Sur de la Florida

La tecnología redefine el significado de 'discapacidad'

ERIK WEIHENMAYER nunca había visto a su hija, pero gracias a BrainPort pudo hacerlo. Es uno de los 
asombrosos inventos que se exhibirán en Miami este fin de semana.
ERIK WEIHENMAYER nunca había visto a su hija, pero gracias a BrainPort pudo hacerlo. Es uno de los asombrosos inventos que se exhibirán en Miami este fin de semana. The Miami Herald

Sin duda, Erik Weihenmayer es un gran padre. Sin embargo, hasta el mes pasado nunca había visto a su hija.

Weihenmayer, de 40 años, nació con problemas de la vista y estaba completamente ciego desde los 13 años.

Pero gracias a una tecnología que sólo cabe en la ciencia ficción, durante las últimas semanas ha podido echar un ojo a personas y cosas que antes sólo había podido escuchar o tocar.

La tecnología se llama BrainPort y este fin de semana será uno de los asombrosos dispositivos que se exhibirán en Miami en el festival tecnológico No Barriers, una reunión internacional de atletas con limitaciones físicas, soldados heridos, jóvenes discapacitados y padres esperanzados, así como científicos y médicos que desarrollan las tecnologías para superar esas incapacidades.

"No puedo decirle lo asombroso que ha sido, es una cosa surrealista'', dijo Weihemayer, de Colorado, refiriéndose a su BrainPort, uno de los tres prototipos que hay hasta el momento. "Esto no es un simple avance, es mucho mejor que todo lo que hayamos visto antes'', dijo Weihenmayer, presidente de No Barriers USA, que creó el festival.

La visión no es de alta resolución ni en colores, pero las imágenes son lo suficientemente claras como para ver la silueta de Emma, su hija de 8 años, o disfrutar de sencillos placeres como jugar con ella.

Junto con el BrainPort, los simposios y la Villa de Innovación del festival exhibirán avanzados dispositivos GPS para los ciegos, así como prótesis inteligentes que reaccionan a las señales cerebrales como verdaderas extremidades nerviosas. Esto último fue una creación de Hugh Herr, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts y copresidente del festival, que los usa desde hace años para practicar alpinismo. También estará allí Molly, la poni discapacitada.

Según afirman los expertos, la tecnología de estos dispositivos ha comenzado a restar fuerza al significado de la palabra discapacitado.

"No hace mucho la mayoría de las personas que veía a alguien como yo --un paraplégico en una silla de ruedas-- automáticamente suponían que uno era una inválido'', dijo Harry Horgan, marino y fundador de Shake-a-Leg, el centro acuático sin fines de lucro de Coconut Grove donde se celebra el festival.

El BrainPort se remonta a los años 60, cuando el científico Paul Bach-y-Rita comenzó a trabajar en el desarrollo de un generador de visión artificial. Cuando Bach-y-Rita murió, en noviembre del 2006, Wicab --su compañía de Middleton, Wisconsin-- había desarrollado el BrainPort.

"Una de las expresiones favoritas de Paul era que uno no ve con los ojos sino con el cerebro'', dijo Robert Beckman, presidente de Wicab.

"También le gustaba decir que si sus ojos o cualquier otro sensor resulta dañado, se puede usar un sensor alterno porque el cerebro lo acepta''.

Un segundo prototipo de BrainPort se entregará a otra persona la próxima semana. Cuando se apruebe un uso más amplio del dispositivo --probablemente en los próximos meses, tras la esperada aprobación de la Dirección de Alimentos y Medicamentos, dice Beckman-- costará unos $10,000.

Pese a las esperanzas puestas en BrainPort, algunos asistentes al festival No Barriers tienen otras preocupaciones. "Estoy realmente esperanzado con la manocicleta'', dice Juan Carlos Gil, marino y campeón de ciclismo a mano, que nació con parálisis cerebral y tiene un uso limitado de las piernas.

Gil, que es voluntario de Shake-a-Leg Miami, se refiere a un nuevo tipo de manocicleta que se puede detenerse sin caerse con sólo apretar un botón.

Eso es importante, dijo Gil, porque las manocicletas tradicionales tienen bases tan anchas que no caben por puertas u otros espacios estrechos.

"Así que uno tiene que apoyarse en otras personas para que le saquen la manocicleta y luego lo ayuden a uno a subirse. Para nosotros esto es otro paso hacia la independencia''.

Kerry Gruson, que asiste regularmente a Shake-a-Leg Miami, también estará presente en un simposio en el festival.

Gruson, de 61 años y reportera retirada de The New York Times, quedó parcialmente paralizada en 1974 cuando un veterano de Vietnam a quien entrevistaba sufrió un ataque de estrés traumático y la agarró por el cuello. Desde entonces no puede mover las piernas. Sus brazos tienen poco alcance. Tiene la cabeza permanentemente inclinada de un lado. A pesar de todo, tiene varios títulos mundiales de regatas, entre ellos varios ganados en torneos con marinos físicamente capaces. ¿Su ayuda tecnológica? Un sistema ligero hecho a la medida de silla y polea que le permite deslizarse fácilmente de una punta a otra de la embarcación, lo que le permite un acceso rápido a las velas y al timón.

"En la navegación son igualmente importantes la estrategia como la parte física'', dijo. "Por eso es que gano''.

Otro de los que se presentarán en el festival, el Dr. Mark Nash, profesor adjunto de Neurocirugía, Medicina de Rehabilitación y Terapia Física del Miami Project to Cure Paralysis, trabaja para fortalecer físicamente a los que sufren de parálisis.

La semana pasada trabajaba en un cuartito en el centro con Rodolfo Prinetto, que sentado ante la pantalla verde alzaba ambas manos y se estiraba para agarrar un objeto invisible y luego se inclinaba para colocarlo abajo.

Si uno mira el monitor de computadora frente a Prinetto, lo que ve es una línea de ensamblaje virtual de la que toma cajas de una estera elevada y las coloca en otra más abajo.

Luego jugó voleibol virtual contra un robot en la pantalla verde.

"Es verdad que todavía no hay una cura para la parálisis'', afirma Prinetto, con la respiración agitada tras el juego.

"Pero le puedo decir que la mayor parte de las personas que están en mi situación no están buscando una cura todos los días. Lo que buscan es ser independientes."

Uno no piensa en eso, pero estas máquinas han hecho mucho por fortalecer la parte superior de mi cuerpo y la circulación en general que soy casi completamente independiente. Puedo mover mi silla. Puedo manejar. Puedo hacer muchas cosas sin ayuda de nadie''.

Si la discapacidad es un problema de no poder hacer ciertas cosas, entonces Weihenmayer es mucho más capaz que muchas personas con ojos perfectos.

Entre otras cosas, dirigió el equipo de lucha de su escuela secundaria y es alpinista a nivel mundial que ha escalado las legendarias Siete Cumbres. Se casó en la ladera del Monte Kilimanjaro.

"Sé que suena como un cliché azucarado'', dice Weihenmayer. "Pero no me siento discapacitado. Creo que doy el máximo con lo que tengo. Al mismo tiempo, como todo el mundo, sin que importe su estado físico, estoy integrando en mi vida herramientas que me hacen más eficiente''.

"Por eso No Barriers lo abarca todo, lo físico, lo mental, lo sicológico'', afirma. "La tecnología es importante porque ayuda a asegurar que el nombre de nuestra organización no sea sólo hacerse ilusiones''.

  Comentarios