Sur de la Florida

Bancarrota de GM repercute en la Florida

VISTA DEL concesionario Tropical Chevrolet el lunes en Biscayne Blvd. GM se declaró ayer en 
bancarrota y no se sabe exactamente qué suerte correrán los distribuidores de sus marcas.
VISTA DEL concesionario Tropical Chevrolet el lunes en Biscayne Blvd. GM se declaró ayer en bancarrota y no se sabe exactamente qué suerte correrán los distribuidores de sus marcas. The Miami Herald

General Motors, un titán de la industria de Estados Unidos durante la mayor parte de un siglo, se acogió el lunes a la protección de las leyes de bancarrota y prometió convertirse en un fabricante más fuerte, aunque de menor envergadura.

La declaración de bancarrota puede decidir la suerte de la mayoría de los 1,100 concesionarios, entre ellos por lo menos un par en el sur de la Florida, que GM ya tenía en la lista de clausura. Es muy poco probable que un tribunal de bancarrotas rechace el plan de GM de no renegociar acuerdos con los concesionarios cuando expiren en octubre del 2010.

Mario Murgado, propietario de Brickell Motors, que vende vehículos Buick, GMC y Pontiac en la Calle 8 y la Avenida 6 en Miami, se muestra optimista de que la empresa marcha por el camino correcto.

"Esperamos que en los próximos 60 a 90 días General Motors salga de la bancarrota como una compañía mucho más fuerte'', dijo Murgado, quien reiteró que su concesionario seguirá funcionando normalmente.

Otro concesionario, Craig Zinn, planeaba impugnar la decisión de GM de cerrar su distribuidor Pines Pontiac GMC Buick, en Pembroke Pines, pero ahora reconoce que es una batalla que no puede ganar.

"Si no se hubieran declarado en bancarrota pudiera impugnarlo'', dijo Zinn. "Pero en este momento no tienen que justificar el cierre ante nadie''.

La declaración de bancarrota de GM del lunes ocurre aproximadamente un mes después que Chrysler también se acogió a las leyes de bancarrota para reorganizarse. El lunes un juez de bancarrota de Nueva York aprobó la venta de activos de Chrysler a una nueva empresa formada por el fabricante italiano Fiat, por encima de las objeciones de algunos de los 789 concesionarios que Chrysler planea eliminar.

Ambos fabricantes, que han perdido cuota de mercado a manos de vehículos importados desde hace años, sufren también una drástica baja en las ventas y ahora desean tener una cifra de concesionarios acorde con el menor volumen de ventas.

Aunque GM ha fijado un plazo hasta finales del próximo año a los 1,100 concesionarios para que reduzcan sus operaciones, Zinn dijo que espera que si distribuidor en Pines Boulevard deje de vender vehículos GM nuevos después de este año. Zinn es dueño de otros concesionarios que venden Lexus, Toyota y Acura.

"La idea [de GM] sería que nuestro negocio se desangrara lentamente ante la falta de financiamiento'' para comprar vehículos nuevos, dijo Zinn. "Ya no tengo financiamiento para más [inventario] porque ya no tengo un contrato a largo plazo con GM''. Zinn todavía tiene unos 165 vehículos nuevos de GM, que valen un total aproximado de $4 millones.

El concesionario de Zinn y Lehman Auto World en Miami son los únicos distribuidores de GM en el sur de la Florida que han confirmado públicamente haber recibido cartas de clausura de la empresa. Alex Kurkin, abogado de Miami que representa a varios concesionarios, dijo que conoce otros dos distribuidores de GM en el sur de la Florida que la empresa planea cerrar, pero declinó identificarlos.

GM decidió eliminar por fases la marca Pontiac y venderá o eliminará sus marcas Hummer, Saturn y Saab. Eso dejaría a la empresa con cuatro marcas: Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC.

Una vez que Zinn venda las existencias de GM, dijo que espera convertir el concesionario en un centro de autos de uso y mantenimiento.

A pesar de las seguridades de GM de que mantendrá en operaciones hasta el 31 de octubre del 2010 los concesionarios en la lista de clausura, Kurkin dijo que cree que GM seguirá el ejemplo de Chrysler y aprovechará la declaración de bancarrota para deshacerse más rápido de esos distribuidores.

"Espero que no hagan lo que ha hecho Chrysler'', dijo Kurkin.

Se espera que ejecutivos de GM y Chrysler se presenten ante el Congreso mañana para hablar sobre el cierre masivo de concesionarios. Los concesionarios, por su parte, tienen programado declarar ante la Comisión de Comercio del Senado.

Entre los activos vendidos a la nueva Chrysler están los contratos que la empresa tenía con los concesionarios que deseaba mantener en la nueva red minorista. Sobre esa base, Kurkin se pregunta cómo GM puede mantener los distribuidores que ha rechazado si no serán parte de la nueva GM después de octubre del 2010.

Algunos concesionarios rechazados por Chrysler, como Tamiami Chrysler Jeep Dodge en Miami, Spitzer Autoworld, en Homestead, y Monarch Dodge en Lauderdale Lakes, presentaron objeciones ante el tribunal de bancarrota.

A. Edward Quinton, abogado miamense que representa a Tamiami y a Monarch, dijo que la probabilidad de que logren algo es baja debido a la orden del juez que aprobó la venta.

El proceso ha enfadado a Alex Planas, cuya familia es propietaria del distribuidor Tamiami en la Calle Ocho y la 82 Avenida en Miami.

"Es una locura con la rapidez que han aprobado esta bancarrota'', dijo Planas, gerente general del concesionario. "No le dan una oportunidad a los distribuidores a presentar su caso. Estas cosas no deben suceder en Estados Unidos''.

Existe una posibilidad de que Tamiami pueda mantener su franquicia porque está negociando con Chrysler Financial para hacerse cargo de la tienda Dade Jeep Chrysler Dodge en 13355 SW 137 Avenue, que cerró este año.

Sin embargo, Planas tiene la esperanza de que Chrysler reconsidere el cierre de la tienda de Tamiami. Chrysler quiere eliminar aproximadamente una cuarta parte de toda su red minorista para el 9 de junio.

Mientras tanto, los consumidores pueden encontrar buenos precios en terrenos repletos de vehículos.

"Nunca ha habido un mejor momento para comprar un auto o camión, y esta vez lo digo en serio'', dijo Mike Jackson, presidente ejecutivo de AutoNation, con sede en Fort Lauderdale, en la cadena de noticias financieras CNBC.

"Nos movemos de un modelo de negocios irracional de exceso de producción, grandes existencias y demasiados incentivos [para vender vehículos] a una era de rentabilidad y sustentabilidad''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios