Sur de la Florida

Consideran aumentar el impuesto a la propiedad en Broward

A raíz del brusco descenso en el valor gravable de la propiedad, las autoridades condales de Broward estudian la posibilidad de elevar la tasa fiscal, algo que no se ha hecho desde hace 10 años.

Los rumores sobre un posible aumento en el impuesto a la propiedad ocurren menos de una semana después que Lori Parrish, Tasadora de la Propiedad en Broward, expuso cifras que muestran que la recaudación por concepto de impuestos a la propiedad había bajado un impresionante 10.7 por ciento en todo el condado.

Eso no significa que los habitantes deban esperar una reducción similar en su factura tributaria. La factura del impuesto a la propiedad depende del valor de la vivienda y la tasa fiscal que imponen diferentes jurisdicciones.

En Broward la mayor parte de la factura del impuesto a la propiedad --alrededor de una tercera parte-- se dedica a financiar las escuelas públicas.

Algunos miembros de la Junta Escolar han dicho que no aumentarán la tasa fiscal, pero no está claro si la mayoría los apoyará. El Distrito Escolar todavía no ha publicado su proyecto de presupuesto.

El condado también representa una parte sustancial de la factura tributaria a los propietarios, alrededor de 25 por ciento. Las municipalidades y otras entidades con autoridad para gravar impuestos, como los distritos de hospitales, completan la cifra. Algunas municipalidades, como Fort Lauderdale, no presentarán un proyecto de presupuesto hasta julio.

El impuesto a la propiedad es un tema desagradable para muchos propietarios. Justin Miller, de 28 años, quien calcula que debe en su hipoteca $250,000 más que el valor de su apartamento de Fort Lauderdale, dijo que si le aumentan impuestos estudiaría la posibilidad de dejar que su casa caiga en embargo hipotecario. En este momento trata de que su banco lo deje vender la unidad por menos de lo que debe, las llamadas ventas a corto plazo.

Algunos expertos sugieren que cualquier aumento del impuesto a la propiedad pudiera llevar a la mora hipotecaria de muchos propietarios porque las viviendas valen menos de lo que deben. Las últimas cifras muestran que 71 por ciento de los propietarios de Miami-Dade y Broward que compraron en los últimos cinco años están en esa situación.

Pero la mayoría de los propietarios no se vería perjudicada por un pequeño aumento del impuesto, dijo Adam Greenberg, director administrativo de BayBridge Real Estate, empresa asesora de Miami. Greenberg calcula que la mayoría probablemente vea una reducción en su factura de impuestos, aunque menor de lo esperado.

"Si su casa valía $300,000 el año pasado y la porción gravable era 2 por ciento, eso significa $6,000 en impuestos. Si su casa bajó a $250,000 este año, pero la porción gravable subió 10 por ciento, a 2.2 por ciento, eso significa $5,500. Así que quizás sea una baja de impuestos de $500 y no de $1,000''.

Los comisionados de Broward hablan desde hace meses sobre el próximo presupuesto, pero no han llegado a un consenso sobre temas cruciales para el año fiscal que comienza el primero de octubre.

Si deciden no aumentar el impuesto, entonces tendrán que reducir $$129 millones del presupuesto, lo que afectaría parques, bibliotecas, servicios sociales y otras áreas. No parece que la mayor parte de los nueve comisionados esté dispuesta a reducir tanto.

"Es imposible'', dijo la comisionada Ilene Lieberman. "Habría que cerrar bibliotecas, parques''.

Eso deja pocas opciones: echar mano a los $100 millones de reserva o a los $300 millones separados para futuros proyectos de construcción, subir los impuestos o una combinación de ambos.

Se espera que la Oficina de Presupuesto del Condado publique hoy información sobre el impacto que tendría el aumento de la tasa tributaria. Los comisionados también han programado un seminario el jueves para discutir un aumento de impuestos, algo que se hizo por última vez en 1998.

Otra posibilidad que los comisionados podrían considerar es aumentar la tasa fiscal sólo lo suficiente para recuperar las pérdidas en ingresos por concepto de impuestos. Es una forma de generar la misma cantidad de ingresos por concepto de impuestos de una propiedad, aunque el valor de la vivienda haya bajado mucho.

En ese plan, los ganadores serán los propietarios que compraron hace poco o los que no tienen la exención tributaria conocida como homestead, junto a los dueños de edificios comerciales e industriales, dijo Kayla Olsen, directora de Presupuesto de Broward. Estos propietarios por lo general pagan impuestos más elevados, por lo que un amillaramiento más bajo equivaldría a pagar menos impuestos.

Los perdedores son los que compraron hace algunos años con los beneficios del plan Save Our Homes y enfrentan una gran diferencia entre el valor gravable y el valor de mercado; básicamente, son propietarios que pagaron impuestos más bajos porque descendió amillaramiento del plan Save Our Homes estaba limitado a 3 por ciento anual.

Aunque los comisionados aprueben el aumento de la tasa tributaria, el gobierno condal todavía tendría que reducir unos $45 millones del presupuesto y trataría de que fuera Al Lamberti, jefe de Policía de Broward, quien contribuyera con cerca de la mitad de esa cifra mediante reducciones en el enorme departamento policial.

Ya los comisionados están enfrascados en una batalla con Lamberti sobre su presupuesto. Lamberti prometió frenar el crecimiento de la entidad al despedir a 177 empleados, pero este año el presupuesto es $6 millones mayor que este año.

Hasta ahora no se sabe si tienen los cinco votos necesarios para aumentar la tasa fiscal a la cifra necesaria.

Cuatro comisionados --Joe Eggelletion, Kristin Jacobs, Diana Wasserman-Rubin y Lois Wexler-- dijeron que no descartarían un aumento de la tasa de impuestos, aunque algunos expresaron que es una medida que se tomaría si no quedara más remedio.

"Estoy dispuesto a discutir el problema para no tener que eliminar servicios'', dijo Jacobs.

La alcaldesa Stacy Ritter y los comisionados Ken Keechl y John Rodstrom dijeron que se oponen a un aumento de los impuestos.

"Los contribuyentes me eligieron para que les redujera los impuestos y yo les dije que lo haría'', expresó Keechl.

Por su parte, la comisionada Sue Gunzburger dijo que está indecisa sobre un aumento de la tasa de impuestos, pero una votación sobre el tema sería políticamente peligrosa porque el próximo año la comisionada se enfrenta a una dura contienda de reelección frente al ex legislador estatal Steve Geller.

Entonces, queda Lieberman. "Prefiero no hacerlo, pero si el jefe de la Policía no participa sería algo imposible de conseguir'', dijo Gunzburger.

Esa estrategia política --aumentar la tasa de impuestos y culpar de ello al jefe de Policía, que es republicano-- podría ser popular entre otros comisionados demócratas. Casi todos respaldaron el año pasado al oponente demócrata de Lamberti.

Lamberti ha dicho que más reducciones afectarían la seguridad pública y que no aceptaría la responsabilidad.

"En vez de hacer una declaración tan agresiva quizás el comisionado Lieberman debería estudiar con más cuidado dar prioridad a los servicios del gobierno condal'', escribió Lamberti en un comunicado que dio a conocer la semana pasada.

La reportera de The Miami Herald Patricia Mazzei contribuyó a este reportaje.

  Comentarios