Sur de la Florida

Universidades estatales solicitan alza de costo de matrícula

IMAGEN DEL Recinto Biscayne Bay de FIU. Las autoridades universitarias de la Florida planean aumentar la matrícula 15 por ciento, pero los alumnos también tendrán más ayuda financiera.
IMAGEN DEL Recinto Biscayne Bay de FIU. Las autoridades universitarias de la Florida planean aumentar la matrícula 15 por ciento, pero los alumnos también tendrán más ayuda financiera. The Miami Herald

Afectadas por profundas reducciones en el dinero que reciben del gobierno, todas las universidades estatales de la Florida han solicitado un aumento de matrícula del 15 por ciento para el próximo curso escolar, lo máximo que permite la ley estatal.

El alza, que se espera sea aprobada por la Junta de Gobernadores del sistema universitario a finales de este mes, hará subir en unos $400 la matrícula para los alumnos a tiempo completo en las universidades estatales.

En las instituciones mayores, como la Universidad de la Florida (UF) y la Universidad Internacional de la Florida (FIU), el aumento se agrega a otro de la misma cifra el año pasado.

"Todavía tenemos la matrícula menos costosa de todo el país'', dijo John Delaney, director interino del sistema universitario estatal. "Harían falta siete u ocho años de aumentos de 15 por ciento para llegar al promedio nacional. Eso sólo demuestra lo baja que es nuestra matrícula''.

Sin embargo, aumentar la matrícula ahora significa también que los estudiantes tendrán que pagar más en medio de una recesión.

"No hay duda alguna de que nuestros alumnos no son ricos'', dijo Thomas Breslin, profesor de Relaciones Internacionales de FIU y presidente de los profesores. "Este aumento significa que muchos pasarán trabajo para seguir estudiando''.

Además del alza de la matrícula, las universidades estatales aumentaron varios cargos y establecieron otros, como uno por servicios de tecnología, que cuesta $4.42 por hora de crédito de estudios de licenciatura en UF.

"La Universidad de la Florida es una tremenda ganga'', insistió Janine Sikes, portavoz de la entidad. "Aquí los alumnos recibenuna excelente educación por un precio fantástico''.

La matrícula anual en UF para un estudiante que viva en la Florida es $2,669; el promedio nacional en una institución pública es $6,585, según la Junta Universitaria.

Los cambios en las leyes estatales este año permiten que todas las universidades estatales puedan aumentar la matrícula 7 por ciento por encima del alza de 8 por ciento ordenado por la Legislatura.

Anteriormente, sólo algunas universidades --UF, FIU y la Universidad Estatal de la Florida entre ellas-- podían implementar el alza adicional.

Las universidades estatales tienen derecho a fijar los aumentos suplementarios en los próximos años.

Las nuevas medidas suponen una gran victoria legislativa para los presidentes de las universidades porque si pueden aumentar la matrícula 15 por ciento durante varios años, eso significaría millones más para el maltrecho sistema de educación superior de la Florida.

El desplome presupuestario de este año en Tallahassee también impulsó a los legisladores estatales a limitar el popular programa de becas Bright Futures, restringiéndolo a los niveles de matrícula de este curso.

Eso significa que los estudiantes que recibieron becas y tenían toda la matrícula cubierta ahora están en problemas. El costo de Bright Futures ha aumentado notablemente con el paso de los años, a medida que el programa premia no sólo el rendimiento académico excelente, sino también el meramente pasable, sin que el nivel de ingresos de los estudiantes sea un factor.

Algunas universidades estatales tendrán que aprobar el aumento de la matrícula en sus juntas de fideicomisarios, pero se espera que no sea un problema. La razón es que incluso con los ingresos adicionales las universidades estatales tienen enormes déficits.

El presidente de la asociación de estudiantes de FIU, Anthony Rionda, sufrirá en carne propia el aumento de la matrícula. Pero Rionda es también pertenece a la junta de fideicomisarios con derecho a voto y ha visto las cifras del presupuesto.

"Es una decisión muy difícil decir: ‘Voy a votar a favor de pagar más el año próximo' '', dijo Rionda, que ayer no había tomado una decisión.

"La universidad tiene mucha necesidad de dinero''. Aumentar la matrícula y los cargos permitirá a los administradores evitar reducciones dolorosas, pero no todas. Un déficit de $42 millones en el presupuesto de UF, por ejemplo, causará este año más de 50 despidos y el cierre de programas que van desde Sicología en la Educación hasta su Instituto de Cine Documental.

El Departamento de Estudios Religiosos de FIU todavía sigue en la mirilla, aunque al menos parte del departamento continuará funcionando, en parte gracias a una reciente donación de $100,000 del Dalai Lama.

La junta directiva de FIU discutirá los pormenores el viernes, pero el plan tentativo es preservar el programa de maestría del departamento pero eliminar su contraparte de licenciatura.

Como parte de esas reducciones "ya no podremos enseñar el islam'', dijo Breslin, de FIU.

A cambio de poder cobrar más, las leyes estatales exigen a las 11 universidades estatales que aumenten significativamente la ayuda financiera que ofrecen sobre la base de la necesidad de los alumnos.

FIU ha asignado $900,000 para sus alumnos de menos recursos, los que no tienen dinero suficiente para pagar siquiera parte de los estudios, según las normas federales de ingresos.

Esos estudiantes recibirán $650 en ayuda financiera adicional de FIU y además se beneficiarán de becas federales Pell con más fondos aprobadas este año por elCongreso.

Incluso después de pagar matrículas y cargos más altos en FIU, estos estudiantes tendrán casi $700 más en ayuda financiera este año, dijo Steve Sauls, vicepresidente de Relaciones Gubernamentales de FIU.

  Comentarios