Sur de la Florida

Casi seguro un aumento del impuesto a la propiedad en Miami-Dade

El marcado declive del valor gravable de las viviendas en el condado Miami-Dade podría obligar a las autoridades a aumentar los impuestos.
El marcado declive del valor gravable de las viviendas en el condado Miami-Dade podría obligar a las autoridades a aumentar los impuestos. AP

En medio del desplome del valor gravable de la propiedad en Miami-Dade, el alcalde del condado Carlos Alvarez dijo que es casi inevitable un aumento del impuesto a la propiedad para compensar un déficit presupuestario que se calcula entre $350 millones y $400 millones.

"Es casi imposible lograr un presupuesto aceptable solamente a base de reducciones'', dijo Alvarez. "La posibilidad de que se aumenten los impuestos y otros cargos es real'', agregó.

Los comentarios de Alvarez ocurrieron apenas un día después que el administrador del gobierno condal, George Burgess, informó a los comisionados que "un déficit presupuestario de esta magnitud no puede solucionarse sólo con reducciones de gastos, sin que haya un impacto significativo a los servicios básicos''.

Burgess escribió en un memorando que tales reducciones "podrían exigir la eliminación de departamentos y programas del condado''.

El memorando acompañó un informe de la Oficina del Tasador de Propiedades del condado que mostró que el valor gravable de las propiedades había bajado 9.2 por ciento durante los últimos 12 meses, la mayor baja en 12 meses en por lo menos 40 años.

La baja es la primera vez que el valor gravable de las propiedades en Miami-Dade se reduce desde 1993, cuando el amillaramiento bajó 2.9 por ciento después que el huracán Andrew devastó buena parte del sur de la Florida.

Eso no significa que los habitantes de Miami-Dade deben esperar una reducción comparable en sus impuestos. La factura de impuestos a la propiedad depende a final de cuentas de cuánto cambia el valor de la propiedad y la tasa fiscal que gravan varias jurisdicciones.

La mayoría de los propietarios no se verán afectados por un pequeño aumento de impuestos, dijo Adam Greenberg, director administrativo de BayBridge Real Estate, firma de asesoría de Miami, quien considera que la mayoría se beneficiará probablemente de una reducción de impuestos, aunque menor de lo esperado.

"Si una casa valía el año pasado $300,000 y la porción gravable era 2 por ciento, eso significa $6,000 en impuestos. Si este año bajó a a $250,000 pero la porción gravable subió en 10 por ciento a 2.2 por ciento, eso significa $5,500. De modo que tal vez sea una baja de $500, no de $1,000''.

"Estamos en medio de la peor recesión del mercado inmobiliario desde la Gran Depresión, así que se debería hacer todo lo posible para reducir la carga a los propietarios'', dijo David Dabby, de una firma de asesoría inmobiliaria de Coral Gables.

Dabby y otros dijeron que el impuesto a la propiedad es excesivamente alto en comparación con los años antes del auge, en parte porque Miami-Dade no toma ahora en cuenta las ejecuciones hipotecarias al calcular el valor de las propiedades.

Un estudio reciente de Dabby Group concluyó que 60 por ciento de las viviendas a la venta en el condado son ventas a corto o ejecuciones hipotecarias.

La cifra es mucho más alta es los segmentos más afectados del mercado, como Homestead, donde 88 por ciento de las propiedades a la venta se están rematando.

"El tasador de propiedades debería concentrarse en salir de las ejecuciones hipotecarias. El mercado no podrá comenzar a recuperarse hasta que todas las [viviendas en manos de los bancos] y las ventas a corto desaparezcan del sistema''.

Por el momento, Alvarez advirtió que no se han tomado decisiones definitivas sobre el impuesto a la propiedad, pero agregó que se han invertido cientos de horas en estudiar la situación de presupuesto del condado y que no hay respuestas fáciles a la situación.

Alvarez dijo que su objetivo era presentar a los comisionados condales un presupuesto que no ponga en peligro la seguridad pública ni reduzca los servicios al extremo que afecte la calidad de la vida.

Eso incluye reducciones a los servicios gubernamentales y eliminación de empleos, dijo Alvarez. Pero sostuvo que eso no será suficiente.

"Yo sé que no voy a ganar un concurso de popularidad si aumento el porción gravable del valor de las propiedades'', dijo Alvarez, quien añadió que la crisis de presupuesto complacerá a pocas.

"Ya sea el despido de empleados del gobierno, que los propietarios paguen más impuestos o que alguien no pueda asistir a la biblioteca tanto como lo desee, sé que alguien no va a estar contento''.

Alvarez podría tener que batallar con los comisionados sobre el impuesto.

Algunos comisionados ya se han manifestado en contra, alegando que no estamos en el momento adecuado para tomar una medida semejante, especialmente cuando los propietarios están pasando mucho trabajo para cubrir sus gastos.

"Tenemos que ajustarnos y apretarnos el cinturón'', dijo el comisionado Javier Souto. "Un aumento de impuestos en este momento es impensable''.

La comisionada Rebeca Sosa dijo que el condado debe considerar la consolidación de departamentos, la eliminación de servicios y la eliminación de plazas de trabajo. Pero se negó a considerar un aumento del amillaramiento.

"Cuando la economía está en estas condiciones, cuando la gente trata por todos los medios de no perder su casa, ¿cómo podemos hablar de eso?", dijo Sosa.

"Todas las familias han tenido que hacer cambios, nosotros tenemos que hacer lo mismo''.

Pero el presidente de la Comisión, Dennis Moss, dijo que había que tener en cuenta todos los factores en el próximo debate del presupuesto.

"La gente necesita conocer las opciones y lo que pasaría si solamente hacemos reducciones de gastos'', dijo la comisionada Katy Sorenson, quien no se opone a un aumento en el impuesto a la propiedad. Agregó que podría haber un mayor apoyo al aumento cuando se comprenda la gravedad de las reducciones en todas partes, desde las prisiones y la policía hasta los programas extraescolares.

"También necesitamos pensar en reducir el presupuesto de los comisionados'', dijo Sorenson, quien dirige la subcomisión de Presupuesto, Planeación y Sustentabilidad. "Tenemos que ver lo que tenemos en las arcas''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios