Sur de la Florida

Mueren dos niñas por envenenamiento de monóxido de carbono

Dos niñas de 11 años fueron halladas muertas en una casa al oeste de Boca Raton en lo que parece ser un envenenamiento por monóxido de carbono, dijeron las autoridades.

Las niñas, ambas estudiantes de sexto grado en la escuela intermedia de Loggers, Run Community, se habían ido a dormir en la casa localizada en el 11541 Island Lakes Lane, donde una de las niñas, Amber Sue Wilson, vivía con su madre, tía y hermano pequeño, según documentos públicos y entrevistas a los vecinos.

La madre de Amber, Loretta L. Wilson, de 45 años, le dijo a los detectives que regresó a la casa la noche anterior en la exclusiva comunidad Island Lakes, estacionó su todoterreno Ford Escape en la cochera, cerró la puerta del garaje, pero no apagó el motor del vehículo, dijo Teri Barbera, portavoz de la policía del Condado Palm Beach.

Wilson dijo que después, entró en la casa y se quedó dormida.

Cuando se levantó cerca de las 9 a.m. de ayer, trató de despertar a su hija, pero la niña no reaccionaba.

Entonces llamó al número de emergencia 911, y rescatistas y agentes de la policía corrieron a la casa. Allí, encontraron a una niña muerta en la cocina y a la segunda en un dormitorio, dijo Barbera.

La madre, que estaba prácticamente incapacitada debido al mortífero gas, fue llevada al hospital West Boca Medical Center, donde todavía ayer por la tarde permanecía. Se espera que se recupere, apuntó Barbera.

Las autoridades identificaron a la otra víctima como Kaitlyn Brondolo.

''En este momento, todo parece haber sido un trágico accidente'', dijo Barbera.

De acuerdo con la policía de Palm Beach, Loretta Wilson y las chicas regresaron a la casa alrededor de las 10:30 p.m. del sábado luego de haber ido a una tienda Wal-Mart. Wilson estacionó el automóvil en la cochera y cerró la puerta con el auto todavía encendido.

Los detectives buscaron ayer en la casa, y hallaron al Ford en la cochera, con el motor encendido y el tanque de gasolina lleno hasta la mitad. Las llaves del vehículo estaban en un mostrador de la cocina.

Las otras personas que viven en la casa pasaron la noche del sábado en otra parte.

En la casa se detectó un alto volumen de monóxido de carbono, señaló Barbera.

La División Especial de Investigación de la policía de Palm Beach y el Departamento de Niños y Familias (DCF) iniciaron una pesquisa de lo ocurrido.

  Comentarios