Sur de la Florida

Cutie atrae atención hacia la Iglesia Episcopal

La novia del Padre Alberto, Ruhama Canellis, y el sacerdote de origen cubano durante la ceremonia realizada en Trinity Episcopal Cathedral.
La novia del Padre Alberto, Ruhama Canellis, y el sacerdote de origen cubano durante la ceremonia realizada en Trinity Episcopal Cathedral. MIAMI HERALD STAFF

Un día después que el notorio sacerdote Alberto Cutié abandonó la Iglesia Católica, una actividad considerable rodeó la pequeña congregación de Biscayne Park donde pronunciará su primer sermón el domingo como nuevo miembro de la Iglesia Episcopal.

Pero la decisión de Cutié tiene un precio. El arzobispo John Favalora expresó su desdén por la decisión de Cutié y dijo que su nuevo obispo, Leo Frade, le ha faltado al respeto a la mayor iglesia del sur de la Florida. El jueves Favalora expresó que Cutié sigue "bajo la promesa'' del voto de castidad. El viernes Frade respondió que estaba ‘‘estudiando lo debido'' de lo expresado por Favalora. Ambos individuos no se han hablado en persona desde hace dos años.

"Tratamos de no afectarnos el uno al otro'', dijo Frade refiriéndose a las dos iglesias, que una vez estuvieron unidas pero que históricamente han diferido en cuestiones fundamentales.

Cutié enfrentará su primer reto el domingo, cuando pronuncie su primer sermón como laico durante un servicio en la Iglesia de la Resurrección, que ofrecerá en español e inglés. "La secretaria de la Iglesia de la Resurrección me dijo que el teléfono no ha dejado de sonar desde que se supo la noticia'', dijo Rafael García, sacerdote de la Iglesia Episcopal St. Philip de Coral Gables.

Frade es una persona clave en reclutar nuevos miembros para una iglesia pequeña y tradicionalmente blanca, mucho más pequeña que la Iglesia Católica del sur de la Florida. La Arquidiócesis de Miami ha perdido a su representante más popular, alguien que pudo reavivar a muchas parroquias y llevar a nuevos fieles al rebaño.

La Iglesia de la Resurrección sólo tiene varias docenas de miembros, pero tiene espacio para más de 200 feligreses. Es la primera de muchas que Frade dice que quiere que Cutié rehabilite. Otra es la del Holly Comforter, una parroquia de pocos recursos de La Pequeña Habana con sólo unas docenas de fieles hispanos.

Cuando Cutié entró a San Francisco de Sales, su antigua parroquia católica, en el 2005, sus feligreses también eran pocos. Pero pronto los bancos se llenaron y cuando Cutié se fue tenía 500 familias.

Ahora trae sus activos, como un programa de radio de gran popularidad, además de su presencia en la televisión y los medios impresos, a los 38,000 episcopales de la Florida.

"Es una persona muy preparada, con mucho carisma'', dice García, que dirige una de las pocas congregaciones hispanas de esta iglesia y estaba presente durante la recepción de Cutié el jueves.

De las más de 80 iglesias episcopales en la Diócesis Episcopal del Sudeste de la Florida, que abarca desde Jensen Beach hasta Cayo Hueso, 15 tienen congregaciones hispanas. En comparación, hay más de 117 iglesias católicas en el sur de la Florida y docenas ofrecen servicios en español.

"Es una iglesia negra y blanca, no hispana. Es un grupo que hemos desatendido. Tenemos que llegar a todo el mundo'', dijo Frade ayer. "Los episcopales no son conocidos por su energía. Espero que nos ayude, tanto en inglés como en español''.

Ahora Cutié tendrá que reconciliar los consejos de sus 14 años como sacerdote católico con las tradiciones episcopales, que son más liberales.

La Iglesia Episcopal es la rama estadounidense de la Comunión Anglicana, que rompió con Roma en el siglo XVI tras la excomunión de la reina Isabel I, cabeza de esa iglesia. Las relaciones entre ambas iglesias fueron tensas hasta los años 60.

La Iglesia Episcopal permite el uso de anticonceptivos en las relaciones matrimoniales y ordena mujeres, al contrario de la Iglesia Católica. La Diócesis Episcopal de New Hampshire también tiene un obispo abiertamente homosexual y no célibe, amigo de Frade, que visitó el sur de la Florida en invierno. Además, los episcopales no consideran al Papa su cabeza.

Los sacerdotes episcopales pueden casarse. Cutié ha dicho que se casará con su novia, algo que tenía prohibido como sacerdote católico.

"No queremos simplemente que Cutié sea un sacerdote católico que está con nosotros. Queremos que sea un sacerdote anglicano casado. Tienen que conocer realmente cómo piensan'', dijo Frade, quien añadió que Cutié le habló por primera vez hace dos años, con preguntas sobre la iglesia episcopal. "Creo que eso fue lo que lo trajo aquí: él siente más afinidad con nosotros. Es muy inteligente,".

Los redactores Daniel Chang y Lydia Martin, de The Miami Herald, contribuyeron a este reportaje.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios