Sur de la Florida

Horrible asesinato de joven guatemalteco en Miami

Elvio y Alvia Laparra lamentan la muerte de su hermano menor, Omar.
Elvio y Alvia Laparra lamentan la muerte de su hermano menor, Omar. El Nuevo Herald

Omar Laparra solía quedarse bailando hasta los sábados por la noche, por lo que su hermano y amigos no tuvieron reparos en dejarlo la semana pasada en un club de La Pequeña Habana.

Cuando el domingo aún no había regresado a su hogar desde El Mexicano, su hermano, Elvio Laparra, comenzó a preocuparse. Estuvo llamándolo a su celular, pero no obtuvo respuesta.

Durante dos días recorrió los hospitales buscando a su hermano de 21 años.

El miércoles escuchó las noticias sobre restos humanos desmembrados que se encontraron en dos bolsas plásticas en la Bahía de Biscayne pertenecientes a un hombre blanco de pelo negro y lacio hasta los hombros.

Entonces llamó a la policía.

"No sé lo que ocurrió'', declaró Elvio Laparra el jueves por la mañana mientras permanecía sentado en el apartamento que compartía con su hermano y su hermana.

"Nunca debí dejarlo solo en el club'', comentó. "No consigo entender por qué alguien lo mataría de esa forma. En realidad, nunca había tenido problemas con nadie''.

El jueves, otros restos --supuestamente pertenecientes a Laparra-- fueron arrastrados por la corriente hasta dos puntos diferentes de la Bahía de Biscayne.

Un transeúnte descubrió primero un brazo en el agua alrededor de las 11:30 a.m. en las afuera del Bicentennial Park. Horas más tarde, un dueño de una casa vio una pierna cerca de una rampa de botes en el bloque 600 de Sabal Palm Road. La policía recuperó una pierna y un brazo. Ninguno de ellos fue encontrado en bolsas plásticas.

"Tenemos la parte superior del torso con la cabeza y la mayoría de las extremidades'', indicó Confesor González, policía de homicidios de Miami.

En horas tempranas del jueves se encontró también una bolsa con ropas ensangrentadas en Pompano Beach. La policía considera que pueden tener relación con el crimen.

La policía aseguró que Omar Laparra fue visto por última vez vivo a las 3 a.m. del domingo, aunque no mencionó en qué lugar lo vieron.

"Creemos que este individuo fue el único objetivo'' del asesino, informó González.

"Contamos con hipótesis de lo ocurrido pero no queremos divulgarlas en este momento''.

Laparra no tiene historial de violencia o drogas, informó la policía.

"Nunca había visto algo como esto. Obviamente fue horrible'', comentó el veterano policía de homicidios Orlando Silva.

El jueves por la tarde, en la estación de policía de Miami, el hermano y la hermana de Laparra solicitaron asistencia pública.

"Queremos que nos ayuden a encontrar a la persona que asesinó a mi hermano'', dijo Elvio, quien se encontraba sentado junto a su hermana Avila.

"Extraño a mi hermano'', afirmó Avila. "Lo quería mucho. Espero que toda la comunidad nos ayude a encontrar a quien hizo esto. Si alguien sabe algo de lo ocurrido puede llamar a la policía''.

Felipe Alejos Lorenzana, cónsul general de Guatemala en Miami, declaró que el consulado pagará por el traslado del cadáver de Laparra a Guatemala para que sea enterrado en San Marcos, la localidad donde viven sus padres.

"Nunca habíamos visto un crimen tan horrendo'', señaló.

En una entrevista realizada en horas tempranas del jueves, Elvio Laparra indicó que su hermano se había visto involucrado en algunas peleas, pero que no conocía que tuviese enemigos.

Su único arresto en Miami-Dade fue por desórdenes causados por intoxicación.

El hermano más joven había llegado de Guatemala hace unos siete años, y trabajaba como obrero de la construcción.

Los hermanos solían enviar dinero a su familia.

Omar trabajaba todos los días, y los sábados salía a bailar.

Siempre mantenía un par de tacos de fútbol tras la puerta, listos para usarlos en algún juego dominical en un parque cercano. Un calendario clavado en la pared del apartamento de La Pequeña Habana muestra a Laparra al frente de su equipo. Una medalla de fútbol colgaba de la pared.

"No puedo creerlo'', declaró Elvio Laparra mientras halaba su camiseta para secarse los ojos enrojecidos. "Pobre madre mía''.

El miércoles le dió la trágica noticia a su madre en Guatemala.

Cualquier información sobre los hechos que llame a Crime Stoppers al 305-471-TIPS o Miami.

  Comentarios