupuesto estatal de $66,500 millones con muy pocos vetos.

Crist vetó sólo dos puntos en el enorme presupuesto: una pequeña reducción de salario para algunos empleados estatales y una medida para tomar $6 millones de un fondo en fideicomiso que procesa los permisos para portar armas.

Excepto esas dos cosas, dijo Crist, el presupuesto era el mejor dadas las circunstancias. Los legisladores enfrentaron un déficit presupuestario sin precedentes en un estado abrumado por pérdidas récord de empleo y ejecuciones hipotecarias.

"Los cálculos de ingresos del otoño pasado y esta primavera fueron desalentadores y muchos pronosticaron tiempos más difíciles para el estado'', declaró. "Hoy me siento feliz de decir que el presupuesto que firmaré no es tan deficitario como se esperaba''.

Crist aplaudió que el presupuesto aumenta ligeramente el gasto en la educación de prekínder a grado 12 en $26 por alumno, mantiene servicios críticos como el Medicaid e incluye más dinero para los Everglades, para ayudar a atraer empresas que paguen buenos salarios y dar publicidad a la Florida.

Crist también señaló que el presupuesto muestra que el estado "no tiene planes de liberar prisioneros ni despedir empleados estatales que trabajan duro''.

No obstante, un total de 700 empleados estatales pudieran perder su empleo. Se planea, por ejemplo, el cierre de algunas oficinas regionales de policía.

Además, el presupuesto incluye $2,200 millones en nuevos cargos e impuestos, fundamentalmente un impuesto de $1 por paquete de cigarrillos y un mayor costo de la licencia de conducción y las placas de automóviles. Los que usen el sistema judicial, visiten los parques estatales e incluso pesquen en playas y puentes tendrá que pagar más.

El impuesto a los cigarrillos y la mayoría de los otros cargos entran en vigor el primero de julio.

Crist, que repetidamente prometió no aumentar los impuestos, afirmó el miércoles que el presupuesto no incluye "aumentos amplios de impuestos'', aunque los cargos a los 15.6 millones de conductores y 18.8 millones de vehículos registrados en la Florida aumentarán.

Los demócratas, particularmente en la Cámara de Representantes, criticaron acerbamente los aumentos de impuestos, alegando que los republicanos hicieron muy poco por cerrar vacíos tributarios y redujeron excesivamente programas para las personas mayores y niños al cuidado de terceros.

"Este presupuesto se equilibró a costa de la clase media, de los hombres y mujeres de nuestro estado que trabajan'', declaró el representante Martin Kiar, demócrata por Davie.

Los demócratas dijeron que los legisladores republicanos debían haber incluido en el presupuesto unos $400 millones en nuevos ingresos por concepto de juegos, en vez de ahorrarlos. Esos fondos pudieran haberse usado para aliviar el golpe del aumento del costo de la matrícula universitaria.

Los demócratas se jactaron de que el presupuesto del año próximo contará con $5,300 millones en fondos de estímulo federal gracias a un Congreso y a un presidente demócratas. Sin esos fondos el déficit de $6,000 millones habría sido difícil de superar El presupuesto del año en curso es de $69,500 millones, que incluye $4,000 millones en fondos de estímulo.

Tanto Crist como los legisladores republicanos admitieron que los fondos federales eran imprescidible. Pero afirmaron que había que fortalecer otros ingresos, reducir alrededor de $1,000 millones en gastos y subir los ahorros a $1,700 millones para proteger la deuda estatal y asegurar que haya suficiente dinero en el banco si la situación económica empeora.

El presidente del Senado, Jeff Atwater, republicano por North Palm Beach, dijo que los legisladores tendrán que regresar durante los próximos meses a un período extraordinario de sesiones para ratificar un acuerdo de juegos con los seminoles. Atwater agregó que es posible que el estado agote sus fondos, lo exigiría un período especial de sesiones.

"Es posible'', afirmó Atwater, "pero yo no consideraría eso un fracaso. Estamos en una situación muy difícil''.

Atwater agregó que los legisladores "fueron muy cuidadosos'' en asegurarse de no reducir mucho el presupuesto ni tomar demasiado dinero de los contribuyentes.

Para asegurar que los aumentos de impuestos fueran prueba de veto, los legisladores destinaron los nuevos ingresos directamente a los fondos para las escuelas y el Medicaid, que presta servicio a 2.6 millones de floridanos.

Al no vetar los impuestos, Crist incumplió su promesa de no aumentar los impuestos durante su campaña del 2006. También firmó un acuerdo en el mismo sentido con otros gobernadores, redactado por el grupo conservador Americans for Tax Reform, de Washington. A principios de este mes Crist firmó un compromiso similar para candidatos a cargos federales, ahora que se ha postulado al Senado federal.

El asunto de los impuestos no fue la única decisión presupuestaria de Crist contraria a sus declaraciones anteriores.

El gobernador dijo el miércoles su decisión de vetar una extracción de $6 millones de un fondo que cubre los trámites de licencias de porte de armas de fuego es una manera de proteger los derechos individuales de la Segunda Enmienda. Sin embargo, Crist había pedido en febrero a los legisladores que sacaran aún más dinero del fondo, $8 millones.

Al pedírsele que explicara su cambio de opinión sobre ese fondo, Crist dijo que lo había convencido el comisionado de Agricultura, Charles Bronson, cuyo despacho supervisa las licencias de portar armas de fuego. Las solicitudes de estos permisos han aumentado significativamente. Crist dijo que el veto era un "asunto de seguridad''.

  Comentarios